Fachada principal iluminada del Pabellón de Portugal
Fachada principal iluminada del Pabellón de Portugal - Raúl Doblado
Fundación sevillana endesa

Luz artística para el Pabellón de Portugal

El embajador condecoró al alcalde con la Orden del Infante Don Enrique

Actualizado:

Un total de 25 proyectores de tecnología led, 40.000 euros de inversión y el compromiso de la Fundación Sevillana Endesa con la conservación del patrimonio histórico de Sevilla han contribuido a la iluminación artística del Pabellón de Portugal que ayer se inauguró en un acto al que acudieron, entre otros, el embajador de Portugal en España, Francisco Ribeiro; el cónsul general en Sevilla, Jorge Monteiro, el alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido y el presidente de dicha fundación, Antonio Pascual.

Diseñada por Enel Sole, la iluminación responde a criterios de sostenibilidad y eficiencia energética, ya que la potencia instalada es de solo 1,4 kilovatios — el equivalente a un pequeño electrodoméstico, como una freidora o un brasero— lo que permite un ahorro de energía del 70% respecto al uso de tecnologías no eficientes y evitan la emisión a la atmósfera del equivalente a 1,28 toneladas anuales de dióxido de carbono.

Tras la inauguración de la iluminación de este edificio que nos legó la Exposición Iberoamericana de 1929, el embajador de Portugal en España impuso al alcalde de Sevilla la insignia de Gran Oficial de la Orden del Infante Don Enrique. En su intervención, el alcalde dijo que recibe esta insignia con orgullo y satisfacción y que hace el reconocimiento extensivo a todo el equipo de concejales que le ayuda en el gobierno de la ciudad, y también a los sevillanos, verdaderos «protagonistas de mi sueño y mi proyecto que se llama Sevilla».

Tampoco ocultó el cariño especial que siente por Portugal, ya que es oriundo de Fregenal de la Sierra, un pequeño pueblo de Extremadura que está cerca de la Raya «y en mi vida siempre ha sido muy importante el eje Portugal-Fregenal-Sevilla».

Además, destacó que se siente también muy identificado con los valores históricos que representa la insignia y sobre el Infante Enrique de Avís y Lancaster, conocido como el Navegante, dijo que es un «un personaje adelantado a su tiempo» que representa valores que «siempre procuro aplicar en mi vida diaria, tanto personalmente como profesionalmente». Zoido también se detuvo en los lazos históricos y en las buenas relaciones con el país vecino.

Resaltó el número de turistas que nos visitan, los 16.000 que se alojaron en hoteles en 2013 y cómo la importancia del turismo portugués para nuestra ciudad se refleja en que el 30% de los visitantes al parque temático de Isla Mágica durante 2014 han venido de Portugal.

La Orden del Infante Don Enrique es una orden honorífica de Portugal creada en 1960 para conmemorar el quinto centenario de la muerte del infante Enrique el Navegante. Distingue la prestación de servicios relevantes a ese país o relativos a la expansión de la cultura portuguesa, su historia y sus valores.