Dos jóvenes bailan sevillanas en el real de la Feria
Dos jóvenes bailan sevillanas en el real de la Feria - J. M. Serrano

Feria de Abril de Sevilla 2019Bailando sevillanas podemos quemar 300 calorías

Sepa qué comer para no ganar peso y combatir la resaca

Feria de Abril de Sevilla 2019: Todo lo que hay que saber

SevillaActualizado:

Estos días de excesos no hay que olvidar que hay opciones para comer saludable, no ganar peso y reponernos en casa cuando estemos resacosos.

El decano del Colegio de Dietistas-Nutricionistas de Andalucía, Luis J. Morán Fagúndez ha dado a ABC algunos consejos para llegar al equilibrio deseado y conseguir hasta perder calorías bailando sevillanas.

Porque, al fin y al cabo, es ejercicio. Como las caminatas para ir a la Feria o salir de ella rumbo a casa.

Dentro de las actividades que podemos realizar la principal es bailar sevillanas. Bailando sevillanas podemos quemar unas 300 calorías en una hora. No obstante, normalmente no estamos una hora continuada bailando, por lo que el gasto será algo menor.

Otra forma de realizar actividad física es ir andando hasta el recinto ferial o volver andando. El gasto que realizamos durante una hora de caminata se sitúa entre las 200 y 300 calorías a la hora.

«Con estas dos herramientas podemos mitigar un poco los excesos gastronómicos que se hagan durante la Feria. No debemos olvidar realizar elecciones saludables. Comer alimentos poco saludables con la excusa de gastarlos no es adecuado. Si la calidad nutricional de esos alimentos no es buena, no será favorable para nuestro organismo, aunque gastemos las calorías que nos aportan», dice este experto.

Añade que podemos ser un poco más flexibles en estos días, pero conviene tener presente algunos consejos para evitar que tras una semana de feria nuestra salud y nuestro peso se resientan.

«A veces nos olvidamos de que el agua es la bebida por excelencia. Si estamos en la Feria es bastante frecuente que nos olvidemos por completo de beber agua. El consumo de alcohol no es recomendable, pero si no queremos prescindir del consumo de fino, manzanilla o “rebujito”, al menos debemos moderar su consumo y no olvidarnos de beber agua un vasito entre copa y copa. De este modo conseguiremos beber más agua y consumir menos alcohol», explica.

A la comida también podemos «engañarla». «En ocasiones -dice Morán Fagúndez- nos encontramos en la caseta de amigos que comienzan a sacar platos y platos de comida, que nos van poniendo por delante a cada instante. Cuando comemos así, es fácil perder la cuenta de lo que llevamos comido. Hay que tratar de no alargar la mano cada vez que el plato pase por delante. Una de cal y otra de arena. Hay que aprender a decir “no” cuando ya hemos comido». suficiente.

Hay que disfrutar, pero teniendo en cuenta cuales son los platos más recomendados y de menor aporte calórico para no sobrepasar mucho la ingesta en estos días.

Luis J. Morán Fagúndez
Luis J. Morán Fagúndez - ABC

«Si se piden raciones al centro, hacer hincapié en que haya un plato de verduras, y que los acompañamientos sean ensaladas, picadillos, aliños. Es mejor optar por alimentos menos grasos como masrisco, carnes y pescados a la plancha, revueltos de verduras y jamón», afirma para, seguidamente, darnos consejos sobre quá hacer cuando llegamos a casa.

«El único consejo posible para emborracharnos, aparte de no beber alcohol, sería moderar su consumo. Es muy importante hidratarnos con agua. El alcohol deshidrata, por eso cuando se tiene “resaca” normalmente se tiene mucha sed. Es muy importante beber agua el tiempo que estemos en la Feria y al volver a casa", destaca.

¿Y si llegamos con hambre? «Una posible re-cena -sigue- puede ser un montadito de pan integral con aceite de oliva virgen extra pechuga de pavo y tomate o un yogur desnatado o fruta, que al mismo tiempo nos ayudará a rehidratarnos. Si hemos pasado el mediodía en la Feria, es mejor hacer una cena ligera cuando lleguemos a casa. Si por el contrario pasamos en la Feria la última parte de la tarde (o tarde noche) es ideal un almuerzo normal. No se debe reducir las cantidades de esa comida, ya que llegaremos con más hambre y comeremos más de alimentos quizás no tan adecuados»

¿Y si no vamos a la Feria un día? «Si un día no se va a la Feria hay que retomar una alimentación normalizada y quizás un poco más ligera. Tratemos de olvidarnos de la frase “De perdidos al río” o como llevo varios días comiendo mal, pues hoy, aunque no vaya a la Feria, en casa sigo comiendo mal», aconseja, y termina: «Evitemos este pensamiento. Hay que tratar de normalizar la situación los días que no vayamos a la Feria y, si es posible, practicar algo de ejercicio».