Cuatro de cada diez niños sufren obesidad infantil: causas y claves para evitarla
Un estilo de vida sedentario está propiciando que cada vez haya más niños obesos - abc
salud

Cuatro de cada diez niños sufren obesidad infantil: causas y claves para evitarla

Cerca de 30.000 menores fueron atendidos el pasado año en Andalucía por problemas de obesidad infantil

Actualizado:

Cerca de 30.000 menores fueron atendidos el pasado año en Andalucía por problemas de obesidad infantil

123
  1. Obesidad infantil

    Un estilo de vida sedentario está propiciando que cada vez haya más niños obesos
    Un estilo de vida sedentario está propiciando que cada vez haya más niños obesos - abc

    Cuatro de cada diez niños andaluces tienen sobrepeso. Según el último informe de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, el año pasado fueron atendidos más de 29.926 menores por problemas de obesidad infantil. Nutricionistas del departamento de nutrición y dietética del Hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz, de Sevilla, explica las causas de la obesidad infantil, cuál es el protocolo a seguir con estos niños y ofrece algunos consejos a los padres.

    Causas

    Falta de educación nutricional enfocada a la familia. Muchos padres no tienen los conocimientos adecuados acerca de cómo alimentar de forma correcta a sus hijos. En muchas familias aún tienen el concepto equivocado de que si el niño está «rellenito» es que está saludable, preocupándose para que el pequeño coma en cantidad.

    Estilo de vida con falta de tiempo. Horarios de trabajo y tareas domésticas, entre otras, hacen que el tiempo dedicado a la cocina se reduzca a «poco», priorizando productos alimentarios de rápida preparación como los fritos en todas sus variedades, pizzas, pastas, precocinados, bollería…

    Estilo de vida sedentario. Los pequeños de hoy día viven en una sociedad donde el entretenimiento se basa en actividades que giran en torno a la televisión, al ordenador y a los videojuegos. Si a esto le unimos un exceso de consumo de grasas e hidratos de carbono, el riesgo de padecer sobrepeso u obesidad se dispara.

    Factor económico. Hay familias que no pueden permitirse a nivel económico comer, por ejemplo, pescado tres veces en semana, tres raciones de verduras al día o de tres a cinco raciones de fruta al día. Los alimentos de mayor calidad nutricional tienen precios altos en comparación con las denominadas «calorías baratas» (bollería industrial, comidas pre-cocinadas, los «Fast Food», los fritos y las pastas) haciendo que, en muchos casos, estos últimos sean una prioridad en la dieta a seguir en familia.

  2. El protocolo a seguir con los niños obesos

    Una enfermera anota el peso de un adolescente obeso
    Una enfermera anota el peso de un adolescente obeso - abc

    Pasos a seguir:

    1. La valoración antropométrica: realizar al pequeño los estudios antropométricos pertinentes para detectar sobrepeso u obesidad. Hablamos de sobrepeso con perímetro de cintura (PC) 90 centímetros y de obesidad cuando se alcanza o sobrepasa el PC 97.

    2. Determinar el peso deseado y saludable.

    3. Valorar la predisposición tanto de la familia como del niño para el abordaje del exceso de peso. Ambos deben de estar dispuestos a trabajar sobre el cambio de hábitos alimentarios y de vida que el plan de intervención supone.

    4. Establecer «metas» a medio plazo: realización de actividad física y reducción de horas de sedentarismo, cambios en los hábitos alimentarios, introducción de alimentos como verduras y frutas entre otros.

    5. Elaboración de plan alimentario personalizado, sin restricciones alimentarias severas, comiendo de todo pero en sus justas medidas.

    6. Revisiones cada 14 días para control de peso y para «trabajo» multidisciplinar con la familia tanto en el ámbito psicológico como en el de educación nutricional.

    7. Una vez llegado al peso deseado, trabajar la forma adecuada para que el paciente se pueda mantener en el peso. Llevar al menos dos revisiones más a lo largo de cuatro.

  3. Consejos para los padres para evitar la obesidad infantil

    Escena de la película «Cuestión de pelotas»
    Escena de la película «Cuestión de pelotas» - abc

    Entre las recomendaciones de los especialistas para evitar la obesidad infantil se encuentra: realizar un desayuno completo así como distribuir las comidas a lo largo del día, entre cuatro y cinco tomas. Asimismo, a media mañana y media tarde optar por frutas, lácteos o bocadillo sin ingredientes de acompañamiento grasos. A la hora de hacer la compra huir de llenar el carrito de patatas fritas, repostería, bollería, pizzas, fritos… Priorizar la fruta, verdura, pescado y legumbres propias una dieta mediterránea.

    Intentar no usar los alimentos como recompensa-castigo y animar al pequeño a realizar actividades de ocio que impliquen la movilidad física, desplazando de este modo otras actividades sedentarias como la videoconsola, la televisión o el ordenador a menos de dos horas diarias.