Policías locales reciben clases durante el curso
Policías locales reciben clases durante el curso - vanessa gómez
seguridad ciudadana

«Coaching» para policías

Agentes de la Policía Local reciben cursos de comunicación estratégica para mejorar su trato con los ciudadanos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Que una buena comunicación desde la administración con los ciudadanos es cada vez más importante resulta evidente. Que la Policía Local no ha gozado precisamente de buena fama entre aquellos, también lo es. Que en Sevilla existe amplio margen de mejora en ese apartado es incluso más que una evidencia. Ante ese panorama, desde este cuerpo se ha puesto en marcha una interesante iniciativa para los agentes que voluntariamente quieran mejorar esa faceta. Cursos de comunicación estratégica para ser más efectivos, mejorar las relaciones con la gente y, a qué negarlo, ofrecer otra imagen más cordial y de colaboración, «no de autoridad que no escucha a nadie».

Así lo explican a sus alumnos durante el curso, que dura una semana, los dos profesores que lo imparten, agentes del cuerpo pero tienen también un perfil profesional adecuado. Rafael Acevedo es licenciado en Psicología, mientras que su compañero de docencia, Moisés Venegas, es diplomado en Criminología, donde también se imparten algunas asignaturas vinculadas a la psicología. Los dos lideran este proyecto de «coaching» para policías con clases muy participativas donde se profundiza en todo aquello que ya se incluyó en el nuevo reglamento policial sobre el «trato esmerado con el ciudadano».

En un tono muy distendido pero también enormemente didáctico, los dos agentes inciden en su clase en afianzar la imagen de confianza ante el ciudadano, que basan en cuatro pilares repetidos hasta la saciedad a los asistentes. Primero, empatizar y escuchar. Segundo, saber preguntar. Tercero, resumir la cuestión. Y cuarto, aportar soluciones, de modo que el ciudadano afectado contemple al Policía como un colaborador.

En el curso se remarca el modo de actuación ante contrariedades, como nervios o agresiones verbales del ciudadano, y especialmente de «la ética y la presencia del policía» para poder «convencer sin imponer». Los profesores lo detallan ante la pantalla: «Lo importante no es cómo veamos nosotros el asunto, lo importante es cómo lo verán los demás, lo que proyectamos, no lo que pensamos. Yahí tenemos que insistir en que hay que proyectar poder en positivo».