El consejero de Salud se coló en la foto de familia de Ciudadanos
El consejero de Salud se coló en la foto de familia de Ciudadanos - Vanessa Gómez

Feria de Abril de Sevilla 2019La bendición de ir a la Feria sin reloj

Los ánimos se relajan el martes, víspera del festivo, que invita a dejar en casa las prisas para disfrutar de verdad de la fiesta

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No es costumbre ni de buen gusto llegar temprano a una cita cuando se trata de la Feria. La víspera del festivo ha relajado los ánimos y los horarios. Que reciben a y media, pues se llega tres cuartos de hora después y no pasa nada. El anfitrión atiende con sonrisa y manzanilla fresca. Sólo el Ejército de Tierra ha mantenido este martes la puntualidad castrense, dando comienzo a su recepción a la hora en punto. Sin embargo se ha curado en salud y, una vez más, ha sido el primero en convocar. «Eso te asegura que todo el mundo pase por aquí», ha reconocido un alto mando mientras invitaba a pasar.

La caseta del Tronquito es el punto de partida de la jornada del martes, cuando más recepciones se acumulan. Empresas, partidos políticos e instituciones apuran para evitar la coincidencia con el festivo que parte en dos la fiesta, sabiendo que cuesta más llenar en la segunda tanda. El jefe de la Fuerza Terrestre, Juan Gómez de Salazar Mínguez, ha recibido casi a la entrada, mostrando su satisfacción por el éxito de la convocatoria. Ser el primero compensa. El teniente general pone empeño en que todo el mundo supiera del desfile de las Fuerzas Armadas previsto en la ciudad del próximo 1 de julio. «Sí, sí, el que se celebra en Madrid nos lo traemos a Sevilla», ha explicado a los despistados.

De la conversación participaban en ese momento los empresarios sevillanos Miguel Gallego y Enrique Moreno de la Cova, que no fallan a la cita en Pascual Márquez, 137. Esta vez ninguno tenía prisa por marcharse. Mañana no se trabaja y no hay que madrugar. El aperitivo se puede alargar.

Juan M. Moreno, junto a Carlos Herrera
Juan M. Moreno, junto a Carlos Herrera - Vanessa Gómez

Temprana ha sido también la cita del Partido Popular en su caseta. Impecable y de flamenca atendía la parlamentaria andaluza Alicia Martínez. «Es más cómodo ponerse el traje que elegir el modelito de cada día», ha admitido. De los resultados de las generales no ha querido comentar. «Ya estamos en otra cosa», dice. También ha elegido el traje de volantes la presidenta provincial el PP, Virginia Pérez, que ha sido de las primeras en llegar. Mañana comienza la campaña y se habla de que, tal vez, el arranque se haga en el propio real. «¡Nos ha tenido que coincidir con la Feria!», se lamenta Evelia Rincón, que dice echar de menos la rutina. Ella misma se ha encargado de la cartelería y de muchos de los detalles de la campaña.

«¿Y dónde está Beltrán?». Esa fue la pregunta más repetida. Pues el candidato del PP a la Alcaldía de Sevilla estaba como el lunes y, posiblemente, como el resto de jornadas hasta que termine la semana de farolillos, junto al presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno Bonilla, del que no se despega. ya forma parte del cortejo que lo acompaña en cada visita. Ayer se hizo esperar hasta en la cita de su propio partido. Él es el espejo en el que se quiere mirar el aspirante sevillano, que se esfuerza por alejar el recuerdo de los malos resultados de las generales.

Y en esas llegó el presidente andaluz, que un día más, ha acaparado las imágenes. Dirigentes del partido de un bando y otro no han perdido la oportunidad de llevarse la instantánea en el móvil. También lo han agasajado responsables institucionales que, entre abrazos le intentaron arrancar algún que otro compromiso para la causa propia.

Rafael Sánchez, Susana Díaz, Antonio Pascual y María León
Rafael Sánchez, Susana Díaz, Antonio Pascual y María León - J. j. Úbeda

La imagen era totalmente distinta en la caseta de Endesa, en la que se dejó ver la secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz. Sentada en una de las mesas repartía abrazos con efusividad, pero sin prodigarse demasiado entre los grupos. La socialista estuvo acompañada por su marido, José María Moriche, y dos de sus incondicionales, los exconsejeros José Fiscal y José Manuel Ramírez de Arellano. Poco después se incorporó al grupo el exconsejero de Turismo, Javier Fernández. Qué diferente la estampa de la de hace un año. Sin embargo, a la expresidenta no le roba la sonrisa ni esta primera experiencia en la oposición ni las intrigas de Madrid, que para eso estamos en Feria. Y bien lo demostró después en la caseta de la Fundación Cajasol, donde se arrancó por sevillanas con el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, que, es de justicia decirlo, se defiende con soltura. En medio de un corro y con José Manuel Soto al micrófono, la socialista seguía animada y enganchó la segunda con el empresario sevillano Rosauro Varo, que se empeña que pasar desapercibido, aunque cada vez le cueste más.

En la Asociación de la Prensa se concentró también un buen número de políticos. Allí estableció Ciudadanos su cuartel general. La comitiva, encabezada por el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, se sintió cómoda entre los periodistas, a pesar de lo poco dado que es el partido a ofrecer declaraciones ni ruedas de prensa. Junto a él estuvieron los consejeros Javier Imbroda, Rocío Ruiz y Rocío Blanco, que posaron sonrientes junto a la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet. Poco después se unió al grupo el parlamentario Sergio Romero para hacer la foto de familia, en la que se coló también el consejero de Salud, el popular Jesús Aguirre, que bromeó sobre lo que se podía contar y y lo que no ante tanto periodista.

La atención de los que llegaban la captó la exposición de fotos de socios en la Feria cuando eran niños. Ante los cuadros que decoran las paredes se iban deteniendo los asistentes comentando los cambios. Alguno que otro, protagonista de la propia imagen que tenía delante, admitía no reconocerse.

A la par, otro grupo de periodistas atendía en la puerta de la de la caseta de la cadena Cope, en Bombiba 20. Como anfitrión ejerció Carlos Herrera, quien recibió a numerosos políticos y empresarios de la ciudad. Entre ellos, el presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero, que no falla a una invitación. También pasaron por la recepción Ramón Rodríguez Verdejo «Monchi», director deportivo del Sevilla FC y el presidente del club, José Castro, quienes quitaron hierro al encontronazo del gaditano con José María del Nido el pasado domingo en la Feria.

Más alejada del bullicio, junto a la Portada, la comunidad portuaria se daba encuentro en la caseta. El presidente de la institución, Rafael Carmona, departía con los empresarios que operan desde el Puerto. Consignatarios, industriales, comerciales. Pocos enclaves productivos de la ciudad tienen tanta variedad como éste, como comentó Javier García Senent, director general de Sevitrade, quien llegó acompañado por dos amigos castellanos. «Les voy a hacer la completa, almuerzo en la Feria, toros y de vuelta a la caseta», aseguró. Con ese plan, lo más seguro es que se conviertan en habituales el próximo año.

Y poco después hacía acto de presencia todo el organigrama de la consejería de Fomento, a excepción de su titular. Encabezaba el grupo Jaime Raynaud, que llegó acompañado por el director de la Agencia Pública de Puertos de Andalucía, Rafael Merino; el director de la Agencia de Obras Públicas, Julio Caballero y el director de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía, Juan Carlos del Pino.

La jornada se alargó hasta el anochecer, cuando el real cuelga el cartel de completo. La víspera del festivo es el día grande la Feria, el único en el que es posible vivir la fiesta sin mirar el reloj.