El edificio de Palmas Altas albergará la Ciudad de la Justicia
El edificio de Palmas Altas albergará la Ciudad de la Justicia - Rocío Ruz

El Ayuntamiento de Sevilla y la Junta de Andalucía proyectan una estación de Cercanías en Palmas Altas

El alcalde propone también revisar la línea 3 de metro para que llegue hasta la Ciudad de la Justicia y no termine en los Bermejales

Alberto García Reyes / Jesús Álvarez
SevillaActualizado:

Una estación del tren de Cercanías en la Ciudad de la Justicia será la principal medida que promoverá el Ayuntamiento para articular el plan de movilidad de Palmas Altas y solventar las exigencias que el sector exige para trasladarse hasta este edificio junto al centro comercial Lagoh, en la zona Sur de la ciudad, que está en plena fase de expansión con la construcción de un nuevo barrio de más de 2.000 viviendas por parte de Metrovacesa. El alcalde, Juan Espadas, tiene claro que el crecimiento de la ciudad por esa zona necesita urgentemente un plan de movilidad con transportes públicos porque actualmente no hay ningún plan que cubra ese espacio y a partir de septiembre hay una previsión de que puedan desplazarse hasta allí unas tres mil personas al día para visitar el nuevo centro comercial. A esto hay que sumar el tráfago que acumularía la futura Ciudad de la Justicia y el nuevo barrio, unas diez mil personas más diariamente.

El gobierno municipal trabaja desde la premisa de que el flujo del centro comercial Lagoh ya está solucionado porque la empresa promotora, Lar, tuvo que presentar un plan de movilidad para poder obtener la licencia. Es decir, los accesos están pensados para soportar el tráfico que a partir de ahora absorberá este espacio situado junto al puente del Centenario, uno de los puntos negros de Sevilla con continuas retenciones, gracias a la inversión de más de ocho millones de euros de la promotora para mejorar los accesos.

Sin embargo, el traslado de la Ciudad de la Justicia y las 2.000 viviendas que va a construir Metrovacesa van a complicar mucho más el tráfico en el Sur, por lo que urge el diseño de un plan de transportes públicos, sobre todo porque todos los representantes judiciales con los que se han reunido el Ayuntamiento y la Junta para tratar el traslado a Palmas Altas insisten en que sin soluciones de movilidad esta medida es inviable. De la última reunión mantenida, tanto el alcalde, Juan Espadas, como el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, se levantaron con la idea clara de crear una mesa de trabajo para proponer a la mayor brevedad un plan de transportes públicos. Y las soluciones no han tardado.

El propio Espadas ha confirmado a ABC que se ha acordado con la Junta revisar la línea 3 de metro, que en el proyecto actual une Pino Montano con los Bermejales, para que se amplíe hasta Bellavista pasando por Palmas Altas. Esta sería la principal medida, pero tardaría varios años en llevarse a cabo, ya que primero habría que redactar el nuevo trazado y luego licitar la ejecución. Por tanto, la primera acción será crear nuevas líneas de Tussam hasta Palmas Altas y, en paralelo, aprovechar el tren de Cercanías, que actualmente tiene una parada en los Jardines de Hércules, muy cerca de la nueva zona de expansión.

Según el alcalde, «estamos explorando que la red de Cercanías tenga una red con apeadero allí», un asunto del que se habló con los responsables de Justicia «cuando nos reunimos el otro día en el Prado». «Lo que yo he quedado con el operador de Justicia es que de manera inmediata, en el marco del análisis del proyecto de la Ciudad de Justicia en Palmas Altas, se va a encargar un plan de movilidad», recalca Espadas, que está seguro de tener la solución: «El mismo anillo de cierre ferroviario que ya está adjudicado para el Puerto, en paralelo a esa vía, habría que aprovecharlo para construir una línea de pasajeros con dos posibilidades de conexión, Jardines de Hércules, por el norte, y una específica desde el Prado de San Sebastián, por San Bernardo».

La propuesta consiste exactamente en crear un apeadero en Palmas Altas y llevar el Cercanías hasta allí bien alargando la vía desde Jardines de Hércules hasta la Ciudad de la Justicia, bien aprovechando el anillo ferroviario del Puerto para construir otra vía paralela a la de mercancías, pero sólo para pasajeros. Con cualquiera de estas dos fórmulas este nuevo espacio estaría conectado con la estación de San Bernardo, que a su vez conecta con el metro y con el tranvía. La idea ya se ha trasladado incluso a los responsables de la Autoridad Portuaria, que la están estudiando.

En este sentido, el alcalde tiene una estrategia ya planteada: «Al final, lo que vamos a hacer es un nuevo plan de movilidad porque el que se hizo para el centro Lagoh no es suficiente, que supuso el incremento de inversión de siete millones de euros de la promotora, para los posteriores equipamientos de la zona. Metrovacesa también contempla una nueva vía de acceso a Bellavista como otras nuevas vías que habrá que atender en función del desarrollo urbanístico de esa zona». Como ya adelantó ABC, la promotora inmobiliaria tiene previsto incluso construir un nuevo puente para sortear el Guadaíra y enlazar el barrio que se va a construir tanto con Bellavista como con la A-4.

Espadas revela también que este plan que está sobre la mesa ya se llegó a barajar cuando Abengoa fijó su sede allí. «La empresa llegó a tener en Palmas Altas a 5.500 trabajadores», explica el alcalde, que es consciente de que esta cifra se multiplicará en los próximos años con los nuevos proyectos previstos, aunque cree que con las 1.700 plazas de aparcamiento de Abengoa y las 3.000 del centro comercial Lagoh es suficiente para cubrir la demanda futura. El objetivo, por tanto, es el nuevo apeadero. Las negociaciones con Adif y Renfe ya están en marcha. Pero el tiempo apremia. Lagoh abrirá sus puertas a la vuelta del verano, la Ciudad de la Justicia podría trasladarse en el plazo de tres años y Metrovacesa ya está instalando grúas…