Aníbal Ollero en la Escuela de Ingenieros de Sevilla
Aníbal Ollero en la Escuela de Ingenieros de Sevilla - Ubdda
Ingeniero Industrial y Premio Rei Jaume I

Aníbal Ollero: «Los drones serán como pájaros y podrán volar horas»

Este catedrático recibe este prestigioso premio por sus investigaciones en la ETSI y ya prepara una nueva generación de robótica aérea

SevillaActualizado:

Es ingeniero industrial de la ETSI de Sevilla. Un sevillano catedrático de Ingeniería de Sistemas y Automática, que pertenece al grupo de investigación de Robótica de la US y acaba de recibir el premio Rei Jaume I en Nuevas Tecnologías por su capacidad para combinar la excelencia en investigación con la transferencia de tecnología. Es el último y más prestigioso de los 22 galardones que tiene.

Es el más prestigioso de sus premios, pero ¿Qué premian exactamente

—Hacer compatible la excelencia científica con la transferencia de tecnología de las empresas. Llevar los resultados reconocidos internacionalmente en investigación a las empresas.

¿Eso en qué consiste

—Hemos transferido tecnologías a muchas empresas y algunas se han convertido en productos. Tenemos seis contratos con empresas sobre la aplicación de la robótica aérea a la inspección y el mantenimiento. Por ejemplo petroquímicas, eléctricas, empresas de suministro de agua o de generación de energía como plantas solares.

¿Los drones son el futuro?

Los drones ya no son el futuro sino el presente. Yo empecé a trabajar en robótica aérea al principio de los noventa en Estados Unidos y llevamos más de veinte años.

Viaja constantemente. ¿Para investigar es necesario moverse?

—Viajo constantemente. Esta semana he ido a Zurich, hace días a Canadá y la próxima semana voy a Atlanta. Si porque la mayor parte de nuestra financiación viene de proyectos europeos.

¿Europa es la que más aporta?

—Tenemos 12 proyectos europeos y dos españoles. Y tengo mucho contactos con otros centros de investigación, universidades y empresas.

¿Son proyectos internacionales?

—Soy un europeísta convencido. Las investigaciones no son sólo locales. sino que desarrollamos proyectos con otros países. Ya que es la Comisión Europea la principal fuente de financiación.

¿En España se invierte poco en investigación?

—El porcentaje del PIB que se invierte en investigación en España es bajo. Es menor que la media Europa. También es que realmente en algunos temas, como robótica aérea el equipo nuestro estamos considerados líderes.

¿Es sólo cuestión de dinero?

—No sólo es cuestión de dinero sino de prioridades.

¿Esa falta de inversión en investigación provoca que los ingenieros egresados de Sevilla se marchen?

—No sólo se van por eso.Se van buscando mejores oportunidades en general. Pero deberían poder elegir entre trabajar aquí o marcharse. Porque es bueno que haya gente que complete su formación fuera porque eso genera valores añadidos. Lo ideal es que se pueda elegir entre trabajar aquí y trabajar fuera.

Se dice que la Escuela de Ingenieros es un referente. ¿Es para tanto?

—En general está bien situada desde el punto de vista comparativo.Pero no hay que hablar sólo de España sino a nivel internacional.

En los rankings internacionales es más difícil destacar.

Eso es difícil. Pero en general en robótica es el más fuerte de España y es líder mundial. La Comisión Europea lo sabe. Sólo en el equipo de robótica de la Universidad hay más de 75 personas y en el CATEC son cien.

¿Que tienen otras universidades internacionales que falta en Sevilla?

Tradición, mentalidad y posicionamiento internacional. Eso hace que todos quieran ir.

¿Los jóvenes ingenieros a los que da clases quieren investigar?

—Los hay que quieren investigar y otros trabajar en una empresa. Pero para poder investigar tiene que haber más puestos de investigación.

¿Cual es su proyecto futuro?

Una nueva generación de robot aéreo que vuele más tiempo. Los tradicionales vuelan decenas de minutos. Pretendemos que sean como pájaros, bioinspirados y vuelen horas, «ornitópteros». Que puedan interaccionar con las personas. Que puedan posarse en una persona.

¿El futuro es que pidamos una pizza y la traiga un dron?

—Sí, pero eso lo hacen ya.La diferencia es que no tengan motores que hagan daño y puedan estar cerca de las personas. Ya hemos creado algunos que hacen tareas de contacto y manipulación y son capaces de detectar una grieta en una pared.Ahora lo hacen trabajadores pero lo harán drones.