Sevilla

La antigua Cruzcampo será un nuevo barrio con 2.000 viviendas

Urbanismo aprobó ayer el plan y ha reservado también una parcela de 9.500 metros para la ampliación del centro comercial Los Arcos

SevillaActualizado:

El centro comercial Los Arcos tendrá capacidad para crecer en casi 9.500 metros cuadrados una vez finalizados los trabajos de urbanización de la gran bolsa de suelo de Cruzcampo. El Consejo de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla admitió ayer a trámite el proyecto para todo este entorno, donde se levantarán más de dos mil viviendas, con los consiguientes equipamientos públicos y un parque de 70.000 metros cuadrados que será el auténtico pulmón verde de la zona. El diseño, al que ha tenido acceso ABC, contempla dotaciones deportivas, de ocio y servicio y una «gran superficie minorista» que es la consideración que se le ha dado a la parcela anexa al complejo de tiendas.

Este espacio tiene una capacidad de edificación de 20.573 metros cuadrados repartidos en tres plantas sobre rasante y ático, manteniendo la misma altura que el resto del conjunto de edificaciones vinculadas al recinto comercial. El proyecto de urbanización corresponde a los suelos de Abengoa con los que se completa esta transformación del distrito, la más ambiciosa desde que se levantaron los característicos bloques del polígono San Pablo en la década de los sesenta. La actuación se tramita en conjunto con la del resto del suelo y su ordenación se ha hecho dando prioridad a las viviendas que levantarán promotoras como Neinor o Metrovacesa, que tienen varias parcelas en sus carteras.

La actuación permitirá integrar los distintos barrios del Polígono San Pablo

Según recoge el proyecto de urbanización, la distribución permitirá unir la avenida de Montesierra y la ronda del Tamarguillo con la avenida del Greco, posibilitando una nueva conexión entre el este y el norte de la ciudad. También integrará los distintos barrios dentro del Polígono San Pablo, dando respuesta a una reivindicación histórica de los vecinos. La gran puerta de entrada al nuevo núcleo residencial serán las instalaciones de Heineken, donde la compañía desarrolla su proyecto expositivo vinculado a la cerveza. También allí se instalará la Fundación Cruzcampo y la Escuela de Hostelería.

Justo a la espalda se situarán las promociones de pisos que serán de distinto tipo y diseño y contarán con equipamientos educativos y culturales en las inmediaciones, tal como se refleja en la recreación que acompaña a esta información. Las pistas deportivas que darán servicio a los vecinos se localizarán a la espalda de Los Arcos ocuparán una superficie de 4.821 metros cuadrados. En el mismo entorno se reservan 1.303 metros cuadrados de suelo terciario para oficinas, tiendas y hasta hoteles que poblarán el erial que es hoy este solar. Sólo unas instalaciones tienen actividad en esta manzana, las que ocupa actualmente Mercadona, que espera trasladarse a los locales del centro comercial cuando terminen las obras de modernización.

El actual propietario de Los Arcos tiene ante sí la oportunidad de duplicar el espacio, una operación que ya intentó hace una década el dueño anterior, la sociedad Unibail-Rodamco, pero que no pudo llevar a cabo por el bloqueo de estos terrenos, que se vieron inmersos en procesos concursales y expropiaciones, como señalan a ABC fuentes del sector inmobiliario. Aclaran que «si se hubiera encontrado la situación actual, puede que las cosas fuesen distintas, pues el complejo no se ajustaba al modelo de negocio». Ese fue el principal motivo por el que se desprendió de este activo hace un año. Actualmente se encuentra en manos de la socimi Castellana Properties, que tiene la intención de renovar las instalaciones, como confirman a ABC fuentes de esta sociedad empresarial. No obstante, señalan que la ampliación de las mismas «no está, de momento, encima de la mesa». Eso sí, no renuncian a ello y quizá en un futuro adopten esa decisión.