El alcalde destaca que los ciudadanos «respaldaban al Ayuntamiento» en la huelga
Monteseirín, contento, brinda durante la recepción de Urbanismo de ayer en la caseta municipal. RAÚL DOBLADO

El alcalde destaca que los ciudadanos «respaldaban al Ayuntamiento» en la huelga

EDUARDO BARBA. SEVILLA
Actualizado:

Los rescoldos del conflicto con los autobuses urbanos de Sevilla, Tussam, están más calientes a estas alturas en el ámbito político que en el estrictamente laboral, donde los sindicatos suspendieron el martes por la noche la huelga prevista para esta semana de feria tras el acuerdo alcanzado no con el Ayuntamiento —que controla la empresa y se mantuvo firme en la negociación y no accedía a las peticiones de los representantes sindicales— sino con la dirección del PSOE andaluz, que «medió» en el conflicto con una injerencia realmente sorprendente.

Esta intervención del PSOE-A, que suplantó al Ayuntamiento, provocó la dimisión «por dignidad» del vicepresidente de la compañía, Guillermo Gutiérrez, quien consideró que el partido había «cometido un error de bulto» que «pagará en los próximos años» por «enseñar a los sindicatos el camino para negociar en plena huelga». Gutiérrez se despidió por carta del cargo pidiendo disculpas a los sevillanos y, a la vez, lanzando una crítica a su partido por no «saber aguantar los pitos e insultos» de los huelguistas. Del asunto no había hablado hasta ahora el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, que ayer fue parco en palabras al ser preguntado por el tema pero que envió un mensaje entre líneas muy parecido al del dimitido Gutiérrez: un agradecimiento a los ciudadanos por su «comprensión» con la postura municipal bajo el que subyace una crítica a la actuación del PSOE.

De este modo, Monteseirín dijo a los periodistas que prefería «no entrar en otras valoraciones políticas» ni tampoco en la «mediación» por parte de la cúpula provincial y regional de su partido, aunque sí aprovechó para «agradecer el comportamiento de los sevillanos» durante los dos días de huelga convocada por los trabajadores de la empresa municipal de transportes. Subrayó el regidor que «los conflictos laborales en los días previos a la feria son ya un clásico de esta ciudad, cuando no es una empresa es otra, es siempre consustancial y por eso en esta feria no es algo especial un conflicto como el que ha habido».

«Lo importante es que los ciudadanos se han portado muy bien y han aguantado las incomodidades enormes que tiene un 50 por ciento de reducción en un transporte público principal como es el autobús», señaló Monteseirín, que insistió en su deseo de no realizar más valoraciones ni referirse al papel que jugó el PSOE-A y su secretaria de Organización, Susana Díaz. Se limitó a señalar el alcalde que desde el Ayuntamiento «lo único» que se está haciendo «cuando mantenemos el respeto a las relaciones externas de carácter laboral entre la empresa y los sindicatos es defender los derechos de los ciudadanos, que son los que de verdad importan». Ese alineamiento con los ciudadanos por «haber entendido bien la postura del Ayuntamiento» resulta llamativo por lo que hace ver con respecto a la actuación del PSOE.