El concejal David Guevara repasa la nueva maquinaria de Lipasam junto a un grupo de empleados
El concejal David Guevara repasa la nueva maquinaria de Lipasam junto a un grupo de empleados - Juan José Úbeda

El Ayuntamiento admite que Sevilla está sucia y proyecta un plan de choque en Lipasam

Se invierten 2,4 millones en 16 vehículos y se ultima licitar 15 nuevas baldeadoras a presión

SevillaActualizado:

La empresa de limpieza viaria y recogida de basuras del Ayuntamiento de Sevilla, Lipasam, anda en plena catarsis organizativa a raíz del aluvión de críticas de vecinos y oposición por la creciente suciedad de las calles. Y lo hace, ahora sí, con el punto de partida de la asunción de errores y la admisión de que, efectivamente, la vía pública sufre carencias de limpieza evidentes.

Fuentes municipales, de hecho, apuntaban este martes que se ha realizado «un análisis bastante profundo de la situación» y se ha partido de esa idea ya inapelable de que la ciudad está sucia. Y aunque es un hecho que también se vincula a «una percepción durante el verano tan seco que se ha tenido, con 133 días sin llover», se llega a la conclusión de que también se debe a una importante falta de recursos (harían falta 150 operarios más para cubrir las necesidades de la ciudad) y a que los vehículos más especializados están obsoletos.

Estas fuentes abundan en que no se trata sólo de un problema estricto de Lipasam, señalándose que «no es sólo responsabilidad del Ayuntamiento, sino también de los ciudadanos en general y de un sector concreto en particular, el de los hosteleros, donde existe un conflicto evidente por el mal uso del espacio público en algunos casos». Además, se habla de «percepción o imagen preconcebida», de «la sequía y sus efectos en la vía pública», del aumento en los eventos públicos, sobre todo en los últimos meses, del enorme auge del turismo y su consiguiente afluencia en el centro o de «un Casco Histórico muy grande, con calles estrechas, difíciles de baldear con alta presión». De hecho, en el seno de la empresa se llega a hablar de que se trata de un asunto «común a otras grandes ciudades».

Nuevos vehículos

Pero, junto a las justificaciones habituales, en la entidad han admitido la cuestión esencial y se han puesto en marcha para intentar solventarla lo antes posible con medidas concretas. En ese sentido, Lipasam presentó este martes los nuevos vehículos con los que quiere iniciar un plan de choque contra la suciedad. Junto con la reordenación de la gestión del parque Norte de la ciudad a petición de los trabajadores, que servirá como prueba piloto antes de extenderla al resto de la ciudad, el Ayuntamiento quiere mejorar la eficacia en la limpieza que, como reconoce el delegado David Guevara, asume que su déficit «es una realidad que se ha podido percibir».

Guevara, que asumió los «problemas para afrontar» la limpieza viaria de las calles en los últimos meses, también habló de «la sequía de cuatro meses que ha tenido Sevilla», además de la falta de recursos por las limitaciones en la contratación pública. Igualmente, el edil apeló a la «corresponsabilidad» de los ciudadanos y hosteleros para conseguir unos mejores resultados, ya que «la limpieza no es cosa sólo del Ayuntamiento».

Las inversiones

Por ello, desde el Consistorio se apuntó este martes a que se han llevado a cabo una serie de inversiones en los últimos años, aproximadamente unos 20 millones de euros, para mejorar los vehículos de limpieza pública. El delegado de Transición Ecológica y Deportes recordó que hace tres meses fueron 24 los vehículos que se pusieron en servicio, «y hoy presentamos 16 vehículos con una inversión de 2,3 millones». Son ocho recolectoras de carga lateral, cinco motocarros eléctricos y tres turismos eléctricos que se van a poner a disposición en el parque Norte de la ciudad.

«Estamos buscando mejorar las capacidad que tenemos en el servicio para mejorar la percepción de limpieza que hay en la ciudad», aseguró el concejal socialista, antes de anunciar que «dentro de muy poco tiempo licitaremos nuevos vehículos por un millón de euros, en este caso baldeadoras de alta presión». Guevara recuerda que «en los últimos quince años sólo se han adquirido cuatro baldeadoras eléctricas y, en este caso, se van a adquirir 15».

Esta medida de inversión se suma a la citada reordenación en los servicios que se va a implantar con un proyecto piloto en el parque de limpieza de la zona norte tras alcanzar un acuerdo con el comité de empresa que ha realizado esta propuesta que implica reforzar el servicio de la limpieza por las mañanas concentrando en este tramo del día los esfuerzos.

Así, se implantará y será evaluada y revisada con la plantilla, residentes, comerciantes y el equipo técnico de Lipasam para valorar su ampliación a otras zonas de la ciudad. Del mismo modo, se pondrá en marcha una estrategia amplia de actuación que abarcará todos los ámbitos en los que hay posibilidades de mejora del servicio y especialmente en lo concerniente a la concienciación ciudadana y al civismo.

Con todo ello, se va a seguir una estrategia más a medio plazo para acabar en la medida de lo posible con la suciedad de las calles. Se ha elaborado, de hecho, un amplio informe con medidas a adoptar y cambios de reparto de áreas y turnos donde se incluye, eso sí, el reconocimiento de que en los últimos meses no había opciones de baldeo y que en las últimas semanas, desde mediados de agosto, han debido alquilar esas máquinas, las únicas que permiten la limpieza de alta presión, para poder hacer frente a las críticas recibidas por la mugre en el firme.