Protesta de los taxistas el pasado miércoles en la ronda histórica
Protesta de los taxistas el pasado miércoles en la ronda histórica - Raúl Doblado

El Ayuntamiento de Sevilla retirará las licencias a los taxistas que boicotearon el mitin de Susana Díaz

La Policía ha localizado los vehículos y ahora está identificando a sus ocupantes, aunque ya está confirmado que eran miembros de la asociación Solidaridad del Taxi, la que opera en el aeropuerto

SevillaActualizado:

Están todos localizados y serán denunciados penalmente y expedientados para retirarles sus licencias. Los taxistas que boicotearon el jueves el mitin de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en San Juan de Aznalfarache fueron identificados por la Policía de manera inmediata. Según las fuentes consultadas por este periódico, todos pertenecen a la asociación Solidaridad del Taxi, la que opera en el aeropuerto, que está siendo actualmente investigada por la juez de instrucción número 8 de Sevilla, Reyes Flores, como «organización delictiva» a la que se atribuyen delitos de asociación ilícita, coacciones y daños.

El boicot al mitin de Díaz se llegó a consumar y no pudo celebrarse como consecuencia de la movilización violenta que convocaron estos taxistas, en torno a cien, que acudieron a la zona en sus propios vehículos. La Policía ha identificado todos los taxis que participaron en la algarada y el Ayuntamiento tiene la firme intención de retirarles las licencias. Pero las pesquisas están todavía en fase inicial, ya que no todos los participantes usaron sus coches, sino que se organizaron en grupos, de manera que en cada taxi que participó en el conflicto había cuatro personas, todas ellas de esta misma asociación, que ahora tienen que ser identificadas.

Los propietarios de los vehículos que sí acudieron a la llamada ya están controlados por el Ayuntamiento, que incoará expedientes en los próximos días, ya que la manifestación está directamente relacionada con la decisión del gobierno municipal de permitir el acceso de los VTC al casco histórico de Sevilla, una medida a la que se oponen los taxistas. Tras la primera movilización, el delegado de Movilidad, Juan Carlos Cabrera, cedió a la petición del sector y dio órdenes a la Policía de multar a los conductores de Cabify y Uber que accedieran al Centro por determinadas calles en las que supuestamente el paso está sólo permitido para los taxis. Pero la normativa considera que los VTC son vehículos de transporte público con licencia y no se pueden hacer excepciones arbitrarias con ellos, por lo que finalmente el Ayuntamiento optó por permitirles el acceso. Las presiones de los taxistas se incrementaron, pero el gobierno municipal no ha cedido desde entonces. Y en este contexto, los miembros del aeropuerto organizaron una algarada para impedir la celebración del mitin de Susana Díaz en San Juan protagonizando actos violentos.

Estos taxistas ya están siendo investigados por la quema de nueve coches de la empresa Cabify durante la Feria de 2017 y por otros actos de coacción a otros profesionales del sector que han intentado prestar servicios en el aeropuerto, donde Solidaridad del Taxi pretende imponer un monopolio. La juez que lleva el caso considera que han establecido «una estructura interna jerarquizada con un régimen de imposiciones de sanciones, tanto económicas de privación de participar en ese servicio monopolizado temporalmente, con unas normas, catálogos de conductas, ni publicados ni aprobados en forma alguna», dirigiéndose «contra la dirección del propio aeropuerto y contra las instituciones municipales y empresas públicas de transporte, manteniendo en su poder material y documentos de origen ilícito hallado en el registro practicado en su sede, relativo incluso a agentes de la Policía Local y al régimen de multas y sanciones municipales, implicando todas estas conductas un grave perjuicio al sector del transporte y a la ciudad en general».