Clientes de Lidl agolpados en el stand de la crema «milagro» Cien Q10
Clientes de Lidl agolpados en el stand de la crema «milagro» Cien Q10 - abc
agotada La antiarrugas «Cien Q10»

Histeria en Sevilla por conseguir un ejemplar de la crema «milagro» de Lidl

La OCU la encumbró como la mejor del mercado. Su valor, 2,99 euros, es un revulsivo para los amantes de los cosméticos «rejuvenecedores»

Actualizado:

La histeria colectiva por conseguir un ejemplar de la crema antiarrugas «Cien Q10» de Lidl continúa. Este jueves se pusieron a la venta miles de ejemplares que en cuestión de minutos se agotaron. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) la elevó a los cielos de los cosméticos rejuvenecedores el pasado mes de junio cuando la valoró como la mejor del mercado por su relación calidad-precio. En tan sólo unos días este producto, considerado ya el artículo estrella de Lidl, desapareció literalmente de las estanterías. Su atractivo precio, 2,99 euros, motivó el fenómeno.

Pese a que en ningún momento se advierte desde la OCU que los efectos de la crema sean «milagrosos», ayer, miles de personas se agolpaban de nuevo a las puertas de las grandes superficies de Lidl en Sevilla para hacerse con un ejemplar de la «Cien Q10». La cadena anunciaba que, para evitar que de nuevo se agotasen las existencias, se pondrían a la venta más de un millón de unidades. Pero esto, en lugar de tranquilizar a las masas, motivó que las tiendas recibieran a más clientes.

A las 8.45 horas, se podían contabilizar cerca de 200 personas en algunos Lidl de Sevilla: el de la avenida Kansas City, en Eduardo Dato, en la calle Evangelista, también en Tomares, Bormujos, Castilleja de la Cuesta... Aparcar en las instalaciones se convertía en una misión imposible. Impacientes, en cuanto el reloj tocó las nueve en punto, madres, abuelos, jóvenes estudiantes, entre otros muchos perfiles, corrían a la sección de cosméticos para hacerse con la antiarrrugas.

«Los estantes que habían dispuesto para las cremas estaban arrasados»

La gama «Cien Q10» incluye crema de día, de noche, sérum, contorno de ojos... En cuestión de una hora, se agotó. Lectores de ABC han contado su experiencia. Una vecina de Tomares visitó varios establecimientos ante la imposibilidad de comprar algunos de estos productos. «A las 9.30 de la mañana sólo quedaban algunas existencias. Sólo conseguí un contorno de ojos, ni crema de día ni de noche, estaba todo agotado. Lo peor fueron las colas para pagar, que daba vueltas a las calles del supermercado».

«Los estantes especiales que habían dispuesto para las cremas estaban arrasados -asegura una vecina de la calle Evangelista que fue a las seis de la tarde a comprarlo, y añade- amigas mías fueron a varios Lidl y el supermercado intentó limitar la venta de cremas a seis por clientes, pero con el nerviosismo que tenía la gente, los trabajadores se veían desbordados. Se acabaron las cremas y el reponedor no pudo llegar a la zona de cosméticos, lo asaltaron antes y él mismo se puso a repartirlos».

El pasado mes de julio, un mes después de que se agotara la crema tras la publicación del informe de la OCU, se volvieron a poner en el mercado 150.000 ejemplares, el furor, como ocurrió este jueves, hizo que no quedaran existencias. Este jueves, los clientes que no pudieron conseguir uno de estos artículos, preguntaban a las cajeras y demás personal de Lidl cuándo volverían a estar disponibles estos productos. Con la callada por respuesta, éstos ya esperan un nuevo anuncio de la cadena de supermercados para hacerse con el ansiado «grial» de la juventud.