Claudia en las urgencias del Valme a donde llegó deshidratada
Claudia en las urgencias del Valme a donde llegó deshidratada - ABC
HOSPITAL DE VALME

«Mi abuela estuvo más de ocho horas en los pasillos de urgencias con 96 años y la extremaunción dada»

El nieto relata que quiso comer y, como no había comida para ella, tuvo que ir a una tienda a comprarle un «potito»

SEVILLAActualizado:

Una mujer de 96 años de edad estuvo el lunes más de ocho horas en los pasillos de las urgencias del Hospital de Valme hasta que ingresó en Observación y luego fue trasladada a El Tomillar, según ha denunciado su nieto Christian de Saint Roman.

Claudia, que así se llama la anciana, estaba viviendo en una residencia privada de Dos Hermanas cuando fue derivada por el 061 al Valme sobre las doce del mediodía del pasado lunes, después de haber recibido la extremaunción debido al estado en que se encontraba.

Según este familiar sufría de deshidratación por lo que el citado servicio sanitario consideró que se podía evacuar al hospital para ser reanimada. Una vez allí «estuvo cuatro horas en una camilla en la sala de espera y luego, “ascendió” de categoría porque de la sala la llevaron al pasillo donde permaneció cuatro o cinco horas más», relata Christian de Saint Roman.

«A media tarde —sigue— como ya tenía hambre el médico dijo que podía comer y entonces pedí que le dieran de comer pero me contestaron que no había nada preparado para ella. De modo que tuve que salir a una tienda de aquí abajo a comprarle un “potito” de bebé».

Por la noche, Claudia fue ingresada en Observación y al día siguiente, ayer martes por la mañana, la trasladaron al hospital de El Tomillar, del área de influencia del Valme, donde se encuentra estabilizada de la deshidratación.

El nieto con nacionalidad francesa es un empresario que tiene en la capital andaluza varios negocios y que no sale de su asombro al ver cómo se pueden «consentir estas situaciones».

«Fui a la Policía a poner una denuncia y me dijeron que, como no había muerto tenía que registrarla en el hospital, y así lo hice. Pero lo más grave de todo es que los médicos y el personal sanitario, que son fantásticos, no dan abastos, están saturados. Yo pago mis impuestos y el día que tuve que comprar el “potito” me giraron 8.000 euros, y a esto no hay derecho. Denuncio para que no vuelva a ocurrir más, para que a mi madre no le pase esto ni a nadie más», declara.

A todo ello fuentes del Valme señalan que «desde el hospital no podemos ofrecer datos clínicos ni asistenciales de pacientes por motivos de confidencialidad, pero la familia tendrá la respuesta del centro a la reclamación presentada, una vez se analice con detalle el caso clínico y los diferentes pasos dados para dar respuesta a esta paciente, que ha pasado a planta tras su primera atención en urgencias, y su paso posterior a Observación, y siempre siguiendo las indicaciones del personal médico responsable de su atención».

Durante este mes de julio habrá 56 camas cerradas en el Hospital de Valme, según datos de Csi-f: 26 en la primera quincena y 30 en la segunda. En agosto, el sindicato cifra el cierre en 65 camas hasta el día 15 y en 69 hasta final de mes.

En El Tomillar, durante la segunda quincena de este mes de julio hay 17 camas menos y en agosto habrá 37. Desde Csi-f, Alejandro González denuncia que solo se han contratado dos médicos en las urgencias en vez de los cuatro que hacen falta.