El abogado de la Manada pide la libertad de Ángel Boza
El abogado de la Manada pide la libertad de Ángel Boza - Juan José Úbeda

El abogado de la Manada pide la libertad de Ángel Boza, en la cárcel por el robo de unas gafas en Sevilla

Este domingo, el Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla ha tomado declaración a los vigilantes de seguridad a los que supuestamente embistió con su coche el miembro el más joven del grupo condenado por abuso sexual

SevillaActualizado:

Este domingo el Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla ha tomado declaración a los vigilantes de seguridad a los que supuestamente embistió con su coche el miembro de La Manada Ángel Boza, –condenado junto a otros cuatro participantes de dicho chat a nueve años de cárcel por abuso sexual a una joven en los Sanfermines de 2016–, tras el presunto hurto de unas gafas de sol de un centro comercial de Sevilla, siendo además citado el representante legal del centro comercial. A la salida del acto Agustín Martínez, abogado defensor de Ángel Boza, ha solicitado su excarcelación y ha afirmado que los guardias han ratificado su primera declaración, pero «no han reclamado nada por las lesiones».

Los vigilantes de seguridad que intentaron parar al miembro de la Manada Ángel Boza tras robar unas gafas de sol en un centro comercial de Sevilla el pasado 1 de agosto han ratificado este domingo ante el juez Juan Gutiérrez Casillas, que instruye el caso, el «intento de atropello» por parte de éste al salir del aparcamiento tratando de huir. El juez decretó entonces su ingreso en prisión, apenas un mes después de que saliera en libertad condicional a la espera de que se resuelva el recurso a su condena a 9 años de prisión por abusos sexuales a una joven en los Sanfermines de 2016 junto a los otros cuatro miembros de la Manada.

Agustín Martínez, el abogado de Ángel Boza, ha afirmado a la salida de los juzgados que han declarado tres vigilantes que intervinieron en la retención de Boza y un cuarto encargado de las cámaras de seguridad de los grandes almacenes. Después de escuchar las declaraciones de todos ha solicitado la libertad de su defendido a su señoría, que revisará la petición en septiembre a la vuelta de sus vacaciones.

Ante este nuevo movimiento de la defensa, Martínez ha explicado a los medios que entiende que Ángel Boza quede en libertad pronto ya que «no puede hablarse de un robo con violencia» porque «la propia descripción de las lesiones practicadas por parte del forense son nulas no, lo siguiente y entendemos que no puede hablarse de un robo con violencia. Aunque eso lo decidirá el tribunal».

Por este motivo ha aclarado Martínez que es «bastante exagerado el hablar de un intento de atropello» pues «se produce un intento de pararlo y como consecuencia en algún momento un roce al salir del aparcamiento, de eso a un intento de atropello hay un salto de calidad importante».

Grabaciones de lo ocurrido

Según ha explicado Martínez, hay grabaciones de lo ocurrido en el interior de los grandes almacenes, El Corte Inglés de la céntrica Plaza del Duque de Sevilla, pero no de lo sucedido a la salida del aparcamiento.

El juez también ha tomado declaración como testigo al representante legal del establecimiento, que no ha presentado reclamación por la sustracción, ya que las gafas de sol -valoradas en 200 euros- fueron recuperadas tras la detención de Boza, al tiempo que tampoco el vigilante de seguridad ha presentado reclamación por las lesiones.

«Entendemos que dadas las circunstancias y la naturaleza del hecho, que no deja de ser la sustracción de unas gafas, será puesto en libertad relativamente pronto», ha expuesto el abogado de Boza, si bien dado que el juez se va de vacaciones y no resolverá su solicitud, será en septiembre cuando se pida la libertad de su cliente, ya que en principio no tiene previsto practicar ninguna diligencia más.

Martínez, que tras la detención de su cliente el pasado 1 de agosto se mostró visiblemente molesto con él, ha hablado esta semana con Boza, que desde el día 2 permanece en la prisión de Sevilla, y según ha asegurado «está con la responsabilidad de haber cometido un error de esta naturaleza y asumiendo su responsabilidad como no puede ser de otra manera», ya que «si has sustraído unas gafas has cometido un delito por muy leve que sea».

Altercado con los vigilantes

Según la Policía Local de Sevilla, tras interesarse Ángel Boza por unas gafas de sol valoradas en unos 200 euros en un centro de El Corte Inglés, se habría hecho con las mismas retirándoles el dispositivo de alarma y colocando otras gafas en el lugar del expositor de venta donde estaban las mismas.

Tras ello, se habría desplazado al aparcamiento del centro comercial para subir a su vehículo y abandonar el recinto, siendo abordado por dos vigilantes de seguridad al haberse percatado del hurto uno de los vendedores del centro comercial y dar la alerta. Lejos de atender las indicaciones de los vigilantes, según la Policía Local de Sevilla, Boza embistió contra ellos con su coche, resultando ambos lesionados aunque no de gravedad.

Y después de que los vigilantes avisasen a la Policía, agentes del Grupo Giralda de la Policía Local interceptaron a Ángel Boza en la avenida Menéndez Pelayo cuando conducía su vehículo, toda vez que Boza ha tenido retirado temporalmente su permiso de conducir en dos ocasiones, a cuenta de sendas condenas de 2014 y 2016 por conducir superando la tasa máxima de alcohol permitida al volante y otras infracciones de tráfico. No obstante, su permiso está actualmente en vigor al haber cumplido recientemente la segunda de las condenas y haber recuperado el documento.

Tras ser arrestado por la Policía Local por el citado altercado, Boza compareció el jueves de la semana pasada ante el Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla, en funciones de guardia aquel día, ordenando el juez instructor su ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza por un presunto delito de robo con violencia.