El abogado de La Manada, Agustín Martínez Becerra - EFE/Daniel Pérez

La ManadaEl abogado de La Manada cree «ridículos» los argumentos para el reingreso en prisión

El letrado de los cinco procesados ha asegurado que tras la vistilla de 40 minutos de duración «hay poco que decir»

La manada: El Tribunal Supremo revisa la sentencia

SevillaActualizado:

El abogado de los miembros de La Manada, a su salida de la vista celebrada este miércoles en la Audiencia de Navarra, ha calificado de «peregrinos» y «ridículos» los argumentos expuestos por las acusaciones, que han confiado en el ingreso en prisión de los condenados a nueve años de cárcel.

El letrado de los cinco procesados, Agustín Martínez Becerra, a su salida del Palacio de Justicia, ha asegurado a los periodistas que, tras la vistilla, de 40 minutos de duración, «hay poco que decir, teniendo en consideración que no hay ningún argumento aportado tanto por el fiscal como por las acusaciones particulares que pueda acreditar que haya que modificar ese auto» que les puso en libertad provisional.

Ese auto del mes de junio que les dejó en libertad «dejaba perfectamente claro, y además es la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, que, mientras existe la pendencia del juicio, es decir, que mientras la sentencia no sea firme, la prisión provisional tiene que convertirse en excepcional».

El abogado ha comentado que algún argumento de las acusaciones «no deja de ser pintoresco» y ha destacado que, desde que los miembros de la Manada quedaron en libertad, «no se ha modificado nada» respecto a la situación procesal de los cinco condenados.

Las acusaciones, ha agregado, han alegado este miércoles «motivos francamente peregrinos», como que Antonio Manuel Guerrero intentó supuestamente sacarse el pasaporte en Sevilla, «algo que se ha resuelto por parte del tribunal que no fue cierto, pero se sigue aduciendo como una circunstancia que da a entender que puede haber riesgo de fuga».

Además «se aduce una condena por un delito leve de hurto» de Ángel Boza que, «si tuviese que afectar a alguien, afectaría a uno» y no a los cinco condenados. «Aducir eso me resulta peregrino», ha afirmado.

«Pero es más, se ha dicho incluso que la perdida de condición de militar de uno de ellos (Alfonso Jesús Cabezuelo) hace que pueda haber perdido el arraigo familiar«, ha señalado el letrado, quien ha resaltado: «Son argumentos de una prospección ridícula y que nos llevan a pensar que en ningún caso se puede modificar el auto en este momento».

Tras calificar los argumentos de las acusaciones de «funambulismo jurídico absolutamente folclórico», ha asegurado que «la fiscalía y las acusaciones particulares tienen que decir por qué han cambiado las circunstancias, las mismas que dieron lugar al auto de junio. Esperar a que alguien se levante con un pie o con otro determinado pie resulta absolutamente disparatado», ha dicho, en alusión a los magistrados.

«Da la sensación de que a veces estamos tratando, más que con juristas, con futurólogos», ha aseverado el abogado, quien ha considerado que la decisión de la Sección Segunda se tomará a primeros de año, porque «creo que alguno de los miembros del tribunal tomaba vacaciones».

Por su parte, en declaraciones a los medios de comunicación, el letrado de la víctima, Miguel Ángel Morán, ha subrayado que ha sido una vista «bastante rápid» en la que «simplemente se ha valorado lo que ha ocurrido desde la última vista hasta ahora».

«Sobre todo la sentencia de apelación (del TSJN), que creemos que da un vuelco a las razones y da más peso todavía a los motivos que expusimos en su día sobre la modificación de la situación personal de los procesados», ha añadido, tras indicar que los argumentos esgrimidos por la acusación han sido riesgo de fuga y reiteración delictiva.

En este sentido, ha recordado que la sentencia de apelación contempla «una condena que tiene que empezar a cumplirse ya».

«No puede dejarse esa ejecución de pena como algo virtual, sino que tendrán que empezar a cumplirla aplicando la ley», ha explicado.