El ADN da la razón al hijo ilegítimo de un millonario

Se autorizó la exhumación del cadáver de un hermano del padre, ya que éste había sido incinerado, para la prueba biológica, contundente en un juicio que ha durado seis años

G.N./M.Z./A.F
ÉCIJA Actualizado:

La prueba del ADN ha dado la razón a un vecino de Écija, de 68 años, y con escasos recursos económicos, después de más de seis años de un juicio en el que reclamaba su parte de una herencia millonaria que asciende a más de seis millones de euros de un padre que nunca lo reconoció y que lo había concebido con una mujer que trabajaba en su casa. Pero no ha sido la huella genética del padre la que ha arrojado luz sobre la filiación, ya que había sido incinerado, sino la de un tío que fue enterrado hace aproximadamente 18 años y cuya viuda se negaba a la exhumación, un extremo que ha añadido tintes aún más peculiares a este caso lleno de rarezas.

Acaba de dictarse la sentencia en un Juzgado de Sevilla, tras más de seis años de juicio, en el que ha habido muchas pruebas de testigos, entre ellas varias personas de más de 80 años de la localidad, que conocían lo ocurrido, documentos sobre los hechos y, sobre todo, la prueba biológica, en un trabajo que se ha desarrollado en los juzgados de Sevilla y Écija, el Instituto de Medicina Legal y el Cementerio ecijano.

El hombre que demandaba la herencia, que ha sido defendido por el Bufete de Fernando Osuna, está casado, vive en Écija y nació de las relaciones extramatrimoniales mantenidas entre su padre y su madre, que trabajaba empleada en la casa de éste.

Su padre, que murió hace ya siete años, era un labrador con tierras y gran capital, que se negó a reconocerlo como hijo y a ayudarle económicamente, pese a sus continuos ruegos. Al morir, dejó la herencia a su hermanastra, que se negó a compartirla con él, a pesar de las muchas peticiones que le hizo. Es más, el padre hizo cinco testamentos desde 1993 a 2001 y en ninguno de ellos dejaba bienes a su hijo extramatrimonial. No obstante, tras las normas reformadas del código civil adaptadas a la Constitución no se puede discriminar a a efectos hereditarios a los hijos, 1 según se hayan concebido o no fuera del matrimonio.

Se ha comprobado que al menos hay una valiosa finca rústica en las proximidades de Écija, un piso en Sevilla, otros dos pisos en Matalascañas y varias cuentas corrientes. Esto es lo que ha aparecido en la averiguación patrimonial que se ha llevado a cabo judicialmente, aunque es posible que haya más patrimonio que permanezca oculto.

Pieza clave en este proceso ha sido la petición de que se exhumara el cadáver del tío del reclamante. Ello fue posible gracias al rechazo al recurso interpuesto por los familiares del que iba a ser exhumado para que no fuese desenterrado. Fue concretamente la viuda, con más de 80 años, tía política del reclamante, la que se opuso denodadamente a la exhumación.

Tras exhumarse el cadáver se tomaron muestras que se enviaron al Instituto Anatómico Forense para determinar la paternidad. Un dato que ha sido contundente en este juicio.

Ahora, la sentencia faculta a este hombre a llevar el primer apellido de su padre, le concede los derechos hereditarios, y obliga a pagar las costas del juicio a la hermanastra, que no ha comparecido y ha sido declarada en rebeldía.