Los Príncipes de España en una caseta de la Feria en 1968
Los Príncipes de España en una caseta de la Feria en 1968 - ABC

FERIA DE ABRIL DE SEVILLA 201Cincuenta años del estreno de los Príncipes en la Feria de Abril de Sevilla

Don Juan Carlos y Doña Sofía llegaron un 26 de abril de 1968 al real en coche de caballos, visitaron las casetas del Mercantil y del Militar y presenciaron la corrida en la plaza

SEVILLAActualizado:

El alcalde de Sevilla, Félix Moreno de la Cova, acababa de entregarle el título de Hija Predilecta a Cayetana Fitz-James Stuart. La portada de ABC de la jornada inaugural de la Feria recogía ese importante acontecimiento. Era abril de 1968. Dos años antes habían visitado el real el Príncipe de Mónaco junto con Grace Kelly. También acudió Jacqueline Kennedy, la viuda del que fuera presidente de los Estados Unidos. Un año antes, al real acudió Franco y su esposa Carmen Polo. Por entonces, la Feria se celebraba aún en el Prado y vivía una época de auge, con asistencia de personalidades nacionales e internacionales. Aquel año de 1968 iba a ser histórico, ya que quienes acudían al recinto ferial en esta ocasión eran unos jóvenes Príncipes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, que tres meses antes habían celebrado la llegada al mundo de Don Felipe. Este año se cumplen 50 años de aquella primera visita de los, por entonces, Príncipes a la Feria de Sevilla. Y así lo recogió ABC de Sevilla...

Fue un viernes, 26 de abril, cuando los futuros Reyes de España llegaron a mediodía al aeropuerto, donde les recibieron y agasajaron las autoridades hispalenses y otras personalidades. Sobre la una y media de la tarde, y desde el hotel Alfonso XIII, donde habían sido enviados multitud de ramos de flores.El alcalde, en nombre de Sevilla, le ofreció a Doña Sofía un traje de flamenca «que produjo gran alegría a la Princesa, que con frases cálidas expresó su agradecimiento, reiterando la satisfacción que sentía el encontrarse en Sevilla y rogando al señor Moreno de la Cova hiciera llegar a todos los sevillanos sus sentimientos de reconocimiento, demostraciones a las que se sumó Don Juan Carlos. El traje es blanco con lunares rojos».

Los Príncipes en la caseta del Mercantil
Los Príncipes en la caseta del Mercantil- ABC

Cuenta la crónica de aquel día en ABC, que «las egregias personas se dirigieron a la Feria en coche de caballos, visitando allí las casetas del Círculo Mercantil y del Centro Cultural de los Ejércitos, donde fueron agasajados». Precisamente fueron a la caseta del Mercantil, justo en el año que esta institución cumplía su centenario, y por lo que en este 2018, en su 150 aniversario, se le dedica la portada de la Feria. Aquella caseta, donde desde 1905 se reunía lo más granado de la sociedad sevillana, tenía una decoración arabesca, como se puede apreciar en el diseño de César Ramírez. Y a aquel lugar fue donde acudieron Don Juan Carlos y Doña Sofía nada más arribar a la Feria.

«El público, que en aquellos momentos llenaba totalmente el Prado de San Sebastián, al apercibirse de la presencia de los Príncipes se arremolinó junto al coche de caballos, aplaudiéndoles». Era una muestra de la cálida acogida que le brindó el pueblo de Sevilla a los Reyes eméritos. Tras esto, accedieron a la caseta del Mercantil, de nuevo los que allí se encontraban prorrumpieron en aplausos «mientras numerosas señoritas y niñas iniciaron un baile por sevillanas en honor a ellos». Allí se celebró una fiesta flamenca tras la cual, el Príncipe firmó en el libro de honor: «Al Círculo Mercantil e Industrial, con todo afecto. Juan Carlos».

Don Juan Carlos y Doña Sofía en un coche de caballos por la Feria
Don Juan Carlos y Doña Sofía en un coche de caballos por la Feria - ABC

A las dos y media de la tarde, Sus Altezas Reales se dirigieron a la caseta del Centro Cultural de los Ejércitos, donde fueron recibidos por la plana mayor castrense, donde de nuevo bailaron sevillanas para ellos «numerosas muchachas». Una hora más tarde, los Príncipes abandonaron la caseta entre palmas y muestras de cariño y se retiraron.

En la Maestranza se celebraba la octava corrida de la Feria con un cartel de relumbrón, con toros de la ganadería del marqués de Domecq y Hermanos. Abría plaza Antonio Ordóñez, y le seguían Diego Puerta y Curro Romero. Se colgó el cartel de «No hay billetes». Desde el hotel, los Príncipes de España acudieron al palco de la Real Maestranza, donde les fueron brindados los tres primeros toros por los espadas. Allí asistieron a la gran tarde de Diego Puerta, que cortó las dos orejas y el rabo a su primero.

Cena por el Ayuntamiento

Al concluir la corrida, Don Juan Carlos y Doña Sofía asistieron a una cena ofrecida por el Ayuntamiento de Sevilla en el hotel Alfonso XIII. «Al descender por la escalera noble, fueron recibidos con aplausos», cuenta la crónica de ABC. Tras ella, de nuevo, los Príncipes acompañados por Don Alfonso de Borbón y su esposa, se dirigieron en coche al recinto de la Feria. Una vez allí, entraron en la caseta del Real Aero Club de Andalucía, donde una florista ofreció a la Princesa un ramillete de claveles. «Al ir a abonar su importe el Príncipe, la vendedora se negó en redondo diciendo que era deseo personal suyo ofrecer las flores a la augusta dama». ABC terminaba la crónica: «A la hora de cerrar esta edición, los Príncipes continuaban en medio del entusiasmo popular visitando casetas en el real».