Edificio de la Gavidia, en pleno Centro Histórico - JUAN FLORES
MODIFICACIÓN DEL PGOU

La antigua comisaría de la Gavidia podrá acoger oficinas, pequeños comercios o un hotel

Patrimonio admite que el inmueble, afectado por el amianto, pueda tener usos terciarios pero no una gran superficie comercial

SevillaActualizado:

La Comisión Provincial de Patrimonio ha dado este miércoles el visto bueno al cambio de usos de la antigua comisaría de la Gavidia, que podrá albergar usos terciarios, lo que incluye la posibilidad de destinar el inmueble a hotel, oficinas, pequeños y medianos comercios o cines, quedando descartada la posibilidad de una gran superficie comercial.

La citada comisión -integrada por funcionarios, arquitectos, arqueólogos, Urbanismo de Sevilla, empresarios, expertos en Patrimonio Histórico y conservadores de bienes muebles- ha informado favorablemente dentro del trámite de Evaluación Ambiental Estratégica, «pues se considera que el uso de servicios terciarios del inmueble convive con el residencial y el dotacional sin generar tensiones estructurales».

El inmueble, que data de 1962 y está afectado por el amianto que se usó en su construcción, se localiza en pleno centro neurálgico de Sevilla y después de funcionar durante décadas como comisaría de la Policía Nacional, fue cerrado en 2003 y después cedido al Ayuntamiento de Sevilla.

El visto bueno de la delegación de Patrimonio facilita la modificación del PGOU para que el edificio pueda tener usos terciarios, lo que abre la puerta a pequeños y medianos comercios, oficinas o espacios de empleo y emprendimiento, hoteles, salas recreativas y espectáculos (cines), un aparcamiento, equipamientos (deportivo) y servicios públicos, según fuentes municipales.

Para el uso de una gran superficie comercial sería necesario el informe favorable de la Dirección General de Bienes Culturales y Museos, así como de la Dirección General de Comercio de la Junta. Por esa razón, se admiten usos terciarios pero se elimina el uso de gran superficie comercial superior a 1.750 metros cuarados, prohibida en el ámbito del Conjunto Histórico.

El edificio de la Gavidia no sólo está protegido urbanísticamente por el PGOU, con un grado C, sino también por la Ley de Patrimonio Andaluz de 2007, ya que fue incluido como bien de catalogación general. El edificio está incluido en el catálogo DocoMomo Ibérico de edificios del Movimiento Moderno en Sevilla.

Venta del edificio

El Consistorio ha intentado varias veces sin éxito vender el inmueble. En el pasado mandato, el entonces gobierno local del PP promovió una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para reclasificar el edificio de suelo de interés público y social (SPIS) a suelo de gran superficie comercial, pero el Gobierno de Juan Espadas paralizó esa modificación para decidir qué uso daba al edificio.

En su día, Primark se planteó abrir su primera tienda en Sevilla en ese enclave, pero las dilaciones administrativas le hicieron desistir del proyecto. Con posterioridad, el Ayuntamiento abrió un plazo de recepción de propuestas y recibió proyecto para destinar el edificio a hotel, un espacio de salud y deporte, un centro de investigación y emprendimiento universitario, un espacio socio cultural o un enclave dedicado a la memoria histórica.

El Ayuntamiento también descartó el proyecto de teatro y salas de cine presentado por Al Andalus, Cada Films y FMA Arquitectos, que incluía tiendas. Además, hasta empresas -la cadena Barceló, el fondo de inversión internacional Activum y Milenium- han presentado proyectos para usar la Gavidia. El PP prevé que su venta podría generar al Ayuntamiento 10 millones de euros.

Recientemente, la antigua comisaría de la Gavida fue declarado como Lugar de Memoria Democrática a cuenta de su papel durante los años de la dictadura franquista, otro de los argumentos que esgrimen quienes reclaman que la antigua comisaría sea destinada a usos públicos.

El acuerdo alcanzado entre el Gobierno local del PSOE y el grupo popular del Ayuntamiento para que los populares se abstuviesen en la votación del proyecto presupuestario de 2018 incluía el compromiso de promover una nueva recalificación del edificio, para que el mismo admita usos terciarios y ofrecer de nuevo el inmueble al sector privado.

Contrato público-privado

La operación contempla ofertar a un inversor el aprovechamiento de este edificio, a cambio de que costee la restauración del antiguo convento de San Hermenegildo para su uso como espacio sociocultural y la reurbanización de la plaza que separa a ambos enclaves. Para acoger esos usos, es necesario una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana para que pueda acoger usos terciarios, para lo cual era necesario el visto bueno de la delegació provincial de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Para sacar adelante el proyecto, el Ayuntamiento prepara ya el pliego de condiciones para un contrato de colaboración público privada. Además, queda un fleco pendiente para que la Gavidia sea netamente pública: que se cumpla el acuerdo Estado- Ayuntamiento de 2005. El Ayuntamiento acordó pagar 9,9 millones de euros y entregar cuatro terrenos para construir comisarías. Queda aún por entregar un solar en Nervión, que posiblmente será en los terrenos de la antigua fábrica de Cruzcampo, para lo cual se están

Reconocimiento Docomomo

A pesar de su mal estado, el edificio está protegido porque se le considera exponente del movimiento moderno de la arquitectura. El Instituto de Patrimonio Histórico de Andalucía (IAPH) describe este edificio obra del arquitecto Ramón Montserrat Ballesté y construido entre 1961 y 1962, como «ejemplo destacado de la apertura de la arquitectura española a corrientes llegadas desde Europa Occidental y los Estados Unidos», así como «un hito en la introducción de la arquitectura del movimiento moderno en el centro histórico» de Sevilla.

Es más, la ficha elaborada por el IAPH respecto a este inmueble recuerda que el mismo figura en «prestigiosos registros y estudios en materia de patrimonio contemporáneo a nivel andaluz, español y mundial».

Este miércoles, 10 de octubre, dentro de la Semana de la Arquitectura, se colocarán tres placas Docomomo en el edificio de la Gavidia como reconocimiento a la arquitectura del movimiento moderno.