El corte en la avenida de Bueno Monreal produjo atascos de tráfico en las inmediaciones de la avenida de la Palmera. GOGO LOBATO
El corte en la avenida de Bueno Monreal produjo atascos de tráfico en las inmediaciones de la avenida de la Palmera. GOGO LOBATO

El agua, las obras y los taxis se unieron para colapsar Sevilla y sus accesos

La peatonalización de la avenida Isabel la Católica, el corte de Bueno Monreal, la manifestación de los taxistas y la lluvia se sumaron ayer a las obras que por doquier se suceden en la ciudad para

AMALIA F. LÉRIDA. SEVILLA
Actualizado:

La peatonalización de la avenida Isabel la Católica, el corte de Bueno Monreal, la manifestación de los taxistas y la lluvia se sumaron ayer a las obras que por doquier se suceden en la ciudad para colapsar totalmente el tráfico en la capital y sus accesos desde primera hora de la mañana.

Para colmo, la Policía decidió efectuar controles de alcoholemia a media tarde en el Patrocinio, a la salida de la A-49, con lo que le desconcierto fue total.

Movilidad

La falta de movilidad de los ciudadanos se reflejó en los vagones del AVE que usualmente van llenos y que ayer circulaban con no pocos asientos vacíos, en los aviones, y en los centros de salud donde las consultas que podían esperar fueron pospuestas por los propios usuarios para otro día.

La estampa de los turistas en las puertas de los hoteles con sus maletas esperando el taxi que no iba a llegar, bajo la visera de Santa Justa o en el aeropuerto tampoco se quedan atrás, como las sirenas de las ambulancias intentando sortear obstáculos, los semáforos que se quedaban sin color, la colas en las paradas de los autobuses de Tussam o en el tranvía que tuvo que detenerse por espacio de una hora para dar paso por la Puerta de Jerez a la manifestación de los taxistas.

El día amaneció lluvioso y con las endémicas congestiones que ya se soportan y que, a medida que iba pasando la jornada se multiplicaban por dos, por seis y por nueve.

La autovía de Coria A-8058, el Puente del Alamillo, la A-376, la A-92, la A-4 o el Puente del Centenario en sus dos sentidos fueron algunas de las principales vía paralizadas con retenciones de hasta 4 kilómetros. Eso en los accesos. En el interior, y a medida que iban saliendo de Santa Justa los más de 1.500 taxistas con sus coches camino del Ayuntamiento, el desconcierto aumentaban por las vías aledañas al recorrido que siguió por Pablo Iglesias, José Antonio Cavestany, Luis Montoto, Puerta de Carmona, Menéndez y Pelayo, avenida de María Luisa, Juan de Austria, Paseo de Colón, Reyes Católicos, Zaragoza y Plaza Nueva.

Ronda Histórica

El retorno, sobre las dos de la tarde, lo hicieron por Marqués de Parada, Torneo, Resolana, y Ronda Histórica hasta esquina con José Laguillo para ir hacia San Justa. Ese itinerario provocó desviaciones de tráfico y embotellamientos en casi todas las calles de la ciudad agravados por las vallas de las obras, los coches averiados en plena calzada y algún que otro autobús de Tussam en la avenida de la Borbolla.

Además, la restricción al tráfico privado por la Avenida de Isabel la Católica tras el inicio ayer de las obras de peatonalización sumó otro flujo de vehículos a las calles colaterales que ya estaban repletas.

Por la tarde, lejos de amainar el temporal y las retenciones la situación se agravó. El corte de Bueno Monreal para dar paso a las obras del túnel subterráneo iba a iniciarse a la una de la madrugada de ayer para no molestar a los ciudadanos pero la tromba de agua que caía sobre Sevilla lo impidió, según dijeron técnicos del área municipal de Movilidad. Así que la decisión se pospuso para las cuatro de la tarde que en realidad fueron las cinco. En ese momento se cortaron los carriles en ambos sentidos de Bueno Monreal que discurren entre la avenida de la Raza y Tabladilla, dejando libres las transversales, Manuel Siurot y avenida de la Palmera.

Técnicos, obreros y policías se afanaban en ordenar el tráfico, los semáforos y la señalización porque a partir de ayer y durante un año, cambiará por completo el sentido de la circulación en las inmediaciones. Los coches que salgan del puente de Las Delicias desde Los Remedios se desviarán por la avenida de la Raza, Páez de Rivera y Cardenal Ilundáin o avenida de La Palmera. Los que quieran llegar al puente en sentido opuestao deberán entrar por Tabladilla, Cardenal Ilundáin y Paez de Rivera hasta alcanzar la avenida de La Raza. Un avance de lo que está por llegar se vivió ayer en esas calles, en la Avenida de la Palmera y en la de Eritaña que nada más cortarse Bueno Monreal eran verdaderos enjambres de coches en los que los vehículos apenas podían avanzar unos metros entre paso de semáforo y semáforo, y el agua que caía sin piedad.

A todo ello hay que añadir la puesta en marcha del plan de tráfico de Navidad que tiene blindado el centro a los transportes privados, el cambio de sentido en varias calles de Triana y, para colmo, un control de alcoholemia que la Policía Local estaba realizando en la tarde de ayer a los conductores de autobuses en el Patrocinio y que provocó más problemas circulatorios en una jornada caótica.