La muralla de la Macarena estará restaurada antes de 2022
La muralla de la Macarena estará restaurada antes de 2022 - M. J. López Olmedo
Bienes culturales

El año 2022, la llave para abrir la muralla del patrimonio de Sevilla

Siete edificios históricos tienen señalada en rojo esa fecha en el calendario para ver concluida su esperada rehabilitación

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El año 2022 marca la frontera para las administraciones para acabar los grandes proyectos patrimoniales paralizados desde hace años. Ese año coincidirán el culmen de los actos por el quinto centenario de la primera vuelta al mundo de Magallanes y Elcano con la cercanía de las elecciones autonómicas, municipales y generales. Un horizonte para el que se ha señalado la recuperación de siete bienes culturales de primer nivel. Así, para esa fecha deben haber concluido las obras en las Reales Atarazanas, la Fábrica de Artillería, la Torre de Don Fadrique, la iglesia de Santa Clara, la muralla de la Macarena, la antigua Fábrica de Tabacos y el Mercado de la Carne. A esto, además, se le debe sumar la adaptación del Pabellón Real como museo de Aníbal González.

Está por ver si, para ese año, podrían estar otros edificios que cuentan ya con un proyecto para su recuperación, aunque sin plazo de ejecución ni, en algunos casos, dinero para afrontarlos, como la antigua comisaría de la Gavidia, las Naves de Renfe, el monasterio de San Jerónimo o el antiguo convento de San Agustín.

1234567
  1. Reales Atarazanas

    Las Atarazanas de Sevilla
    Las Atarazanas de Sevilla - J. M. Serrano

    Pese a que Adepa ha pedido unas correcciones técnicas al proyecto, la rehabilitación del antiguo astillero de Sevilla está a las puertas de comenzar. Patrimonio ha dado luz verde a falta de la aprobación definitiva, que se producirá en la próxima comisión, y lo siguiente será la solicitud de la licencia de obras a Urbanismo. La Gerencia se ha comprometido a agilizar lo máximo posible el proceso, de forma que los trabajos puedan comenzar a finales de año o principios del siguiente. El plazo de ejecución previsto es de dos años, por lo que la obra debería estar, como máximo, para el primer trimestre de 2022, justo para la conmemoriación de la Circunnavegación. Hay proyecto y hay presupuesto, ya que La Caixa invertirá 12 millones (hasta un máximo de 18) y la Junta afrontará unos tres millones para las excavaciones arqueológicas.

  2. Fábrica de Artillería

    La Fábrica de Artillería
    La Fábrica de Artillería - R. Doblado

    Al igual que las Atarazanas, el edificio histórico del barrio de San Bernardo tiene en 2022 su papel principal, como Centro Magallanes. Los fondos Feder han consignado 20 millones para la rehabilitación completa del complejo. Urbanismo ya está afrontando labores de conservación en algunas zonas del inmueble, mientras que otras -pocas- ya están en uso. El pasado mes de mayo, el Ayuntamiento encargó la redacción del proyecto de restauración de este BIC.

  3. Torre de Don Fadrique

    La Torre de Don Fadrique
    La Torre de Don Fadrique - R. Doblado

    Otro de los monumentos abandonados que lucirán en todo su esplendor antes de 2022 será la torre almenada del convento de Santa Clara. Patrimonio ha dado el visto bueno al proyecto y los fondos (un millón) ya están consignados por parte del Estado (un 45%) y del Ayuntamiento (55%). Las obras comenzarán en el último trimestre del año y tienen un plazo de ejecución de ocho meses, por lo que para 2021 debe reabrir para recibir visitas en grupo.

  4. Iglesia de Santa Clara

    La iglesia de Santa Clara
    La iglesia de Santa Clara - R. Doblado

    Lo mismo que la torre, la iglesia de Santa Clara estará en obras antes de que acabe el año. Su rehabilitación está presupuestada en tres millones, que serán financiados por el Consistorio en varias fases, tal y como estaba establecido por convenio desde dos décadas. El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, quiere que estén terminadas antes de 2021, justo antes de que se vaya el prelado.

  5. Muralla de la Macarena

    La muralla de la Macarena
    La muralla de la Macarena - Juan Flores

    Las antiguas defensas de Sevilla están en la misma situación que la Torre de Don Fadrique. El proyecto de rehabilitación está aprobado por Patrimonio, mientras que el millón que costará la obra estará financiado a medias por Fomento y por el Ayuntamiento. Las obras se llevarán a cabo en 2020 y se espera que para la primavera de 2021 estén terminadas. La Torre Blanca se habilitará como un centro de interpretación de las murallas, que recuperarán su aspecto original.

  6. Fábrica de Tabacos

    La antigua Fábrica de Tabacos
    La antigua Fábrica de Tabacos - R. Doblado

    Otro edificio que debe estar en uso antes de 2022 es la antigua Fábrica de Tabacos. Altadis ha acordado ya con el Ayuntamiento que este último se quede con la parte principal del complejo para habilitarla como sede del distrito, un equipamiento vecinal y el proyecto Singularity University que promueve el colegio San Francisco de Paula. Por su parte, la multinacional explotará los suelos próximos al puente de Los Remedios, que ya están declarados como de usos terciarios. Y es, precisamente aquí, donde hay diferencias de opinión. Altadis propone un hotel o un centro comercial. El alcalde, por su parte, ya ha manifestado que no ve con buenos ojos esta última idea. Mientras tanto, el IAPH ha elaborado un informe favorable al derribo del edificio situado en la orilla del río, de forma que se podrá instalar un paseo fluvial que conecte con la calle Betis.

  7. El Mercado de la Carne

    El Mercado de la Carne, en obras
    El Mercado de la Carne, en obras - Vanessa Gómez

    El edificio del antiguo Mercado de la Carne, abandonado desde hace años, cuenta ya con el permiso para reiniciar las obras. El reformado del proyecto básico obligado por el nivel freático aparecido a menor profundidad de lo previsto ha obtenido el visto bueno del Colegio de Arquitectos y del Ayuntamiento. Allí entrarán unas enormes máquinas que obligarán a retirar unos árboles situados en la periferia del inmueble, lo que ha provocado una denuncia ciudadana. Pese a ello, se prevé que el mercado gourmet tenga también dos plantas bajo tierra (con 22 metros de profundidad), donde irá un museo y un auditorio. Se espera que esté terminado antes de 2021.

    Más allá de estos siete proyectos se encuentran otros que cuentan ya con un proyecto definido pero que no tienen aún fondos consignados ni plazo de ejecución. Es el caso del Pabellón Real, que está ya restaurado pero que aún no hay avances relevantes para instalar allí el museo de Aníbal González, como quiere el Ayuntamiento. San Agustín va a transformarse en un hotel y su valiosa portada se recolocará en el complejo, pero aún no hay fechas para el comienzo y fin de la obra.

    Las Naves de Renfe y el monasterio de San Jerónimo tienen ya el dinero para afrontar las obras, procedentes del Edusi, pero aún no hay fecha de conclusión de los trabajos. En cualquier caso, al menos las naves no estarán antes de 2022.

    Hasta el infinito y más allá

    La cara opuesta a esta bacanal de restauraciones la encarnan edificios como San Lázaro o San Hermenegildo. El primero de ellos sigue sin tener fondos de la Junta de Andalucía (su propietaria) para evitar que siga deteriorándose. A final de 2018, Cultura prometió que rehabilitaría el retablo -que se encuentra en un deplorable estado-, pero lo hizo a sabiendas de que el cambio de gobierno estaba próximo. Ahora, el nuevo Ejecutivo no ha vuelto a rescatar el asunto. San Hermenegildo, por su parte, al menos contará con 36.000 euros para el estudio de las patologías. A partir de ahí, deberá definirse el proyecto y el coste de la obra. De momento, pese a que estaba vinculado al proyecto de la Gavidia, la antigua iglesia de los jesuitas sigue en punto muerto. Y, precisamente el proyecto de la comisaría, también está bloqueado.

    En el caso de la Torre de la Plata y el solar, el Ayuntamiento quiere constuir allí un museo de la Semana Santa. El aparcamiento debe quedar desalojado el 1 de septiembre. A partir de ahí, se empezará a hablar del proyecto, aún en estado embrionario.