El alcalde, junto al gerente de Emvisesa y el delegado de Bienestar Social
El alcalde, junto al gerente de Emvisesa y el delegado de Bienestar Social - M.J. López Olmedo

El Ayuntamiento de Sevilla fomentará el alquiler de VPO a precio asequible en los próximos cinco años

El plan municipal prevé un aumento de 3.500 viviendas con una inversión público-privada de 318 millones de euros

SEVILLA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El alcalde, Juan Espadas, ha presentado este martes las principales líneas del Plan Municipal de la Vivienda 2018-2023, que tiene como objetivos facilitar el acceso a una vivienda digna y adecuada, evitar la vulnerabilidad urbana y residencial y fomentar la calidad de la edificación y el medio ambiente urbano.

El Plan recoge veinte medidas concretas para el desarrollo de las políticas de la vivienda para los próximos cinco años y contará con una inversión público-privada de unos 318 millones de euros. Estas medidas permitirán un incremento de 3.500 viviendas asequibles en la ciudad, con una inversión de 280 millones de euros, así como programas de ayudas sociales y a la rehabilitación, con un presupuesto de unos 38 millones de euros.

La junta de gobierno del Ayuntamiento aprobará esta semana el Plan Municipal de la Vivienda, que permanecerá en exposición pública para la presentación de alegaciones hasta el 28 de septiembre, por lo que, según ha asegurado el alcalde, se pondrá en marcha en el último trimestre del año.

El alcalde, junto al delegado de Bienestar Social y Empleo, Juan Manuel Flores, y el gerente de Emvisesa, Felipe Castro, ha recordado que este plan es el primero con el que cuenta la ciudad desde la derogación sin alternativa del anterior documento en el año 2012 y es el resultado de un trabajo de diagnóstico y de un proceso de participación que se ha prolongado durante el último año.

Según ha recalcado, «se trata de uno de los planes de vivienda más sociales, innovadores y ambiciosos que se van a poner en marcha en una ciudad española. Un trabajo que parte del diálogo y del estudio minucioso de la realidad de la vivienda y que genera ya un modelo de desarrollo para la ciudad para los próximos años»

Espadas ha reiterado que los principales beneficiarios de este Plan de la Vivienda serán las familias con rentas medias, que tienen unos ingresos superiores a la rentas bajas y no pueden acceder a viviendas sociales, pero tampoco pueden permitirse el alto precio de una casa en el mercado libre.

Con el propósito de que estas familias y jóvenes se empadronen en Sevilla y no se marchen a otras localidades donde la vivienda es más barata, el plan municipal contempla promociones de vivienda en alquiler en suelos procedentes de la reserva del 30% de la edificabilidad residencial que los promotores privados destinan para vivienda protegida.

El alcalde ha resaltado la apuesta del Ayuntamiento por el desbloqueo de los suelos privados reservados para VPO que llevan años paralizados. Estos terrenos serán destinados a alquileres asequibles, una figura de protección prevista en la normativa, que alcanza a hogares con ingresos de hasta 5,5 veces el Iprem por periodos de 10 años.

De esta manera, los sevillanos tendrán precios entre un 20 y un 40 por ciento más baratos que la renta libre, donde el arrendatario tendrá la obligación de prorrogar al arrendador con el objetivo de que desaparezca «la tensión» entre ambos.

Alquileres entre 450 y 600 euros

Se podrá acceder pisos con alquileres entre 450 y 600 euros, por debajo del precio de mercado pero por encima de los de las viviendas sociales. Esta acción se prevé acompañar con bonificaciones fiscales para los promotores del impuesto de construcciones, instalaciones y obras (ICIO) de alrededor del 50 por cuento.

El Consistorio pretende alcanzar un millar de viviendas de este tipo, fomentando el mercado del alquiler y dando respuesta a una parte de la demanda. Esta línea se complementa con los programas de ayudas sociales a las familias por parte del Ayuntamiento que permitirán generar recursos para aquéllos que lo requieran.

Igualmente, se reforzarán las líneas de promoción pública de viviendas ya establecidas en la estrategia de ampliación urgente del parque de viviendas. En este caso, se marca también como objetivo alcanzar el millar de casas a través de nueva promoción y rehabilitación. Una parte de esta promoción se destinará a la venta, con el objetivo de financiar el resto de líneas de intervención pública como la promoción de alquiler o la compra de pisos.

El Ayuntamiento intervendrá, además, sobre las viviendas vacías a través de la compra y el alquiler con una previsión de alcanzar las 550 viviendas en el periodo de tiempo que abarca el plan. Para ello, se habilitarán nuevas líneas de financiación y desde septiembre, una vez cerrado el primer programa de captación, se abrirá una convocatoria abierta permanentemente para la venta de viviendas a Emvisesa.

Rehabilitación de Los Pajaritos

El Plan Municipal de la Vivienda generará estrategias de rehabilitación e intervención sobre la infravivienda que se centran especialmente en la zona de Pajaritos y Tres Barrios. En estos barrios se destinarán 21 millones de euros para rehabilitar unas 300 viviendas con un modelo en el que se prevé la colaboración entre administraciones.

El plan recoge también el desarrollo de nuevas fórmulas de intervención novedosas, con al menos tres proyectos para cooperativas de viviendas protegidas sobre suelos municipales que se sacarán a licitación pública. Con ello, se pretende aumentar el parque en unas 400 viviendas.

Según ha señalado el alcalde, «se trata de promover y buscar proyectos de organizaciones y empresas ligados a la cohabitación de personas mayores y jóvenes, con espacios de uso común». A este respecto, ha llamado la atención sobre el creciente número de población que supera los 65 años.

Este tipo de proyecto sigue los pasos del ya anunciado en el entorno de San Vicente, concretamente el edificio público ubicado entre los números 23 y 25 de la calle García Ramos y 24 y 26 de la calle Mendoza Ríos, que ya ha inició los trámites para su rehabilitación y donde se desarrollará un proyecto social intergeneracional de alojamientos para entre 50 y 60 jóvenes y personas mayores, con una inversión superior a dos millones.

Junto a ello, se llevará a cabo otras medidas ligadas a flexibilizar los procesos de permutas de viviendas de personas mayores con problemas de movilidad por otras con accesos más fáciles o el impulso a la accesibilidad al parque de viviendas, tanto público como privado.

Además de estas medidas, el plan 2018-2023 incorpora otra batería de iniciativas como los programas de ayudas al alquiler, la cesión de pisos a entidades sin ánimo de lucro, la Oficina Municipal por el Derecho a la Vivienda Digna, el protocolo de convivencia, las ayudas sociales a través del Programa de Prestaciones Complementarias; los procesos de participación y comunicación o una política fiscal acorde con las líneas estratégicas del plan a través de las ordenanzas.