Los empleados de Primark amenizan la apertura de la tienda - Raúl Doblado / Vídeo: Antonio Periáñez

La apertura de Primark en Torre Sevilla, una fiesta donde participaron cientos de sevillanos

Gritos y saltos aderezados con música a todo volumen y globos y el reparto de abanicos y paraguas, en la inauguración de la primera tienda de la firma irlandesa low cost

M. J. Lora
Actualizado:

Una gran expectación rodeaba a la apertura de la primera tienda Primark en Sevilla desde hace meses. Así ha sido y no ha defraudado. El centro comercial y de ocio Torre Sevilla daba el pistoletazo de salida a las 10 horas de la mañana de este miércoles y desde varias horas antes, un grupo de personas ya hacía cola en la puerta de la tienda de la multinacional irlandesa low cost.

Conforme se iba acercando la hora de apertura, eran cientos los sevillanos que se acercaban hasta la puerta de Primark, sin duda, una de las tiendas más esperadas en la ciudad, al ser la primera. Un poco antes del horario previsto, abrió sus puertas y como si fuera el primer día de rebajas, un gran tumulto corrió a toda prisa para acceder a la tienda, aderezado con música a todo volumen y globos corporativos de la firma en color azul.

Colas para acceder al nuevo Primark en Sevilla
Colas para acceder al nuevo Primark en Sevilla - Foto: Raúl Doblado

Saltos, gritos y hasta bailes se vivieron en esos instantes cuando los primeros de la cola pudieron al fin acceder a la tienda. Incluso el alcalde de la ciudad, Juan Espadas, pudo ver in situ todo el despliegue que la compañía irlandesa había preparado para el acto de inauguración, tras cortar la cinta. Los empleados, además, se encargaban de animar el ambiente y prestar ayuda a los que la necesitaran.

Sin embargo, el aforo permitido se superó rápidamente, dando paso a unas colas kilométricas en varias plantas, tras superarse el máximo permitido, algo que la organización controló en todo momento dejando pasar a los clientes mientras otros iban abandonando la tienda. Una fiesta por todo lo alto en Sevilla que no ha dejado indiferente a los sevillanos y cuya respuesta ha sido apabullante.