Transeúntes cruzan la plaza de la Encarnación alfombrada de nieve
Transeúntes cruzan la plaza de la Encarnación alfombrada de nieve - ABC
Archivo Gráfico ABC

La insólita nevada que vivó Sevilla en 1954

Recordamos en nuestro Instagram esta imagen histórica de Sevilla rescatada de la hemeroteca de ABC

SevillaActualizado:

La información del tiempo ha puesto en alerta a muchos sevillanos. Una ola de frío ha cruzado la península y las bajas temperaturas han nos han hecho tiritar esta semana. Los días han comenzado con los termómetros marcando entre 1 y 3 grados, algo a lo que no estamos acostumbrados. Y menos a la escena que casi se ha hecho cotidiana todas las mañanas: dueños de los coches rascando los cristales para eliminar la capa de hielo. Nos echamos las manos a la cabeza y la bufanda al cuello, pero esta semana en nuestro serial #ArchivoABCsev en Instagram recordamos un año en el que la cosa se puso mucho más seria: en febrero de 1954.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de ABC de Sevilla (@abcdesevilla) el

Hace 65 años Sevilla vivió algo insólito. Un anticiclón desviado desde el norte de Europa trajo al sur la nieve y la ciudad fue cubierta de blanco por completo. Quienes lo vivieron, ahora nuestros padres o abuelos, contaban cómo este aire siberiano llevó a Sevilla a mínimas de 2 bajo cero, que junto a la lluvia trajo la nieve: «era una cosa extraña que en la vida habíamos visto y no hemos vuelto a ver. Desde las azoteas se veían todos los tejados blancos. Fue espectacular». Según datos de la Agencia Estatal de Meteorología, ese día cayeron en Tablada 25 milímetros en forma de lluvia y nieve, que cuajó y permaneció durante la jornada siguiente.

El miércoles 3 de febrero Sevilla amanecía como vemos en esta imagen de la Plaza de la Encarnación junto a la Iglesia de la Anunciación, con un manto blanco. Los tejados se tiñeron de blanco, hubo árboles con las ramas tronchadas por el peso de la nieve y el agua de las fuentes se congeló. Los transeúntes de nuestra foto se apresuran encogidos a realizar sus tareas diarias, seguramente, sorprendidos en cada rincón por la bellísima estampa invernal.