Auditorio de Fibes durante la cumbre de la WTTC de abril
Auditorio de Fibes durante la cumbre de la WTTC de abril - Juan Flores
Política municipal

El Ayuntamiento de Sevilla creará una macroárea para la gestión integral del turismo

El gobierno local de Espadas fusionará Fibes y el Consorcio de Turismo dentro de un ente que servirá para captar inversiones y también para la promoción exterior

SevillaActualizado:

El nuevo mandato municipal que arranca a efectos prácticos el lunes en Sevilla con el socialista Juan Espadas como alcalde por segunda vez tendrá como bases varios objetivos globales y reforzará varios ámbitos con respecto a la fase anterior. Uno de ellos es la atención a los barrios desfavorecidos, otro la agilización de la Administración y un tercero y fundamental afectará a la principal «industria» de la ciudad a día de hoy: el turismo.

La idea del equipo de gobierno local está muy clara en este sentido y se va a empezar a construir desde la misma mañana de este lunes, cuando hay prevista una reunión de los principales responsables de esta área esencial a tenor de los registros turísticos de los tres o cuatro últimos años, de récord en récord un mes tras otro. En la misma se sentarán las bases de un plan que se sintetiza en un concepto, modernizar este departamento de arriba abajo para adaptarlo a los nuevos retos que plantea el turismo en la capital andaluza, probablemente la ciudad más pujante de España y casi del sur de Europa en este segmento.

Para ello, según ha podido confirmar ABC, el Ayuntamiento pretende durante los primeros compases del mandato que arranca crear una macroárea para la gestión integral del turismo, un ente global que aglutine todos los flancos de la Administración local desde los que se trata este ámbito. Funcionaría como una especie de «superárea» de relaciones exteriores, promoción y turismo puro y duro, ya que el planteamiento es sumar a la gestión habitual la presentación al exterior de una ciudad que también es atractiva para invertir, para usar como sede de grandes eventos y hasta para vivir, no sólo para que la visiten los turistas. Este nuevo ente afectaría al área de Turismo, pero también tendría vasos comunicantes con Comercio, Economía y, muy especialmente, con el Plan Estratégico Sevilla 2030, que se va a liderar desde Alcaldía.

El asunto está aún en una fase muy embrionaria, pero ya se tiene claro que requerirá de importantes y necesarios ajustes en la estructuras actuales, así como movimiento de algunos cargos. Un aspecto esencial que está ya más que decidido es la fusión a efectos organizativos del Palacio de Congresos (Fibes) y del Consorcio de Turismo, de manera que desde el primero, con el enfoque propio de la organización de grandes eventos, se gestione todo el turismo y sus segmentos.

Esto obligará a realizar cambios importantes en la estructura organizativa y la escala de mandos de toda esta área, que tendrá como concejal delegado responsable a Antonio Muñoz y que como objetivo general e irrenunciable, se dedicará a la captación de inversiones de todos los ámbitos para la ciudad. Con una sola voz y una sola «cara», y no desde distintas áreas con una coordinación entre ellas insuficiente para lo que requiere el momento de expansión actual.

Estos primeros movimientos, que se pretenden desarrollar desde la misma semana que viene para poder consolidar el diseño este mismo verano, va a ser el paso previo en la construcción de un gran órgano montar un gran órgano de promoción de Sevilla, de hecho. Un nuevo ente con bastante más potencia que la delegación municipal actual que sirva para adecuarse a los tiempos y a los crecientes retos que está generando el turismo, para lo bueno y lo malo. Con esta nueva área general, todo debe ser bastante más ágil y potente, en relación con la espléndida coyuntura del sector en la capital hispalense.

Queda atrás el viejo consorcio

El camino se inició ya, de algún modo, en el tramo final del mandato pasado, cuando se dispuso la disolución del actual Consorcio de Turismo como tal. No se pudo rematar como se pretendía administrativamente hablando, con lo que será ahora cuando la idea tome de nuevo impulso. De este modo, se van a perfilar los estatutos del nuevo instrumento de promoción turística, que se va a disponer bajo la forma jurídica de empresa pública.

Este cambio supondrá también la creación de un consejo social sobre el turismo —la denominación aún no está cerrada—, en el que estarán representados los empresarios, los sindicatos y los vecinos, cada vez más afectados por el aluvión de visitantes que vive la ciudad, especialmente en el Casco Histórico. Además, la creación de esta macroárea no sólo redimensionará el departamento de turismo sino que lo liberará definitivamente de la presencia de Junta de Andalucía y Diputación, que estaban presentes en el viejo consorcio pese a que los fondos procedían sólo del Ayuntamiento.