La plaza de la Alianza podría pasar a denominarse «Indalecio Prieto»

El Ayuntamiento quiere que la plaza de la Alianza se llame Indalecio Prieto

El PP acusa al alcalde de actitud «sectaria, partidista y cínica» al querer cambiar el nombre histórico de esta plaza de Santa Cruz por el de un dirigente socialista

Actualizado:

El Pleno del Distrito de Casco Antiguo rechazó el jueves una propuesta presentada por el delegado de Bienestar Social del Ayuntamiento, el socialista Antonio Rodríguez Galindo, para que la Plaza de la Alianza, en el barrio de Santa Cruz, pase a denominarse «Indalecio Prieto» en honor del dirigente socialista que fue ministro de la II República. A pesar del rechazo del Pleno a la propuesta -en él tiene mayoría la oposición-, la delegada del distrito, María Victoria Martínez Ocón, aseguró, según trasladó ayer el concejal del PP Gregorio Serrano, «en un alarde de democracia participativa» que ello no sería obstáculo para que se lleve a cambio de nombre de la plaza ya que «el Pleno de Distrito no es un órgano vinculante», a lo que el representante popular añadió que curiosamente esto ocurre «sólo cuando se rechaza una propuesta del PSOE» por este órgano municipal. Serrano consideró ayer que la propuesta presentada por el delegado de Bienestar Social muestra la intención «sectaria, partidista y cínica» del alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), de cambiar el «histórico» nombre de la Plaza de la Alianza, en el barrio de Santa Cruz, por el de Indalecio Prieto, «destacado dirigente del PSOE durante la II República». El concejal del PP explicó que la propuesta fue presentada en el día de ayer ante el Pleno de la Junta municipal de Distrito de Casco Antiguo a propuesta del delegado de Bienestar Social, el socialista Antonio Rodríguez Galindo, «quien -recordó- debido a su ardor en defensa de la Democracia y los derechos humanos no ha dudado en gastarse casi 2.400 euros en un viaje a Cuba de seis días -del 11 al 16 de noviembre de 2005- para asistir a un encuentro de Solidaridad, en un país caracterizado por la corrupción y la represión de los demócratas y defensores de los derechos humanos». Falaz política revisionista «El intento de sustituir el clásico nombre de Plaza de la Alianza por el de un dirigente socialista de dudosa reputación democrática -añadió Gregorio Serrano- es una muestra más de la falaz, falsa y sectaria política revisionista del nomenclátor de nuestras calles». El concejal popular recordó que el equipo de Gobierno PSOE-IU «no ha tenido empacho» en rotular calles con nombres de dirigentes socialistas y del Partido Comunista como Pablo Iglesias, Dolores Ibárruri, Julián Besteiro o Carlos Marx. Serrano rechazó en nombre del PP esta iniciativa del alcalde de quien dijo «que, no contento con arrasar el patrimonio arbóreo y monumental de Sevilla, amparar la corrupción y dejar vacía la caja municipal, se dedica a cometer tropelías como estas, pisoteando la historia y los sentimientos de miles de sevillanos».

Galindo resalta que el dirigente socialista cedió el Alcázar a la ciudad

El delegado de Bienestar Social del Ayuntamiento y presidente del Patronato del Real Alcázar, Antonio Rodríguez Galindo, advirtió ayer al PP de que la iniciativa de rebautizar la Plaza de la Alianza como Plaza de Indalecio Prieto obedece a la celebración del 75 aniversario de la cesión de los Reales Alcázares al Consistorio, hecho que atribuyó al histórico dirigente del PSOE. En declaraciones a E.P, Antonio Rodríguez Galindo lamentó la «crítica fácil» del concejal del PP y aclaró que la propuesta de rebautizar esta plaza parte del Aula de Recuperación de la Memoria Histórica y coincide con la fecha del 22 de abril, cuando se cumplieron 75 años de la cesión al Ayuntamiento de los Reales Alcázares. Según explicó, la cesión de este monumento se consumó gracias a la iniciativa de Indalecio Prieto como ministro de Hacienda de la II República, con lo que adujo que todo parte de la intención de «mostrar un agradecimiento en el momento oportuno». En ese sentido, señaló que se escogió esa plaza porque es «la más cercana al Alcázar» y recordó que dicho espacio público ya se conoció como Plaza del Pozo Seco y Plaza de Rodrigo Caro antes de recibir el nombre de Plaza de la Alianza en 1968. «Parece que ya era hora de tener un agradecimiento», dijo Rodríguez Galindo antes de advertir de que el cambio de nombre de esta plaza «no tiene nada que ver» con la iniciativa aprobada por el Pleno municipal de suprimir en el callejero todas las alusiones al régimen franquista.