Los jóvenes arquitectos del estudio sevillano BakPack
Los jóvenes arquitectos del estudio sevillano BakPack - vanessa gómez

Un estudio sevillano diseña un edificio de 80 millones en China

Bakpack Architects ganó el concurso para edificar un hotel y centro comercial en Guiyang, un proyecto en el que compitieron con arquitectos de prestigio internacional

j. morillo
Actualizado:

Los cinco treintañeros que forman el estudio sevillano Bakpack Architecs están exultantes. Acaban de ganar un concurso para construir un edificio de uso mixto —hotel, centro comercial, oficinas— en Guiyang, China, de 14.000 metros cuadrados y con un presupuesto de 80 millones de euros. «Es un proyecto que muy pocos arquitectos a lo largo de su vida tienen la oportunidad o la suerte de gestionar», comentan alrededor de una mesa de su céntrica oficina, desde la de desarrollan proyectos, sobre todo, fuera de España.

Este edificio en China supone el punto culminante, al menos por ahora, de la trayectoria ascendente de Bakpack, un estudio formado en 2012 por cinco jóvenes profesionales, todos graduados por Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla. Lo forman Borja Navarro Ibáñez de Aldecoa, Myriam Rego Gómez, José Antonio Pavón González, José María González Chamorro y José de la Peña Gómez Millán.

«Nos juntamos producto de la casualidad. Surgió la oportunidad de hacer el concurso de Sancti Petri, en Chiclana, aquel año. A lo largo de tu carrera pruebas con diferentes amigos. Con los que va bien, repites. Este era un concurso internacional de mucha importancia y ganamos. Así que decidimos montar la oficina».

Ese fue el punto de arranque de Bakpak, un estudio que desde su nombre lleva una orientación internacional, pero también es una declaración de intenciones. «Es un nombre que se pronuncia igual en todos los idiomas, y no buscábamos una oficina personalista, sino abierta. Hace, además, referencia a nuestra forma de trabajar. Nuestra arquitectura es encontrar esa realidad que está detrás, hacerla evidente y que sea lo más importante del proyecto, para que sea único».

La crisis también influyó en la necesidad de salir al extranjero, aunque desde el principio tuvieron claro que querían una «oficina internacional, por la escala de edificios a los que nos queríamos enfrentar». Desde su creación, Bakpack ha construido edificios públicos —museísticos, oficinas y docentes— y «edificios industriales de una alta exigencia técnica».

El concurso más importante que han ganado es también el más reciente: la construcción del edificio mixto en Guiyang para el Shougang Group. El concurso surgió tras haber participado en un encuentro con empresas chinas que venían a España auspiciado por Extenda. Acudieron, seleccionados junto a Cruz y Ortiz, y Guillermo Vázquez Consuegra e hicieron una exposición pública en China.