Juan Pérez Floristán tras recibir el galardón
Juan Pérez Floristán tras recibir el galardón - JUAN MANUEL SERRANO ARCE
cultura

El sevillano Juan Pérez Floristán, primer premio del Concurso de piano Paloma O'Shea

El joven, que ha conquistado la cima pianística en Santander, sueña con tocar en la Filarmónica de Berlín

Actualizado:

Con ocho años, puso por primera vez sus manos sobre el piano del Conservatorio de los Bermejales y solo 14 años después, con 22, Juan Pérez Floristán se ha alzado con el primer premio del Concurso Internacional de Piano Paloma O'Shea, celebrado en Santander. Desde hoy, el joven sevillano cuenta con el honor de ser el primer español en ganar uno de los certámenes más prestigiosos del mundo.

El camino no ha sido sencillo ni corto. De hecho, se ha disputado la cima pianística con el resto de un elenco compuesto por los coreanos Jinhyung Park, de 18 años, y David Jae-Weon Huh, de 28; los japoneses Kazuya Saito, de 25, y Akihiro Sakiya, de 26, y el chino Jianing Kong, de 29.

Hijo de músicos y criado entre partituras, este sevillano ha crecido oyendo tocar a su madre, la también pianista y profesora María Floristán, y a su padre, el director de Orquesta Juan Carlos Pérez. «Al ser nosotros músicos, no teníamos intención de obligarlo a que lo fuera, pero Juan siempre rondaba cerca cuando yo tocaba», cuenta María, quien recuerda que fue la sensibilidad que tanto ella como su marido percibieron por aquel entonces en el pequeño lo que los empujó a apuntarlo al Conservatorio. «Fue como un hallazgo», comenta.

Sin ningún título de piano

En cada clase, su entusiasmo crecía al mismo ritmo que su talento, de forma imparable. A los 12 años, Juan Pérez «debutó» con su primer recital completo en el Conservatorio Francisco Guerrero.

Al mismo tiempo, cursaba la E.S.O. y, una vez terminada, se marchó a Madrid para ingresar en la Escuela Reina Sofía, en la que permaneció cuatro años. A su vez, se matriculó en la modalidad online de Bachillerato, lo que le permitió dedicar más tiempo a su pasión.

Ahora, el sevillano hace su vida en Berlín, capital donde reside desde hace dos años. Sin embargo, lejos de lo que pueda parecer, la joven promesa no cuenta con titulación de piano alguna. «El sistema por el que se rige el conservatorio no es nada flexible. Cuando alguien tiene mucho talento lo hacen ir demasiado despacio, así que lo sacamos de allí», relata María, que defiende orgullosa que «a mi hijo lo hemos formado su padre y yo».

Buena parte del éxito que ha cosechado a lo largo de su vida se lo debe, según su madre, a la Orquesta Sinfónica de Sevilla y al Teatro Maestranza, que ya lo «ha oído» tocar tres veces como solista. El «apoyo» y la «confianza» que le han brindado desde el principio siguen siendo motivo de gratitud para el pianista y su familia.

Entre los premios que decoran su lucida carrera artística, están el del concurso de Piano de la ciudad de El Ejido o el Marisa Montiel de Linares.

El placer de tocar rodeado

Juan Pérez, amante del jazz, la literatura y el cine de autor, se confiesa «liberado a más no poder» después de que este lunes tocara el repertorio que ha preparado «durante cuatro o cinco horas al día, de lunes a domingo», para la final del certamen. «Han sido meses de preparación intensa pero también muy gratificantes. He notado un avance personal y profesional sin igual», explica.

Pero los momentos intensos de la vida requieren de otro de expansión total y para él no iba a ser menos. Por ello, se prepara para pasar unos días de vacaciones con tres amigos, «conocer las playas de Mallorca, tomar el sol y reponerme».

Juan es feliz tocando. Entre sus sueños está hacerlo en la Filarmónica de Berlín pero, sobre todo, rodeado de músicos comprometidos y frente a un público sensible. «Solo así siento que mi trabajo ha servido para algo», asegura el pianista sevillano, aspirante a figura.