Interior de las naves de San Jerónimo - Emvisesa

Arrancan los trabajos de rehabilitación de las antiguas naves de Renfe de San Jerónimo de Sevilla

Estas instalaciones acogerán un centro de emprendimiento e innovación tecnológica

SevillaActualizado:

Las antiguas Naves de Renfe en el barrio de San Jerónimo se levantarán de sus cenizas tras años de abandono. Este simbólico edificio de patrimonio industrial a los pies del Alamillo se convertirá en un centro de innovación que contará con espacios para empresa tecnológicas y proyectos de emprendimiento, aéreas de coworking y zonas comunes para la formación y divulgación. Estas nuevas instalaciones serán «Sevilla Futura».

Los primeros trabajos para transformar estas antiguas infraestructuras ferroviarias ya han comenzado con la retirada de placas de fibrocemento de la cubierta de las Naves de Renfe. Tras la eliminación del fibrocemento se procederá a la instalación de una cubierta de placas solares fotovoltaicas.

El trabajo realizado durante el pasado año por la Delegación de Relaciones Institucionales, Economía y Comercio y por Emvisesa ha permitido complementar el proyecto inicial con una serie de estrategias de innovación valoradas en 2 millones de euros que harán del edificio un espacio sostenible de máxima eficiencia energética.

De esta forma, se ha obtenido una financiación extraordinaria a través de la convocatoria de la Agencia Andaluza de la Energía para la asignación de fondos FEDER que están permitiendo la ejecución de un proyecto de 904.000 euros para construir unas instalaciones fotovoltaicas que generarán energía para hacer autosuficiente el edificio.

El Ayuntamiento de Sevilla también ha accedido a financiación para ejecutar una inversión de 1,1 millones de euros en dotación de instalaciones térmicas para climatización y agua caliente sanitaria con fuentes energéticas renovables de geotermia y energía solar térmica.

El objetivo es la puesta en funcionamiento como centro de innovación de la nave Oeste con una superficie de 1.847 metros cuadrados. Para ello, se introducirá una estructura interna o mueble, con suelo y módulos encajados en el interior de la nave, que conformará un espacio singular. El área resultante entre las naves y los módulos introducidos quedará al aire libre.