Trabajadores industriales en plena faena
Trabajadores industriales en plena faena - J. M. Serrano
Industria

Se busca soldador con urgencia en Sevilla

Empresas del sector metalmecánico tienen auténticos problemas para dar con profesionales cualificados

SevillaActualizado:

Las empresas del Polígono Astilleros, situado junto a la carretera de la Esclusa, tienen auténticos problemas para encontrar soldadores, caldereros y hasta pintores industriales cualificados. Las altas exigencias de los clientes, muchos de ellos grandes grupos de construcción civil o de gestión de recursos renovables, obligan a contar con operarios con experiencia y certificación. «Es un verdadero problema», se lamentaba hace apenas unas semanas Antonio Camino, consejero delegado de Tecade, quien acaba de firmar un contrato para levantar un puente en la ciudad sueca de Gotemburgo.

«Llevamos años solicitando a la administración pública un plan formativo para crear empleo, porque hay trabajo en este sector, un trabajo de calidad», insistió. Un soldador cualificado tiene un salario que oscila entre los 1.500 y los 2.000 euros mensuales y está sujeto a un convenio laboral muy por encima de la media. Si bien este ámbito depende mucho de la carga de trabajo con la que cuente la empresa, el momento económico brinda oportunidades.

«Hay una fuerte demanda en la calle, se necesitan profesionales bien formados, pero las empresas no tenemos capacidad para hacerlo únicamente con medios propios», advirtió Camino. También acusa esta carencia de profesionales la empresa vecina, Megusa. Fuentes de la compañía señalan que «son cada vez más difíciles de encontrar» y reconocen que se ha tenido que recurrir a mano de obra extranjera para determinados proyectos como las piezas que fabricaron para el puente de Canadá. «Ha coincidido una época en la que nosotros hemos tenido mucho volumen de trabajo y también la industria de la Bahía de Cádiz», explican. Igualmente el sector industrial del Puerto de Sevilla ha crecido durante los últimos dos años con la incorporación de una nueva empresa, GRI Towers, y la reactivación de los astilleros, que cada vez reciben más encargos.

Ante esta tesitura, el polo industrial solicitan una mejor oferta formativa, tanto reglada como ocupacional, pues a día de hoy sólo cuatro institutos de la provincia ofrecen ciclos centrados en este tipo de especialidades y sólo uno de ellos lo hace en la modalidad dual.