El acusado se tapa el rostro mientras es conducido a los Juzgados
El acusado se tapa el rostro mientras es conducido a los Juzgados - ABC

El acusado de la violación mortal del parque de María Luisa insiste en que el sexo fue consentido

El acusado reconoce que mantuvo relaciones y que la chica estaba «mareada», pero niega que la violara y matara

ABC
SEVILLAActualizado:

La defensa de Francisco M.S., el hombre de 46 años procesado por la violación mortal a una joven en el parque María Luisa el pasado mes de febrero, ha formulado ante el Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla un recurso de reforma contra el reciente auto de procesamiento, reclamando el archivo de las actuaciones sobre este individuo que recientemente protagonizaba una declaración indagatoria ante el juez sustituto de dicha instancia judicial.

Eugenio Guevara, el abogado defensor de Francisco M.S., ha informado a Europa Press de que este recurso de reforma sigue la línea argumentativa expuesta hasta el momento por esta parte, según la cual este hombre mantuvo relaciones sexuales con la joven, pero de modo consentido por la misma, con lo que se desliga de la violación sufrida por la fallecida.

Ante el auto de procesamiento dictado por el juez de Instrucción número 16 de Sevilla, que le achaca delitos de asesinato y agresión sexual, la defensa de Francisco M.S. descarta tales aspectos y alega que mientras el relato judicial y la autopsia del cadáver de la joven sitúan «los hechos y la muerte entre las cuatro y las seis de la madrugada» de aquella jornada de febrero, la pareja de Francisco M.S. sostiene que el mismo «llegó a casa sobre las diez de la noche». «Él estaba en su domicilio», ha dicho.

«Lagunas» en el auto

Del mismo modo, el abogado defensor del procesado por este crimen expone que el auto de procesamiento presenta diferentes «lagunas» en materia de investigación, pues «hay un perfil genético que no se ha indagado aún», por ejemplo. Por todo ello, el abogado defensor reclama en su recurso el archivo de las actuaciones que pesan sobre su representado.

En su auto de procesamiento, el juez instructor consideró que existían «indicios racionales» de que en la madrugada del día 24 de febrero, antes del periodo comprendido entre las 4,30 y las 6,30 horas, «abordó» en el parque de María Luisa a la víctima, que se encontraba allí tras haber ingerido fenobarbital y benzodiapecinas, sustancias que le habían ocasionado «un estado de somnolencia».

Así, y según el juez de instrucción, todo parece indicar que el hombre aprovechó dicha situación de «vulnerabilidad» e «imposibilidad de defensa» por parte de la joven, para desnudarla «al menos parcialmente» y agredirla sexualmente, lo que le provocó distintas lesiones.

«Shock hemorrágico»

Además, el juez aseveró que el investigado provocó a la joven otras lesiones «intencionales» en otras partes del cuerpo como cabeza, cara, rodillas, cara interna de los muslos y antebrazos, lesiones que provocaron una «importante» hemorragia a la víctima, que finalmente falleció por shock hemorrágico entre las horas y fecha antes referidas en el propio parque, lugar en el que «fue abandonada» por el investigado «tras haberle puesto la ropa que previamente le había quitado».

De este modo, el cuerpo de la joven fue hallado sobre las 9,40 horas del día 24 de febrero en la glorieta Juanita Reina del parque de María Luisa.

En su declaración anterior, el detenido explicó que sobre las 21,00 horas del día 23 de febrero coincidió en el parque con la víctima, a la que no conocía con anterioridad, de manera que según su versión, ambos decidieron mantener relaciones sexuales de mutuo acuerdo, por lo que las mismas fueron «consentidas» y estando la chica consciente. No obstante, sí admitió que la joven estaba «un poco mareada», extremo que atribuyó a que pensaba que habría tomado un par de copas.

Al hilo de ello, declaró que, tras mantener las relaciones sexuales, se despidió de la joven y se marchó del parque sobre las 22,00 horas, de manera que no se enteró del fallecimiento hasta la mañana del día siguiente, 24 de febrero.