La lectura como terapia para hacer más llevadero el cáncer
La lectura hace más llevaderos los tratamientos contra el cáncer - abc
sanidad

La lectura como terapia para hacer más llevadero el cáncer

El Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, pionero en el proyecto «Palabras para curar» dirigido a enfermos oncológicos

fernando carrasco
Actualizado:

No es fácil enfrentarse a la dura realidad del cáncer. Ni por parte de los enfermos ni de sus familiares. Por eso, toda ayuda es poca. Y desde la Asociación de Lucha contra el Cáncer —AECC—lo saben bien.

Desde hace dos años, la AECC en Sevilla ha puesto en marcha, en el Hospital Universitario Virgen del Rocío, una terapia muy singular:«Palabras para curar». Un proyecto integrado en el Área de Participación Comunitaria del citado centro hospitalario. Con el mismo se intenta ayudar a los enfermos y a sus familiares a través de los libros, puesto que se trata de ofrecerles libros en los que se pueden encontrar historias, circunstancias y ejemplos que animen a quienes están siendo tratados.

Supone la creación de una «biblioteca móvil» para el préstamo de libros, en su mayoría álbumes ilustrados, seleccionados especialmente para los pacientes oncológicos en tratamiento y sus acompañantes.

Agustina Hervás, jefa de la Unidad de Participación Comunitaria del Virgen del Rocío, precisa a ABCde Sevilla que este proyecto «es una oportunidad para los pacientes para mejorar su calidad de vida en esos momentos en los que tienen que estar en la Unidad de Día para ser sometidos a los distintos tratamientos. En definitiva, hacer más fácil y llevadera esa estancia y esos momentos, muchas veces muy duros».

Qué leer

La terapia de «Palabras para curar» está dirigida por una psicóloga de la AECC —Charo Sanz—, que encabeza a un grupo de voluntarios que han sido previamente formados. Se eligen una serie de libros, «siempre con temas positivos y tranquilizadores» que, ubicados en una estantería móvil, son ofrecidos a los pacientes hospitalizados. «Los voluntarios —abunda Agustina Hervás— hablan con los pacientes y en función de esa conversación les recomiendan determinados libros e incluso capítulos concretos».

Se pretende con ello que la lectura haga ver la vida, en sus circunstancias tan dolorosas, «de una manera más agradable y así adaptarse a la situación que les toca vivir, tanto a los pacientes como a los familiares», argumenta Hervás.

Asegura, asimismo, que en estos dos años de vida el proyecto «Palabras para curar» está funcionando «bastante bien. Hay incluso personas, acompañantes, que son las que le leen al paciente. Y ello incide en el bienestar de todos, en la creación de un ambiente mucho más positivo a la hora de afrontar situaciones que son realmente duras».