El cantante Manuel Lombo jura la bandera, este mediodía en la Plaza de España de Sevilla
El cantante Manuel Lombo jura la bandera, este mediodía en la Plaza de España de Sevilla - Juan Flores

Jura de Bandera Sevilla«La bandera que abraza a todos por igual» protagoniza una jura multitudinaria en Sevilla

Entre los 2.400 jurandos civiles, rostros conocidos como la exmodelo Raquel Revuelta y el cantante Manuel Lombo

SevillaActualizado:

Más de 2.000 personas se han comprometido este domingo a ser fiel a su bandera nacional y a todo lo que conlleva este símbolo de España en la jura multitudinaria que ha tenido lugar en la Plaza de España. Este acto de civiles, envueltos en la liturgia de una gran parada militar, se produce a menos de dos semanas que Sevilla se alce, una vez más y ya van tres, en la capital nacional de las Fuerzas Armadas. Será el próximo 1 de junio cuando el Paseo de Colón sea tomado por miles de militares en un desfile presidido por los Reyes de España.

«Amar la bandera es amar a España y al calor de ese sentimiento nacen valores como el sacrificio o la solidaridad», ha destacado en su alocución el teniente general de la Fuerza Terrestre, Juan Gómez de Salazar Mínguez, quien ha querido despojar de polémicas e intereses partidistas el acto de este domingo. «La bandera es el símbolo que representa los valores supremos representados en la Constitución. Ese sentimiento está por encima de ideologías y creencias. La bandera nos abraza a todos por igual».

La jura ha arrancado con el momento más espectacular, que ha conseguido despertar los oles de los curiosos que se han detenido en en las inmediaciones de la Plaza de España para ver el porqué de tanto militar de uniforme de gala, mujeres de mantilla y señores de impecable media etiqueta. La bandera que iba a presidir el acto llegó del cielo, de manos del brigada Javier Canalejo Flores. Un experimentado paracaidista de la brigada Bripac, con base en Paracuellos de Jarama, que saltó de un helicóptero Súper Puma de los que descansan en El Copero. Junto al brigada Canalejo, que suma ya 3.000 saltos, dos compañeros: el cabo primero Juan Miguel Morales Paton (4.000 saltos) y el cabo primero Emilio Roy Montoya (1.500 saltos). Ellos dos fueron los encargados de ir guiando desde el aire al portador de la enseña nacional para que cayera en el punto exacto, en el centro de la plaza que ideara Aníbal González.

El delegado del Gobierno y el teniente general Gómez de Salazar, jefe de la Fuerza Terrestre
El delegado del Gobierno y el teniente general Gómez de Salazar, jefe de la Fuerza Terrestre - Juan Flores

Nueve enseñas nacionales pertenecientes al Tercio de la Legión Alejandro Farnesio, con sede en Ronda; al Regimiento de Guerra Electrónica 32 y a la Agrupación de Apoyo Logístico 21 de Sevilla; del Grupo de Regulares 54 de Ceuta; de los regimientos Córdoba y La Reina de Córdoba; Regimiento Saboya de Badajoz, Regimiento Nápoles y Brigada VI de Paracaidistas de Madrid han sido los fieles testigos del juramento o promesa de los civiles. Uno a uno los jurandos han ido pasando por la enseña que tenían asignada, sellando su compromiso «con la más emotiva de las firmas». Así ha definido el teniente coronel Gómez de Salazar al beso.

Rostros conocidos

Entre las 2.400 personas que han presentado sus respetos a la bandera se han visto rostros conocidos como la exmodelo y empresaria Raquel Revuelta o el cantante Manuel Lombo. Junto a ellos y en la misma fila, el rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro; el delegado del Gobierno, Lucrecio Fernández; el subdelegado del Gobierno, Carlos Toscano o el presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero.

Además de famosos y autoridades, cientos de hombres y mujeres anónimas, algunos de ellos con sus hijos pequeños de la mano, han jurado defender los valores que contiene la Carta Magna y que se representan en la bandera.

Mientras los jurandos desfilaban delante de las enseñas, la unidad de música del Cuartel General de la Fuerza Terrestre, la antigua Soria 9, ha afinado pasodobles como «Los Voluntarios» o «Tres Veces Guapa» que le han dado un toque menos castrense y muy festivo al instante.

Tras el homenaje a los caídos y el discurso del teniente general, la unidad de honores, al mando del coronel jefe del Regimiento de Artillería Antiaérea 74 de Sevilla, ha desfilado junto a la representación que ha servido de escolta a las nueve enseñas nacionales. La puntualidad milimétrica de la que hacen gala los militares ha hecho que el acto acabe poco antes de las doce, evitando a los presentes las horas de más calor.