Alfredo Sánchez Monteseirín. Archivo

Los bancos acreedores de Isla Mágica creen ambigua la propuesta del alcalde

La propuesta que el alcalde plantea como requisito imprescindible para que Isla Mágica supere, de una vez por todas, su crisis económica no ha sido vista con muy buenos ojos por parte de las entidades bancarias acredoras del parque temático. Capitalizar -convertir en acciones- la deuda para que las Cajas sigan invirtiendo en el complejo es, a su juicio, sólo una propuesta de tantas y, además, demasiado ambigua.

SEVILLA. Elena Benítez Alonso
Actualizado:

Primero fueron El Monte y Unicaja las que, como accionistas mayoritarios de Isla Mágica junto con la Caja San Fernando, mostraron ayer su desacuerdo con la propuesta que el alcalde de Sevilla va a plantear en el próximo Consejo de Administración -del que él forma parte- de la Caja San Fernando, con el fin de que ésta «lidere» el proceso de nueva ampliación de capital de unos 2.000 millones de pesetas que requiere Isla Mágica.

Según la propuesta de Alfredo Sánchez Monteseirín -en la que también se «invita» a El Monte y Unicaja a que continúen aportando recursos económicos al parque temático-, la capitalización -transformación de deuda en acciones- se ve como requisito imprescindible, sin el cual no es posible garantizar una fórmula efectiva de viabilidad para el complejo de ocio. Por ello, el alcalde, como ayer informó ABC, hace un llamamiento para que las entidades bancarias acreedoras del parque -a las que éste adeuda casi 6.000 millones de pesetas-, los antiguos accionistas mayoritarios del «núcleo duro» de Ogden, Aldeasa y Acciona -a los que se les debe unos 2.000 millones- y Cartuja 93 -sociedad en la que están representados Junta de Andalucía, Estado, el propio Ayuntamiento y la Diputación- capitalicen las cantidades que Isla Mágica les adeuda «de forma generosa», a pesar de la actitud un tanto reacia de todos estos acreedores.

LA CAJA SAN FERNANDO CALLA

No obstante, si Unicaja sigue negándose a aportar más dinero mientras que no esté zanjada la cuestión de un nuevo plan de viabilidad y El Monte se opone a mantener su apoyo financiero al parque al no considerar suficiente la implicación de las administraciones en el complejo de ocio -a su juicio no basta con capitalizar deuda, sino que también es necesario que éstas efectúen un desembolso material de dinero-, desde la propia Caja San Fernando se opta por el silencio como la mejor respuesta, al menos por el momento, a la propuesta del alcalde.

Asimismo, fuentes de los acreedores bancarios de Isla Mágica -entre los que también está Unicaja, así como otras entidades españolas o, incluso, extranjeras, de hecho, entre ellas hay hasta un banco jordano- han asegurado a ABC que la propuesta del alcalde para sacar al parque de su crisis resulta ambigua, por su generalidad. Desde el BBVA -interlocutor entre estas entidades bancarias y el complejo de ocio- se resalta que «resulta imposible» negociar sobre esta propuesta, si no se conocen, por ejemplo, los términos en los que se plantea la capitalización de deuda. Igualmente, de esta propuesta del alcalde -que Sánchez Monteseirín plantea como indispensable-, se dice que no es la única ni la mejor alternativa, sino sólo una de tantas más.

CONDICIÓN «SINE QUA NON» PARA QUE EL PARQUE SEA VIABLE

En la misma línea que Unicaja -que, además de ser una de las tres Cajas que controlan el accionariado del parque temático es, al mismo tiempo, una de las entidades adeudadas por éste-, los acreedores bancarios del complejo de ocio consideran que no se puede adoptar ninguna nueva decisión financiera de importancia mientras no se tenga un plan de viabilidad actualizado.

Sin embargo, como ayer informaba ABC, el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, estima que, para que sea posible lograr «en el presente» el plan de viabilidad que requiere este «espacio estratégico» de la ciudad, primero es necesario -habla de auténtica condición «sine qua non»- que los grandes acreedores del complejo -entidades bancarias, administraciones y antiguos accionistas mayoritarios del «núcleo duro» del parque- capitalicen «de forma generosa» las deudas de etapas anteriores.

Asimismo, según la propuesta que el alcalde presentará en el próximo Consejo de Administración de la Caja San Fernando -del que es miembro-, sólo mediante la transformación de la deuda en acciones es posible lograr que esta Caja «lidere» la ampliación de capital que urge al parque y que los otros socios mayoritarios -El Monte y Unicaja- aporten más dinero, aunque estos dos, en principio, se oponen a ello, no sólo por la falta de un plan de viabilidad, sino también por la de apoyo económico «real» de las administraciones al complejo de ocio, al modo de lo que sí se hace en otros parques temáticos españoles.