Cayetana Fitz-James Stuart
Cayetana Fitz-James Stuart - ABC

Cayetana, la duquesa de Alba

Gran defensora de las tradiciones españolas, sobre todo el flamenco y los toros, se casó en tres ocasiones y tuvo seis hijos

Actualizado:

María del Rosario Cayetana Paloma Alfonsa Victoria Eugenia Fernanda Teresa Francisca de Paula Lourdes Antonia Josefa Fausta Rita Castor Dorotea Santa Esperanza Fitz-James Stuart y de Silva Falcó y Gurtubay nació el 28 de marzo de 1926 en Madrid, en el Palacio de Liria. Hija única de Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, XVII duque de Alba y María del Rosario de Silva y Gurtubay, quedó huérfana de madre a muy temprana edad y pasó gran parte de su infancia y adolescencia en Londres. Hablaba cinco idiomas y posee un récord Guinness por sus múltiples títulos nobiliarios.

De su primer matrimonio con Luis Martínez de Irujo nacieron sus seis hijos: Carlos, duque de Huéscar; Alfonso, duque de Aliaga; Jacobo, conde de Siruela; Fernando, Marqués de San Vicente del Barco; Cayetano, conde de Salvatierra; y Eugenia, duquesa de Montoro. Tras 25 años de matrimonio, Doña Cayetana enviuda por primera vez en 1972.

Su segundo matrimonio

Seis años después volvió a casarse, esta vez con el ex sacerdote Jesús Aguirre, sin una gota de sangre azul, pero un hombre de exquisitos modales que cuidó esmeradamente del patrimonio de la Casa de Alba, pese a que ambos habían firmado separación de bienes. Con él no tuvo descendencia a pesar de tratarse de un matrimonio largo -23 años- tras los cuales la Duquesa volvía a quedar viuda.

En 2001, Cayetana Fitz-James Stuart estaba de nuevo sola y se dedicaría por completo familia y sus compromisos sociales y culturales. En lo personal, tendría que afrontar las visicitudes de la vida sentimental de algunos de sus hijos, como la ruptura de Cayetano con Genoveva Casanova, la separación de Eugenia y Fran Rivera, el divorcio de Carlos y Matilde Solís, el de Jacobo y María Eugenia Fernández de Castro y el de Alfonso y María de Hohenlohe.

En 2008 vuelve a encontrarse con Alfonso Díez, a quien conoció treinta años atrás y con quien se casó en 2011. Junto a él ha vivido los últimos años de su vida en los que mantuvo su actividad social hasta que este 2014 sufrió un emproramiento de su salud que la llevó a pasar grandes temporadas en la Casa de las Dueñas, con alguna escapada a Madrid y alguna visita a sus amigos.

Cayetana y la Cultura

La duquesa de Alba siempre ha estado muy vinculada al mundo de la cultura, sobre todo del flamenco y de los toros. La pintura era otra de sus pasiones, aunque se vio truncada al morir su segundo esposo, ya que el shock le provocó una parálisis en la mano derecha le impidió volver a moverla con soltura. Sin embargo, además de autora, también ha sido modelo y musa; retratada por Zuloaga, esculpida por Benlliure, codiciada por Picasso... Doña Cayetana ha llevado siempre la cultura por bandera y para muestra, la exposición «Colección Casa de Alba» que inauguró en 2009 en el Museo de Bellas Artes de Sevilla y que batió records de visita en la capital andaluza.

Amante de la equitación, de los viajes y con una inquietud desbordante por la vida, la XVIII duquesa de Alba, a sus 85 años aún era una persona comprometida con instituciones solidarias, ha diseñado trajes de luces y ha sido incluso nombrada icono del Pop Art.