Rafael González Serna, durante su pregón de la Semana Santa de Sevilla
Rafael González Serna, durante su pregón de la Semana Santa de Sevilla - J.M. Serrano

El Ayuntamiento de Sevilla pondrá una calle a Rafael González Serna en la zona del Salvador

El alcalde anunció este lunes la medida en la entrega de la Saeta de Oro de la cadena Cope y explicó que cuenta con el respaldo de otros partidos de la Corporación

SevillaActualizado:

Rafael González Serna tendrá una calle en el barrio en el que vivió casi toda su vida, concretamente en la zona de la Cuesta del Rosario, entre la Alfalfa y el Salvador. Así lo anunció el propio alcalde, Juan Espadas, durante el acto de entrega de la «Saeta de Oro» a la saetera Angelita Yruela, organizado por la cadena Cope, este lunes por la noche. Espadas explicó que «ya he hablado con otros compañeros de la Corporación y todos estamos de acuerdo en que es una medida de justicia». En el acto estaba también el candidato del PP, Beltrán Pérez, que asintió.

Para el alcalde, «cuando hablamos de Sevilla y sus tradiciones, de Semana Santa, de la Feria o del Rocío, todos coincidimos en que uno de los personajes más importantes que ha tenido la ciudad es Rafa Serna, por lo que es de justicia que le pongamos una calle en su barrio». El delegado de Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, que también dirige el Casco Antiguo, ya está buscando la mejor ubicación, que consensuará con la familia en los próximos días.

Rafael González Serna nació en el Prado de San Sebastián, donde vivían sus padres, Domingo y Margarita, pero hizo toda su vida en la Cuesta del Rosario. De hecho, su madre tenía la zapatería «Las Tres B» en el Salvador, donde ahora la familia del artista fallecido la pasada semana regenta una bodega. Rafael estuvo también muy vinculado a la Hermandad del Rocío de Sevilla, con sede en el Salvador, de la que fue pregonero dos veces y para cuyo coro compuso algunas de sus sevillanas más conocidas.

En los próximos meses, en cuanto la iniciativa sea aprobada por el Pleno, Serna se quedará de manera perpetua en la zona en la que más influencia ejerció de toda la ciudad gracias a una calle que, por cierto, no será la única iniciativa promovida por el Ayuntamiento en su memoria.