Manifestación feminista en la Plaza Nueva este lunes
Manifestación feminista en la Plaza Nueva este lunes - EFE

El Ayuntamiento de Sevilla moviliza a las feministas contra el cambio en la Junta de Andalucía

El Consejo Municipal de la Mujer lanza un manifiesto contra las «violaciones machistas» del Parlamento Andaluz y dice que «peligran nuestras vidas»

Alberto García Reyes
SevillaActualizado:

Además de rodear el Parlamento durante la sesión de investidura que culminó ayer con la proclamación de Juan Manuel Moreno Bonilla como presidente de la Junta de Andalucía, el PSOE ha promovido otras iniciativas para protestar contra el cambio de gobierno en la comunidad. Una de las más llamativas es la protagonizada por el Consejo de la Mujer de Sevilla, no sólo por la vehemencia de sus argumentos, sino porque este organismo no es del partido, sino del Ayuntamiento de la ciudad. Es decir, se ha utilizado una institución pública para elaborar un manifiesto político impulsado por las asociaciones feministas que la componen y que dirige la concejal de Igualdad del gobierno municipal, la socialista Myriam Díaz.

El manifiesto asegura que «en los últimos días hemos asistido a manifestaciones y declaraciones, terribles a nuestro juicio, por parte de un sector ultraderechista con representación en el Parlamento de Andalucía, que están reclamando la eliminación de toda medida, acción o ley, en vigor dirigida a la defensa de la igualdad entre mujeres y hombres, así como a la lucha contra la violencia de género». El Consejo Municipal de la Mujer llega incluso a asegurar en este comunicado que «en los últimos días peligran las leyes, las medidas, la protección de las mujeres, en definitiva nuestras vidas».

El gobierno municipal explicó ayer a este periódico que este manifiesto parte de las entidades que componen el Consejo de la Mujer, que aunque es un órgano municipal tiene carácter participativo, y que el contenido se aprobó por unanimidad, aunque no asistió ningún partido político de la oposición. Según su versión, se trata de un organismo autónomo de carácter consultivo que en otras ocasiones ya ha realizado manifiestos de este tipo. El último de ellos, según recuerda el gobierno, se hizo cuando se aprobó la última Ley del Aborto.

No obstante, el texto que sale del Ayuntamiento en este caso es especialmente grueso alentando a las movilizaciones y llega a decir que «la oleada de violencia, agresiones, abusos machistas que recaen sobre nosotras no debe ser una moneda de cambio por parte de los partidos políticos que en estos momentos pretenden constituir gobierno en la comunidad andaluza» porque eso «es como vender el alma al diablo», por lo que el Consejo de la Mujer manifiesta «no sólo el rechazo contundente de las continuas violaciones machistas que estamos sufriendo en los últimos días por parte de determinados partidos políticos con representación en el Parlamento Andaluz, sino que queremos plantar cara a quienes no reconocen la existencia de la violencia hacia las mujeres».

El comunicado añade que «algunos representantes políticos quieren convertir esta realidad en violencia doméstica, pretendiéndola devolver a la intimidad del hogar y escondiendo este problema social que nos afecta a todas y a todos, como es la violencia de género», razón por la que se insta a protestar a las afectadas: «Las asociaciones y entidades de mujeres presentes en el Consejo Municipal de la Mujer estamos dispuestas a seguir combatiendo, con apuesta firme, desde todos los ámbitos democráticos, adoptando un papel activo en cada reivindicación que efectuemos, fomentando cuantas medidas sean necesarias para seguir apoyando a las mujeres víctimas de violencia de género». Es más, en Consejo se atribuye la representación de «todas la mujeres de nuestra ciudad» y anuncia que «haremos frente a este problema con el impulso de las administraciones democráticas que nos quieren seguir en esta lucha de justicia social e igualdad, tal y como lo hace el Ayuntamiento de Sevilla» porque «las mujeres no vamos a consentir ningún atentado contra nuestros derechos, no vamos a permitir ningún paso atrás en la lucha contra la violencia de género, como máxima manifestación de la desigualdad entre mujeres y hombres existente en nuestra sociedad patriarcal, que algunos pretenden perpetuar».

El siguiente paso previsto en el plan del Consejo de la Mujer es llevar este manifiesto al Pleno del Ayuntamiento para que el resto de grupos políticos se posicione al respecto, ya que su ausencia en la sesión en la que se aprobó este manifiesto ha dejado al PSOE solo con las asociaciones feministas, la mayoría de ellas acreedoras de subvenciones municipales. La intención es comprometer a Ciudadanos y al PP para que voten a favor de un alegato contra el nuevo gobierno de la Junta. Y si, como es previsible, votan en contra, se les acusará de no combatir la violencia machista, ya que los acuerdos que se proponen incluyen uno que dice que se manifieste «su rechazo y condena de cada uno de los asesinatos de mujeres víctimas de cualquiera de las manifestaciones de las violencias machistas (relaciones de pareja / exparejas, prostitución, explotación sexual, trata) mostrando su más firme repulsa a esta terrible lacra que asedia nuestra sociedad». Es decir, o contra el nuevo gobierno de la Junta, o contra las víctimas del maltrato. Esa es la elección que ofrece el Ayuntamiento.