Un momento de una de las «Catas con arte»
Un momento de una de las «Catas con arte» - abc

El lado más provocador de la cultura se une a la gastronomía en «Catas con arte»

Profesores universitarios, actores, música en directo, vinos y originales platos se maridan en este original proyecto

Actualizado:

Espías, conspiración, servicios de inteligencia, lo exótico de los rasgos orientales de Mata Hari que encandilaron a políticos franceses de principios del siglo XX, mensajes guardados con celo que cambiarían el curso del antiguo continente... ¿Qué hay de verdad en todas esas historias que nos han contado a través de la literatura, la pintura o el cine? Y, lo que es más interesante, ¿a qué saben?

Las respuestas están en el banquete de Platón que José Berasaluce rememora con cada cita de «Catas con arte», un simposio como los que se celebraban en la antigua Grecia en el que comiendo y bebiendo se transmiten ideas, se cuestionan conceptos y se plantean dilemas. La cultura y la historia al servicio de la gastronomía, y viceversa. Se lleva a cabo una retrospección al pasado a través de cualquier asunto de rabiosa actualidad, y se hace con una visión intelectual pero accesible a todo el mundo, con un toque divertido y perverso. «Somos historiadores, pero no nos interesa para nada el rigor histórico. Lo que queremos es provocar debate, dar un enfoque original a un capítulo de nuestra historia y que la gente aprenda dudando», asegura.

«Catas con arte» nace en 2011 gracias a un convenio con la Universidad de Cádiz, en el que destacan las aportaciones de los grupos de investigación del catedrático de Filosofía Francisco Vázquez y del filólogo hispánico Manuel de la Rosa. Un acuerdo que más tarde se ampliaría a las universidades de Sevilla y Complutense de Madrid. Desde entonces se han celebrado más de 50 catas, en las que han participado alrededor de 25 investigadores de las distintas universidades, recibiendo el apoyo de unas 40 empresas del sector bodeguero y agroalimentario.

«Empezamos este proyecto porque nos da cierto miedo en lo que está derivando esta nueva burbuja gastronómica. Me refiero a programas como “Masterchef” y similares, que no hacen pensar a las personas y están llenos de frivolidad. A nosotros interesa transmitir cultura, la reflexión y crear dudas. Creemos que haciendo pensar a la gente se hace vivir dos veces, disfrutando el doble. Y tiene que gustar lo que hacemos porque el 85 por ciento de los que prueban una de nuestras catas repite», afirma este emprendedor.

Cena tematizada

Estas catas, por las que ya han pasado más de 3.000 personas, son realmente cenas de cuatro platos acompañados de tres vinos, donde se tematiza y conceptualiza una idea. En esta cena van entrando en acción un profesor universitario, música en directo, un actor y un enólogo de una bodega concreta. «“Matar a Mata Hari” es una de nuestras catas estrella, en la que participan un exespía del CNI y un profesor de la Universidad de Sevilla especializado en servicios de inteligencia. Explicamos lo que representa el espionaje en el cine, la literatura o el arte, con música del “Inspector Gadget” o “La pantera rosa” de fondo para crear ambiente. Es realmente divertido», señala Berasaluce.

En estas catas también hacen partícipes a los chefs de los establecimientos hoteleros donde se celebran. «Los obligamos a cambiar los menús para cada una de las 25 catas diferentes que tenemos, a que hagan un esfuerzo creativo. Están acostumbrados a elaborar siempre los mismos platos y agradecen esta dosis imaginativa. En nuestra cata “El arte de mentir”, por ejemplo, crean trampantojos, un engaño visual tan de moda ahora en la cocina».

«Catas con arte» vuelve a Sevilla el 13 de junio, la temática se anunciará en Twitter, Facebook y www.catasconarte.net.