El Ayuntamiento de Sevilla está negociando con la Junta para comprar la casa número 8 - Vanessa Gómez VIDEO: A. PERIÁÑEZ
Sevilla

El Alcázar ampliará su protección patrimonial tras el hallazgo de Al-Mutamid

El Ayuntamiento solicitará a la Junta el blindaje de las casas del Patio de Banderas, donde se ha descubierto el palacio, para evitar su uso residencial

SevillaActualizado:

Las casas del Patio de Banderas no volverán a ser viviendas. Ese es el objetivo que se ha marcado el Ayuntamiento después del hallazgo en la casa número 8 del palacio de Al-Mutamid, unos restos que sitúan el origen del Alcázar de Sevilla un siglo antes de lo hasta ahora convenido. El descubrimiento del equipo de arqueólogos dirigido por Miguel Ángel Tabales es de tal magnitud que el delegado de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz, se ha puesto a trabajar de manera inmediata en su protección patrimonial y, según ha podido saber este periódico, en los últimos días ha mantenido varias conversaciones con los responsables de la Junta de Andalucía para estudiar las fórmulas legales necesarias para blindar esos edificios y poder continuar con las excavaciones hasta sacar a la luz todos los restos que aún están por descubrir.

La primera medida oficial que promoverá el gobierno socialista de la ciudad será una moción en el próximo Pleno para fijar la posición de toda la Corporación en la conservación de este hallazgo. El PSOE está convencido de que habrá unanimidad por parte de todos los partidos para hacer frente común en la defensa de ese espacio y su uso cultural a partir de ahora, un consenso que le permitirá reclamar todas las medidas necesarias a las administraciones superiores con mayor fortaleza. Porque el alcalde, Juan Espadas, y Antonio Muñoz ya han tomado una determinación contundente: harán todo lo que esté al alcance del Ayuntamiento para que las casas del Patio de Banderas dejen de ser inmuebles residenciales y se incorporen al monumento, independientemente de la propiedad de las mismas, que ahora mismo corresponde a Patrimonio del Estado. El gobierno municipal no discute este extremo, pero quiere negociar una fórmula con Patrimonio, dependiente del Ministerio de Hacienda que ahora dirige María Jesús Montero, para consolidar la protección de la zona en la que se han producido los hallazgos.

Restos del palacio de Al-Mutamid hallados en la casa número 8 del Patio de Banderas
Restos del palacio de Al-Mutamid hallados en la casa número 8 del Patio de Banderas - ABC

Las vías para lograrlo, según la ley vigente, son exactamente tres. Por un lado, el Ayuntamiento puede solicitar a la Junta de Andalucía que amplíe la delimitación del espacio declarado Bien de Interés Cultural para que, además del Alcázar, también tengan esta consideración las citadas casas del Patio de Banderas, que en estos momentos no cuentan con esta declaración porque cuando se produjo no se conocían los restos arqueológicos que ocultaban esas edificaciones. Ahora, sin embargo, ya se sabe que ahí está el origen cierto del Alcázar, su palacio más antiguo, una residencia del siglo XI edificada por Almutamid o por su padre, Almutadid, durante el esplendor del reino taifa de los abadíes en Sevilla.

Una segunda posibilidad consiste en ampliar la protección patrimonial que actualmente tienen las casas. En estos momentos, estas viviendas tienen un nivel de conservación de grado C, por lo que están permitidas muchas obras de tipo residencial en ellas. Si se consigue ampliar la protección al grado A se limitarán mucho las actuaciones y se blindará su uso como vivienda.

Por último, otra opción que maneja el Ayuntamiento es cambiar la calificación del suelo, que actualmente es residencial, para convertirlo en infraestructura cultural, lo que anularía cualquier posibilidad de que vuelvan a usarse como viviendas. De esta manera, la intención de Patrimonio del Estado de vender estas casas quedaría restringida porque los compradores sólo podrían promover en ella usos culturales tales como museos, salas de exposiciones o centros de interpretación privados.

Mientras tanto, el Ayuntamiento también ha intensificado sus negociaciones con el Ministerio de Hacienda para comprar la casa número 8, donde se ha realizado la excavación que ha hecho aflorar una parte perfectamente conservada del palacio de Al-Mutamid. Su propuesta es una compra directa, como hizo por ejemplo con la casa natal de Luis Cernuda, o bien una adquisición a cambio de un suelo municipal de interés para el Estado por el mismo valor de tasación de la casa. Pero esta medida sólo evitaría que se vendiera para uso residencial ese inmueble. El resto de las viviendas del Patio de Banderas, en las que se puede seguir excavando para recuperar la totalidad del palacio del rey poeta, seguirían su proceso de venta. Por esa razón, tras varias conversaciones mantenidas con especialistas durante la última semana a raíz de la confirmación del hallazgo con la prueba del carbono 14, el gobierno municipal ha decidido ponerse al frente de la defensa de ese espacio. Para garantizar un futuro que respeta escrupulosamente el pasado más esplendoroso de Sevilla.