Construcción y hostelería copan los trabajos «en negro» - ABC
economía sumergida

La Macarena o Amate, centro del empleo «en negro»

Hay barrios de Sevilla donde más del 20% de la población trabaja «ilegalmente». Menos sueldo y peores condiciones son la carga de un problema que pagan también los que sí declaran a Hacienda y pagan sus impuestos

M. MOGUER
SEVILLA Actualizado:

El 100% de los albañiles y electricistas consultados por abcdesevilla.es han accedido a realizar trabajos sin factura. Esto, que parece ser una práctica muy extendida en el gremio de la construcción, supone un fraude a la hacienda pública. La economía sumergida, según datos del Ayuntamiento de Sevilla, afecta a más del 20% de los trabajadores en algunas partes de la ciudad. Así, en Amate, el Cerro o la Macarena, hasta tres de cada diez trabajadores no declaran sus ingresos.

Como media, según estimaciones del Consistorio, es el 14% de los trabajadores de la ciudad los que no tienen contrato, cobran en negro o no declaran sus ganancias. Aunque admiten que podía ser más el porcentaje, puesto que no hay estadísticas oficiales. En la misma línea se pronuncia la Junta de Andalucía, que dice no tener datos sobre la economía sumergida en la Comunidad. "Hay un estudio de los años 90, pero después no se ha hecho nada", explican a este periódico desde la consejería de Economía, Innovación y Ciencia.

Jóvenes y mujeres

De los datos que maneja el Ayuntamiento de Sevilla, los jóvenes y las mujeres son los que más trabajan "en negro". En el caso de los jóvenes, fundamentalmente en la hostelería. En el caso de las mujeres, casi en exclusiva como empleadas domésticas. Es especialmente grave este sector, puesto que solo el 15% de las mujeres que trabajan limpiando están dadas de alta en la Seguridad Social y tributan por su salario.

Jóvenes y mujeres son los más afectados por la economía sumergida

Una de las lecciones que se extraen del informe es el que a mayor formación, menos posibilidades de caer en el mercado laboral ilegal. Así, entre los licenciados universitarios esta situación solo se da entre el 2,4% de los trabajadores, mientras que entre quienes tienen estudios primarios se dispara hasta el 22%.

Los mayores, en la construcción

Los trabajadores que no están "legalizados" se agrupan por edades en distintos sectores. Así, en Sevilla, la tendencia es que los mayores de 45 años trabajen en la construcción (sería el caso de los albañiles y electricistas con los que habló este periódico) y los jóvenes, como ya se ha indicado, en la hostelería. Además, el Consistorio indica que aunque las condiciones, salario y calidad de vida de los que trabajan "en negro" es peor, sí que trabajan menos horas que los que tienen sus papeles en regla. De esta forma, los trabajadores "regulares" trabajan en Sevilla una media de 50 horas semanales si lo hacen como autónomos y los "irregulares", solo 28 en la misma situación.

Menor salario

La diferencia de sueldo en el caso de los trabajadores "en negro" es notable. Una persona que desarrolla su trabajo sin declarar cobra por regla general unos 500 euros al mes, frente a los que sí tienen papeles, que perciben por la misma actividad 780 euros (esto en el caso de trabajar a media jornada, lo que sucede en el 70% de los casos en la economía sumergida). Para la jornada completa, el sueldo se diferencia en 300 euros. 1330 con papeles y 1033 sin ellos.