Las bodas por la Iglesia han descendido en el último año
Las bodas por la Iglesia han descendido en el último año - Juan Flores
Sevilla

Bajan los bautizos y los matrimonios, suben las comuniones en Sevilla

Las parejas que se dan el sí quiero ante el altar decrecen casi un 30% en siete años

SevillaActualizado:

Cada vez menos parejas se dan el sí quiero en Sevilla ante el altar. El número de matrimonios celebrados por la Iglesia en la Archidiócesis sevillana volvió a caer en 2018 y alcanza su cifra más baja de los últimos siete años. En concreto, el año pasado un total de 2.760 parejas intercambiaron sus anillos ante un sacerdote, frente a los 2.981 enlaces canónicos formalizados en el ejercicio de 2017. Estas cifras se traducen en un descenso del 7,41 por ciento.

Muy lejos queda ya la cifra de 3.884 bodas que se inscribieron en los libros de registros de la Archidiócesis de Sevilla en el año 2012, el número más alto de los últimos años. Basta una simple regla de tres para calcular que en el transcurso de los siete últimos años, de 2012 a 2018, el número de matrimonios por la Iglesia ha decaído un 28,9 por ciento.

Son algunas de las conclusiones que se pueden extraer de la estadística de sacramentos correspondiente a la memoria de actividades de la Archidiócesis de Sevilla, cuyos datos han sido facilitados a este periódico. Según esta estadística, la actividad celebrativa en la Archidiócesis también descendió el año pasado en sacramentos como el bautismo, las confirmaciones y las exequias.

ComunionesLos neocomulgantes alcanzan la tercera cifra más alta de los últimos siete años

El único sacramento que se salva de esta caída generalizada es el de las primeras comuniones, que en 2018 crecieron un 7,69 por ciento respecto al ejercicio anterior, y ello pese al esfuerzo económico que muchas familias deben afrontar para celebrar la primera comunión de sus hijos, un «dispendio» que ha sido criticado en más de una ocasión por el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, debido a la opulencia desmedida y a los «gastos escandalosos» en los que se incurren en este tipo de banquetes.

En concreto, la cifra de neocomulgantes el año pasado fue de 15.646, frente a los 14.528 del año 2017. De este modo, las comuniones alcanzan la tercera cifra más alta de los últimos siete años, sólo por detrás de los ejercicios de 2015 y 2016, cuando el número de niños o adultos que comulgaron por vez primera ascendió a 16.208 y 16.058, respectivamente. En 2012 fueron 15.352 las primeras comuniones celebradas en Sevilla; en 2013, 15.538; y en 2014, 15.572

El descenso más notable en la estadística de 2018 se ha registrado en el número de confirmaciones, sacramento por el que se fortalece y se completa la obra del bautismo. En este capítulo, se rompe la tendencia alcista que la estadística dibujaba en los últimos seis años inmediatamente precedentes, de 2012 a 2017.

En 2018 han sido un total de 21.658 las personas que recibieron la confirmación, uno de los tres sacramentos de la iniciación cristiana. La cifra supone un decrecimiento del 18,19 por ciento respecto al número de confirmaciones registradas en la Archidiócesis en 2017. Ese año, las personas que recibieron en su frente la unción del santo crisma, aceite de oliva mezclado con bálsamo, fueron 26.476, la cifra más alta de la serie histórica desde 2012 para acá.

En sólo cuatro años, de 2014 a 2017, el número de confirmaciones se quintuplicó en Sevilla, pasando de las 5.390 contabilizadas en 2014 a las 10.519 registradas un año después (2015), y a las 23.178 de 2016. Este notable crecimiento es directamete achacable a la incidencia de la aplicación del nuevo Directorio Diocesano de la Iniciación Cristiana promulgado por el arzobispo de Sevilla en el año 2014 -documento que fija las orientaciones y normas precisas para la celebración de los sacramentos del Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía- y que exige tanto a novios como a padrinos de bautismo y confirmación que hayan «completado» su proceso de iniciación cristiana, o lo que es lo mismo, que estén confirmados.

A pesar de la sensible caída del número de confirmaciones, la cifra de 21.658 registradas el pasado año se mantiene aún muy lejos de los raquíticos números de los ejercicios de 2012 y 2013, cuando los confirmados no llegaban a superar la cifra de 5.000. En concreto, en 2012 fueron 4.757 las confirmaciones celebradas en Sevilla, por 4.994 un año después.

Menos bautizos

Otro sacramento cuya actividad registra números decrecientes es el bautismo. En concreto, el año pasado se celebraron en Sevilla un total de 11.624 bautizos, frente a los 11.860 contabilizados en 2017, lo que se traduce en una caída del 2,41 por ciento. Esta tendencia bajista se hace todavía más evidente si se compara con los datos de 2015, cuando la cifra de bautizados fue de 14.845, y más aún con los de 2012, año en que el número de niños (o adultos) que recibieron las aguas bautismales en Sevilla fue exactamente de 16.927. En el transcurso de los últimos siete años, de 2012 a 2018, la cifra de bautizos ha caído un 31,32 por ciento.

Basta echar una ojeada a los últimos datos sobre nacimientos y defunciones publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) para buscar una justificación a este descenso. La persistente caída en el número de bautizados desde el año 2012 hasta ahora es achacable directamente a la caída de la densidad demográfica en Sevilla. La natalidad ha caído a mínimos históricos y Sevilla se enfrenta a las peores cifras de nacimiento de su historia, un realidad que se traslada a las estadísticas del número de niños bautizados.

Por último, en el ejercicio de 2018 también ha descendido el número de exequias en la Archidiócesis de Sevilla. Las ceremonias religiosas celebradas por los difuntos alcanzaron la cifra de 14.152, lo que se significa una caída de apenas un 1,1 por ciento respecto a las contabilizadas un año antes, cuando los sacerdotes llegaron a oficiar 14.316 exequias. Las 14.782 exequias contabilizadas en el año 2015 suponen la cifra más alta de la serie histórica reciente, comprendida entre los años 2012 y 2018. Por contra, el año en que se registraron menos ceremonias religiosas por los difuntos fue en 2013, con 13.188 exequias.

En suma, en 2018 decayó la actividad celebrativa de todos los sacramentos en Sevilla a excepción de las primeras comuniones, que no sólo se mantuvieron sino que repuntaron.