Con esta parabólica se dirige la radiación a la cocina solar
Con esta parabólica se dirige la radiación a la cocina solar - ABC

«Cocinar con el sol te da libertad y, además, es gratis»

Una empresa sevillana creada por una pareja de treintañeros despunta con la venta de hornos solares

Actualizado:

Federico Olarte y Sara Espinosa, ingeniero informático y licenciada en Administración y Dirección de Empresas y diplomada en Turismo, son una pareja de treintañeros andaluces que han convertido su filosofía de vida en negocio. O viceversa. Aún no eran vegetarianos cuando decidieron montar en Sevilla una asesoría tecnológica para ayudar a los clientes a desarrollar su propia tienda online.

Y como no hay mejor método que practicar con el ejemplo, compraron un dominio con una inversión inicial de cinco euros y crearon su propio mercado en internet, Ecovidasolar, con un solo producto: un horno solar. «Se me ocurrió que la mejor forma de transmitir a mis clientes cómo es la gestión real de una web de comercio electrónico era haciendo una como ejemplo. Pero, de repente, nos empezaron a llamar interesándose por nuestro horno y hasta hoy», narra Federico Olarte, para explicar que su negocio actual nació de manera fortuita.

El «ecodoméstico» permite cocinar solo con energía solar y se ha convertido en el producto estrella de la firma sevillana, aunque ya oferta cien referencias en su catálogo de ventas, todas ligadas a la ecología de una u otra forma. Desde extractores de zumos, a una «chufamix» para cocinar leche vegetal, cocinas solares, sartenes sin teflón y libres de níquel o semillas y sustratos.

Demanda en el norte

El horno se fabrica en Portugal por la empresa Sunok. Ellos fueron los primeros sorprendidos cuando empezaron a recibir llamadas de gente interesándose por este electrodoméstico y poco a poco fueron estableciendo relación con su proveedor, hasta que finalmente se convirtieron en distribuidor oficial del fabricante en España. «A partir de entonces, el precio del horno solar fue lo suficientemente competitivo como para hacerlo llegar a la gente que lo demandaba», explican. El producto oscila entre los 72 y los 289 euros.

Paradójicamente, los emprendedores han encontrado su principal mercado en zonas del norte de España, donde hay menor radiación solar. «En Andalucía no tiene todavía tanta demanda, será por una cuestión de mentalidad» comenta Federico Olarte.

«Cocinar con el sol te da libertad, los sabores no se distorsionan, el calor es homogéneo y además, es gratis», apunta el ingeniero. Estima que el ahorro que se consigue horneando de esta forma natural es de entre 20 y 30 euros mensuales. Eso sí, hay que disponer de azotea, patio o, al menos, de un balcón o un dintel en la ventana. Se pone en marcha a partir de una temperatura exterior de 15 grados.

A 200 grados

Ecovidasolar también comercializa una cocina solar similar a una vitro cerámica, que se enciende con los rayos dirigidos con una parabólica orientada al sol. «En cinco minutos se pone a 200 grados. Es espectacular. Pones un trozo de cuerda y sale ardiendo, aunque si te pilla una nube baja la temperatura», señala el empresario. Para programar una comida hay que tener en cuenta que se necesita, aproximadamente, el doble de tiempo habitual para cocinar un plato.