Presentación del plan de rehabilitación del patrimonio por parte del Ayuntamiento el pasado mes de julio
Presentación del plan de rehabilitación del patrimonio por parte del Ayuntamiento el pasado mes de julio - Raúl Doblado

Los alcaldes de América Latina se reunirán en Sevilla para hablar de patrimonio

Fibes acogerá del 16 al 18 de septiembre el IV Foro Iberoamericano, en el que se debatirá sobre la gestión patrimonial a partir del modelo sevillano

Alberto García Reyes
SevillaActualizado:

La gestión del patrimonio de Sevilla por parte de las administraciones y de los propietarios privados de los edificios declarados Bien de Interés Cultural en la ciudad ha llamado la atención del Inter-American Development Bank, una entidad que bajo las siglas BID organiza anualmente un foro de alcaldes de las grandes ciudades iberoamericanas para debatir sobre modelos locales de gestión en diferentes ámbitos. El trabajo realizado en Sevilla para la rehabilitación, conservación y uso con fines turísticos de su patrimonio, no sólo el protegido por la Unesco, servirá de ejemplo para el IV Foro Iberoamericano de Alcaldes, que el BID ha decidido organizar en Fibes desde el 16 al 18 de septiembre próximos, una cita que reunirá en la capital andaluza a los primeros regidores de las principales ciudades sudamericanas y en la que diferentes agentes sevillanos explicarán los procesos de restauración de monumentos y edificios singulares que se están llevando a cabo actualmente gracias a la captación de fondos europeos y a la colaboración público-privada.

Este foro se organiza un año fuera y otro dentro de América, ya que lo que busca esta organización es tomar referencias en ciudades punteras en el resto del mundo. En este caso, el encuentro se denominará «Patrimonio vivo» y la organización ha decidido celebrarlo en Sevilla después de que una delegación local encabezada por el alcalde, Juan Espadas, haya participado en los dos foros anteriores, el año pasado en la ciudad argentina de Mendoza y en 2017 en Washington.

En esta edición, el congreso se centrará en «la preservación y valorización del patrimonio cultural y natural» como «un activo para el desarrollo de la región», según se indica en el programa oficial, al que ha tenido acceso este periódico. «¿Cómo identificar soluciones comunes a los problemas más urgentes del patrimonio y que contribuyan al desarrollo sostenible, inclusivo y resiliente de las ciudades?», se preguntan los organizadores, que explican que este foro «busca generar un espacio para el intercambio de experiencias y estimular el debate en torno a la conservación y puesta en valor del patrimonio en las ciudades de América Latina, el Caribe, y la península ibérica». Por esta razón, el BID ha dado prioridad en esta ocasión a «alcaldes de ciudades reconocidas por su patrimonio tangible e intangible», que «discutirán junto a expertos internacionales experiencias de vanguardia en la revitalización del acervo cultural urbano». Esta cumbre está organizada exactamente por la División de Vivienda y Desarrollo Urbano del Banco Interamericano de Desarrollo en colaboración con el Ayuntamiento de Sevilla y se enmarca en las actividades del Programa Patrimonio Vivo, que cuenta con el apoyo del Gobierno de España y la Red de Ciudades del BID.

Esta red de ciudades es una «plataforma de conocimiento, relacionamiento y soluciones a nivel municipal que tiene como fin socializar el conocimiento, las lecciones aprendidas y las buenas prácticas en sostenibilidad ambiental, económica y social de más de 160 ciudades de América Latina y el Caribe». A ella están adscritas urbes como La Paz, Monterrey, Guadalajara, Querétaro, México D.F., Managua, Tegucigalpa, El Salvador, San José de Costa Rica, Panamá, Barranquilla, Bogotá, Medellín, Caracas, Guayaquil, Quito, Brasilia, Recife, Natal, Río de Janeiro, Sao Paulo, Asunción, Buenos Aires, Montevideo o Santiago de Chile, entre otras muchas.

Catálogo de edificios de Sevilla

Durante el foro, el Ayuntamiento expondrá al resto de participantes su actual programa de impulso al patrimonio, que se ha reforzado con la creación de un área específica que dirigirá el anterior gerente de Urbanismo, Ignacio Pozuelo, y que está trabajando sobre el documento que elaboró el gobierno durante el mandato anterior, un catálogo de 30 espacios singulares que están sin uso y para los que se están buscando soluciones. Algunos ejemplos son la Estación de Cádiz, que ahora acoge el mercado de abastos de la zona y un gimnasio gracias a la cesión por concurso a la empresa Enjoy, que se ha hecho cargo de la rehabilitación; o el convento de Santa Clara, cuya iglesia restaurará el Arzobispado, mientras que el resto del edificio se recuperará a través de un proyecto cofinanciado con el 1,5% Cultural del Ministerio de Fomento. Siguiendo estos dos modelos hay otros muchos casos, como el monasterio de San Jerónimo, la Fábrica de Artillería, San Hermenegildo, San Laureano, Fábrica de Vidrios, la muralla de la Macarena, el Pabellón Real, la casa de la calle Fabiola —que se ha convertido en Museo Bellver—, las Naves de Renfe, las antiguas instalaciones de la Cruzcampo...

La política patrimonial ha tenido una importante reactivación en Sevilla en los últimos años y ha pasado de tener un presupuesto de tres millones de euros para rehabilitaciones a 9,6 millones en el último mandato. Es decir, la inversión se ha triplicado, sobre todo en 2018, que ha sido el año de mayor apuesta gracias a la solicitud de fondos europeos y del 1,5 por ciento cultural, que el Ayuntamiento ha solicitado para multitud de inmuebles. Además, se subió el precio de las entradas del Alcázar para financiar en parte otras rehabilitaciones, aunque este asunto ha generado bastante polémica porque la oposición ha denunciado que no se está haciendo un seguimiento de estas inversiones. Desde Europa se han aprobado proyectos como el Programa Operativa de Cooperación Transfronteriza España y Portugal para el Centro Cultural Magallanes en Artillería (20 millones de euros), a lo que hay que sumar la subvención del 1,5% cultural para la Torre de don Fadrique y la muralla de la Macarena.

A lo largo de este ejercicio está prevista la actuación en diferentes fases de en la citada Torre de don Fadrique con una inversión de 1.242.261,65 euros; el Patio de Banderas «223.718,62 euros); la Fábrica de Artillería (1.577.676,88 euros sin contar la financiación para el proyecto Magallanes); la muralla de la Macarena (920.172,21 euros); el Casino de la Exposición y Lope de Vega (700.000 euros); San Hermenegildo (36.251,60 euros); el Pabellón de la Ranilla (1.542.310,91 euros); y la Hacienda Miraflores (1,2 millones).

Estas serán algunas de las cartas que Sevilla presentará a los alcaldes sudamericanos para «vender» su modelo de gestión patrimonial del 16 al 18 de septiembre en Fibes. Porque para los países iberoamericanos, Sevilla es la gran joya histórica de sus orígenes.