El brote se inició en las torres de refrigeración del hotel Macarena
El brote se inició en las torres de refrigeración del hotel Macarena - Abc
fue en septiembre de 2009

Fianza de dos millones para los cinco acusados del brote de legionella en la Macarena

El juicio se celebrará cinco años después de la muerte de cuatro personas por la bacteria

Actualizado:

El Juzgado de Instrucción 15 de Sevilla ha dictado un auto que confirma la apertura de juicio oral contra cinco personas acusadas del brote de legionella detectado en el Hotel Macarena en 2009, que causó la muerte de cuatro personas en Sevilla y lesiones a otras quince. Además, el juzgado ha confirmado la libertad de los acusados, aunque con la obligación de presentar una fianza de 2,1 millones de euros para asegurar las responsabilidades pecuniarias que pudieran imponérseles. Los acusados son el director del hotel y cuatro miembros del equipo de mantenimiento del establecimiento.

La magistrada Silvia Soto, titular del juzgado de Instrucción 15 de Sevilla, decreta la responsabilidad civil de Mapfre Seguros de Empresas, Banco Vitalicio, Sol Meliá y Sick Building Syndrome Lab, que deben aportar 1,9 millones de euros para asegurar las responsabilidades pecunarias que pudieran derivarse.

Los acusados son P. R. M. C., director del hotel Macarena; A. V. M., responsable de mantenimiento de la cadena Sol Meliá en la zona Suroccidental; M. E. T. B, responsable de la empresa de mantenimiento Sick Building Syndrome Lab; y los trabajadores E. B.G. y F. J. F. V., a los que se imputa cuatro delitos de homicidio por imprudencia grave y quince delitos de lesiones. La Fiscalía pide el sobreseimiento de las actuaciones para los dos últimos trabajadores.

Los hechos se remontan a septiembre de 2009, cuando un brote de legionella en Sevilla provocó la muerte de cuatro personas y afectó a otras quince. Tras la alerta decretada, los análisis de las autoridades sanitarias centraron el foco de la infección en las dos torres de refrigeración del hotel Tryp Macarena, donde se detectaron dos tipos de legionella que coincidía plenamente con el tipo de algunos de los afectados que se pudo aislar y estudiar, según el informe de Fiscalía.

Ni control ni previsión

El riesgo de legionella en torres de refrigeración es tan elevado que la normativa exige toda una serie de medidas de control, previsión y seguimiento de las instalaciones, a pesar de lo cual el personal de mantenimiento de las torres del hotel no tenía formación alguna en la materia, según se pudo comprobar en distintas inspecciones y entrevistas realizadas. No sólo no tenía formación sino que no se realizaban anotaciones del registro diario de mediciones de temperatura y cloro residual libre, como exige la normativa. Los controles permitieron comprobar que «se superaban más de 10 veces los parámetros de turbidez y en 5 veces la conductividad eléctrica y aeróbicos» exigidos. Además, «el mantenimiento y estado en el que se encontraban las torres era muy deficiente».

Mantenimiento

El hotel tenía un acuerdo con una empresa especializada en legionella, Sick Building Syndrome Lab, pero ese acuerdo no incluía el mantenimiento integral de las torres de refrigeración, sino sólo la inspección inicial, tratamiento de choque y analíticas de agua, «correspondiendo al establecimiento –según la Fiscalía de Sevilla– las mediciones y anotaciones diarias de biocida y PH, dosificación del biocida, medidas de temperatura de agua sanitaria y revisión de bandejas de agua mensualmente».

A juicio de la Fiscalía, ni el director del hotel ni el responsable de la zona de Sol Meliá adoptaron medidas para garantizar que el personal tuviese la cualificación requerida legalmente para el buen funcionamiento, revisión y control de las torres de refrigeración.