Una pareja sevillana coge en brazos al niño que adoptaron
Una pareja sevillana coge en brazos al niño que adoptaron - Juan Flores

Las adopciones internacionales en la provincia de Sevilla se desplomaron en 2017 a tan sólo seis

Las restricciones de los países, la crisis y las demoras en los trámites provocan un drástico descenso en la última década

SEVILLAActualizado:

El «boom» de las adopciones internacionales ya es pasado. Las restricciones de los países, la crisis y las demoras de los trámites han provocado una drástica disminución en la adopción de niños extranjeros, una alternativa para tener hijos que registró su apogeo en los años 2004-2006. Las cifras así lo reflejan. Tan sólo seis niños de otros países fueron adoptados por familias sevillanas en 2017. El gran descenso en el número de adopciones también se repite en el resto de provincias andaluzas y en la comunidad, que únicamente contabilizó 45 adopciones internacionales el año pasado.

De las seis adopciones formalizadas en la provincia sevillana, dos niños son de nacionalidad china, uno de Etiopía, uno de Filipinas, uno de India y uno de la República Dominicana.

En la última década las adopciones internacionales han descendido un 96%, de los 150 niños en 2007 a los seis del pasado año. La caída ha sido cada vez más acusada en estos diez años. Según los datos facilitados por la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, mientras que en los años 2014 y 2015 el número de adopciones era de 28 y en 2016 tan sólo llegó a 14.

La adopción internacional se encuentra, por lo tanto, en un proceso de claro descenso tanto en el número de familias que solicitan la adopción, como en el de niños que llegan en adopción de los diferentes países. Una de las principales causas de esta importante bajada es que los países de origen están centrando sus esfuerzos en incrementar las medidas de protección de menores para que permanezcan con sus familias dentro del propio país, ocupando la adopción internacional un carácter subsidiario.

A las dificultades económicas que atraviesan las familias sevillanas por la crisis se suma el hecho de que los países están endureciendo los criterios de admisión de solicitudes. Este es el claro ejemplo de China, que a partir de 2007 estableció para las familias solicitantes un determinado nivel de formación, de renta y patrimonio, que muchas familias no pueden alcanzar.

Igualmente, el tiempo de espera para recibir una asignación se ha dilatado progresivamente en los últimos años y ello implica que las familias que finalmente adoptan atraviesan por largos periodos de incertidumbre y de varios procesos de actualización de documentación y de la idoneidad, con el incremento de gasto que todo ello supone. Esto provoca que muchas familias vayan desistiendo y abandonando el proyecto adoptivo iniciado años antes.

Además, el perfil de los niños que asignan los países es cada vez de más edad y con más dificultades y necesidades especiales, por lo que cada vez es más complicada la resolución de las demandas de las familias.

Los expedientes de adopción internacional tramitados por la Junta de Andalucía también ha sufrido un descenso. Así en los últimos cuatro años no llegan a la veintena, hasta los diez del año pasado.

Seis años de espera

En cuanto a las adopciones nacionales, la Consejería de Igualdad y Políticas sociales ha recibido una mayor número de solicitudes de familias sevillanas en relación a las adopciones internacionales. Sólo en los últimos cuatro años, las peticiones han oscilado de las 72 en 2014, 2015 (85), 2016 (67) y 2017 (89). El año pasado se constituyeron 16 adopciones nacionales en Sevilla, diez más que las internacionales.

El tiempo de espera en adopción nacional en Andalucía es de unos seis años aproximadamente, desde que la familia solicita hasta que se realiza la asignación, si llega el caso, para menores de hasta tres años sin necesidades especiales. Estos tiempos se acortan considerablemente si la familia solicita menores con algún tipo de necesidad especial, ya que mas del 50 por ciento de los menores que se proponen para adopción presentan algún tipo de necesidad especial: son mayores de siete años, grupos de hermanos que, en muchos casos, alguno de ellos tiene más edad, menores con discapacidad o con enfermedades crónicas, con antecedentes hereditarios de riesgo, portadores de anticuerpos de VIH o VHC, etc.

Más acogimientos

En los últimos tres años el número de acogimiento familiar ha crecido en Sevilla de los 558 en 2015 a los 592 del año pasado. Para que un niño pueda ser acogido por una familia, la Administración, como responsable de los menores, tiene la obligación y la responsabilidad de conocer a las familias solicitantes de acogimiento.

Los menores del sistema de protección han sido objeto de abandono, negligencia, malos tratos o cualquier otra circunstancia dolorosa o traumática. Los acogimientos pueden ser de urgencia, temporal, permanente o profesionalizado.