El alcalde, Juan Espadas, y el delegado de Urbanismo, Antonio Muñoz, este viernes en el Pleno
El alcalde, Juan Espadas, y el delegado de Urbanismo, Antonio Muñoz, este viernes en el Pleno - vanessa gómez
Urbanismo

Espadas dará otro destino a los 5 millones que pagó la Torre Pelli para un nuevo puente

La promotora del rascacielos, Puerto Triana, dio el dinero a Urbanismo tras acordar esta obra por convenio, pero el nuevo gobierno lo gastará en otras obras

Actualizado:

Como ya hiciera Alfredo Sánchez Monteseirín con el dinero de los convenios urbanísticos que firmó con distintos promotores que necesitaban sistemas generales en el desarrollo de sus suelos, Juan Espadas también se va a gastar el dinero pagado por la promotora de la Torre Pelli para construir el nuevo puente en otra cosa. Su antecesor destinó los 200 millones que había en dichos convenios a obras como las Setas de la Encarnación, el tranvía o los carriles bici. El nuevo alcalde socialista lo hará, según anunció su portavoz adjunto Antonio Muñoz este viernes en el Pleno, en otro proyecto para la reestructuración viaria del entorno del rascacielos.

El PSOE ha bloqueado el puente ideado por Zoido, por el que sigue apostando la propietaria del edificio, Puerto Triana —entidad que pertenece a Caixabank—, y tras paralizar el concurso de ideas sobre esta pasarela que ya había convocado el anterior gobierno municipal y reutilizar el millón de euros previsto para este fin en el arreglo de calles de distintos barrios de la ciudad, ahora también ha aclarado que usará los 4,8 millones que pagó Puerto Triana en virtud del convenio firmado por Urbanismo para hacer el citado puente. En el PSOE esgrimen que este cambio de finalidad se puede realizar porque el Ayuntamiento se reservó una cláusula en caso de que la Junta no permitiera la construcción de esta infraestructura, como así ha sido tras el dictamen desfavorable de la Comisión de Patrimonio, con el que Juan Espadas ha mostrado públicamente su acuerdo. Sin embargo, otras fuentes de la promotora lo niegan y sostienen que el dinero se pagó con una finalidad concreta y que Urbanismo no puede disponer de él para otros fines.

El delegado de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz, fue muy contundente durante la sesión plenaria de ayer en el Ayuntamiento anunciando que «los 4,8 millones previstos para el puente irán destinados a otras obras del nuevo plan de movilidad de la Cartuja». Caixabank firmó dos convenios urbanísticos con el Ayuntamiento durante el mandato de Juan Ignacio Zoido para la urbanización del entorno del rascacielos. En el primero se comprometió a abonar el viario aledaño a la torre y su señalización y abonó los casi cinco millones que el Ayuntamiento le pidió para poder ejecutar el puente, solución pactada por ambas partes para solucionar el problema de tráfico que generará la Pelli cuando se inaugure. Esa cantidad suponía el 40 por ciento, ya que esta pasarela tiene un presupuesto de 13 millones. Los otros ocho millones los abonaría Urbanismo. Pero, en todo caso, el dinero aportado por la promotora era finalista.

Este será el tercer puente anunciado y no construido sobre el Guadalquivir en la última década. Monteseirín anunció una pasarela peatonal a la altura del hotel Barceló, abonada por este establecimiento, que después se rechazó porque no se aceptó la recalificación pretendida. Y Agesa acordó pagar tres millones a Urbanismo para contruir otro en la zona del Pabellón de España a cambio de que le recalificaran sus solares. Sin embargo, luego alegó errores en la recalificación y ni se construyó el puente ni se pagó el dinero.