Marisa Carrillo
Marisa Carrillo - ABC
OBITUARIO

Adiós a Marisa Carrillo, la dama de las ondas

La histórica locutora de Radio Sevilla fue un icono en los años setenta, ochenta y noventa del pasado siglo

SevillaActualizado:

El pasado jueves nos dijo adiós María Luisa Carrillo de Albornoz, más conocida en Sevilla y en el mundo de la comunicación como Marisa Carrillo.

La histórica locutora de la Cadena SER en Andalucía falleció en Sevilla tras varios años retirada del mundo de la radio, en el que se convirtió en todo un icono durante los años 60, 70, 80 y 90 del pasado siglo.

El primer hito de su carrera en la radio, a la que dedicó toda su vida y de la que ella decía que era «su familia», data de octubre de 1967 cuando se emitió por primera vez el programa «Sevilla 13:30», que Manuel Alonso Vicedo creó en la emisora sevillana, el primer magacín radiofónico moderno dedicado a la actualidad de la provincia. Lo presentaban Marisa Carrillo y Juan Bustos, con la colaboración, entre otros, de Antonio Burgos, José María de Mena, Manolo Bará, Juan Tribuna y Manuel Barrios.

Con ese programa inició una brillante carrera que se extendió durante más de tres décadas y que hizo famosa su voz en toda España. Los anunciantes no sólo exigían que fuera ella la que protagonizara sus campañas sino que le pagaban un plus para asegurarse de que Marisa Carrillo apadrinaría sus mensajes. De su voz salieron frases muy conocidas, como «naturalmente, Radio Sevilla», o anuncios tan populares en su época como «lo digo yo, lo dices tú, el mejor Café Catunambú».

Formó pareja profesional con grandes iconos de la radio como Pepe da Rosa, Juan Bustos o Rafael Santisteban, con los que se complementaba perfectamente y a los que aportaba su frescura y naturalidad en una época en la que el periodismo radiofónico no era de trincheras, ni tan áspero y agresivo como ahora.

«Era amigo de muchas celebridades como Rocío Jurado o la duquesa de Alba», cuenta Miguel Gallardo, con el que trabajó en el programa «Gente en la Onda», en el que también participaba Marina Bernal.. «No tenía enemigos y no era posible encontrar a nadie que hablara mal de ella. Su profesionalidad y su calidad humana conquistaban a todos sus compañeros e invitados a la radio», añade Gallardo.

Fue muy popular y conocida en una era sin redes sociales ni televisiones privadas y se convirtió en una de las primeras voces femeninas de la radio. Hizo muchos concursos con gran participación de público en directo que abarrotaba los estudios de la radio.

Trabajó, entre otros, con Iñaki Gabilondo, Carlos Vergara y con Pedro Deglané, hijo del célebre Bobby Deglané. Tras su muerte en accidente de tráfico, formó pareja profesional con Pedro Preciado. También compartió las ondas con unos jovencísimos Mercedes de Pablos y Paco Luis Murillo.

Son incontables las campañas radiofónicas a las que Marisa Carrillo puso voz como la de «Andalucía, una tierra vieja, hermosa y sabia, siéntase orgulloso de ser andaluz», en la época preautonómica. « Su voz y su nombre —recuerda Gallardo— abría muchas puertas, incluso cuando se retiró de los micrófonos y ejerció de productora».

Cuando se apartó de la radio, renunció a participar en actos públicos y se retiró de toda actividad para cuidar a su madre enferma.

De ella dijo Manuel Enríquez Becerra que «era un prodigio de voz de la radio de Sevilla de una generación de locutores radiofónicos que no se volverá a producir nunca más. Marisa amaba su profesión con cariño, con amor, ponía todo su acento pronunciando las palabras con una exquisitez maravillosa. Te hacía unas entrevistas, no muy largas, pero con esencia, sabiendo lo que preguntaba».

Este sábado, a partir de las 9,30 horas, tendrá lugar el entierro de sus restos mortales en el cementerio de San Fernando.