Botellón en Feria en Los Remedios
Botellón en Feria en Los Remedios - ASOCIACION VECINOS LOS REMEDIOS

Feria de Abril de Sevilla 2018: Los vecinos de Los Remedios «hartos» del botellón

Denuncian que este año se ha trasladado a las calles peatonales del barrio antiguo: Arcos, Santo Ángel o Arqueros

PEDRO YBARRA
SEVILLAActualizado:

Un año más los vecinos de Los Remedios se muestran desesperados ante las consecuencias que conllevan para su día a día la Feria de Abril. Este año, según señala el presidente de la Asociación de Vecinos Los Remedios, José María Cañizares, «el botellón ha sido muy significativo en Virgen de Luján, en concreto en los número 42, 44 y 46, lo que sería el lado oeste y sur del Mercado de Los Remedios. Estos bloques, enfrente de la chocolatería y el chino. Entre el mercado y la trasera de estos bloques hay una calle peatonal que se llena de gente de botellón y los vecinos no pueden pasar, teniendo que entrar y salir por Virgen de Luján». Según las quejas recibidas por la asociación a través de la página web, los perfiles en Facebook y Twitter.

Para Cañizares, este fenómeno tiene una explicación «ya que al vigilar más las zonas cercanas a la Feria, el botellón funciona como un globo cuyo aire se ha trasladado a las calles peatonales de Los Remedios antiguo: la calle Arcos, Santo Ángel o Arqueros», afirma. «La Feria cada vez está más estrangulada y al construir en la zona de Tablada el botellón se ha trasladado al interior del barrio», señala.

Vigilantes en las azoteas

En este sentido, Cañizares ha destacado cómo «en reuniones de juntas de propietarios hemos tenido que poner incluso vigilantes-controladores en las azoteas porque había gente que se hacía con las llaves y organizaban el botellón arriba. Algo parecido ocurría en los garajes, que se colaban motos aprovechando la apertura de puertas».

Entre los puntos que recuerda cada año repite el presidente de la asociación para mejorar se encontrarían: el corte de la calle Antonio Bienvenida (prolongación de Asunción) durante casi seis meses todos los años. Se quejan también de que el tráfico esta muy restringido en el barrio, incluso para las motos. Con respecto a las colas que se forman en el Distrito a la hora de solicitar los pases de acceso solicitan también que se pueda hacer de manera telemática, sin necesidad de tener que acudir a solicitarlo.

Los vecinos de Virgen de la Antigua se quejan del hecho de tener que cerrar todos los espacios donde suelen jugar los niños en la calle, aunque comprenden que sea un «mal menor», ya que la otra opción sería la de «soportar» las botellonas. Recuerda que cada vez son más los empresario y comerciantes que cierran durante estos días para evitar tener incidentes con los clientes.

La «postferia»

Cañizares un año más teme también por la «postferia», en la que los vecinos de las calles Flota de Indias, Alfredo Kraus y Adolfo Suárez se ven obligados a «soportar cómo desde las 6 ó 7 de la mañana empiezan a quitar los tubulares de las casetas. Obras eternas que se repiten cada año durante varios meses».

Reconoce que lo bueno para el barrio es que «desde el día de San José limpian y podan el barrio para preparar la Feria», aunque indica que «sigue siendo una lástima como se encuentra el pavimento de la calle Asunción, desde Virgen de Luján hasta la Portada», dice.