Cabrera, este jueves, a su llegada a los juzgados donde ha prestado declaración como investigado
Cabrera, este jueves, a su llegada a los juzgados donde ha prestado declaración como investigado - Manu Gómez
Tribunales

La juez investiga a Juan Carlos Cabrera por hacer la vista gorda con la «mafia del taxi» en Sevilla

El delegado de Movilidad niega los hechos y afirma que en 20 años ha sido el único edil con competencias que ha tomado medidas para abordar el conflicto

SevillaActualizado:

El delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Carlos Cabrera, ha llegado a los juzgados del Prado este jueves sobre las 11.15 horas, donde estaba citado como investigado por la juez del número 8 de Sevilla, Reyes Flores, que instruye la macrocausa de la «mafia del taxi». La imputación no había sido solicitada por la Fiscalía, sino que ha sido la propia jueza quien la ha promovido.

La comparecencia ante el tribunal estaba prevista para las 11.30 horas y ha comenzó con media hora de retraso. Tal y como ha confirmado a la salida el propio delegado municipal a los medios, está siendo investigado por un delito de prevaricación omisiva. Es decir, por hacer la vista gorda y no abordar el grave conflictivo que se había enquistado en el aeropuerto de Sevilla, donde una asociación de taxistas (Solidaridad del Taxi), calificada por la juez en uno de sus autos de «organización delictiva», había monopolizado esa parada recurriendo presuntamente a prácticas ilegales para expulsar a cualquier conductor ajeno a ese colectivo.

Se me ha comunicado que pudiera haber ciertos elementos de permisividaden unos conflictos que se han venido dando desde hace 20 años y este delegado lleva en sus funciones tres años y medio», ha explicado a los periodistas. La defensa que ha desplegado Cabrera ha sido enumerar las medidas que se han acordado desde que asumió esa responsabilidad y que a su juicio cuestionan esa inacción. Entre ellas: «La creación de una unidad específica de la Policía Local, las más de 6.000 horas extraordinarias de esos agentes, el elevado número de expedientes administrativos que estamos tramitando o las peticiones que hemos hecho a Aena para la ampliación de esa parada».

En ese sentido, ha sacado pecho afirmando que «puede presumir de ser el único delegado que en 20 años» ha ejecutado esa batería de medidas y ha mencionado a quien también fuera delegado de Movilidad en la etapa de Alfredo Sánchez Monteseirín, Blas Ballesteros. «Cuando trabajé con él establecimos los turnos rotatorios y la tarifa fija». Y de paso ha comparado con el trabajo de su predecesor, del PP. «En lo que llevamos de mandato hemos tramitado 700 expedientes, y cuando yo llegué me encontré en el cajón con 300 sin tramitar».

«En lo que llevamos de mandato hemos tramitado 700 expedientes, y cuando yo llegué me encontré en el cajón con 300 sin tramitar»

El primer concejal del Gobierno de Espadas que se ha visto salpicado por una investigación judicial ha estado prestando declaración durante una hora. La juez le ha comunicado que está implicado presuntamente en un delito de prevaricación omisiva.

La instructora se apoya en varios indicios como la declaración de uno de los dos testigos protegidos que constan en la causa y en unas fotografías que ha incorporado la Brigada de Información de la Policía Nacional a las diligencias. De esas imágenes, los agentes concluyen que podría existir una supuesta relación de amistad entre el expresidente de Solidaridad Hispalense del Taxi y también investigado en la causa, Enrique Filgueras, y el concejal. El edil ofició la boda civil de Filgueras y además asistió al banquete.

Niega la amistad con el cabecilla de los taxistas

Este miércoles Cabrera ha negado su amistad con Filgueras. «Las relaciones que mantengo con los representantes de asociaciones, entidades o hermandades son las que se deben a mi cargo». Así ha mencionado que también ha participado en comidas con otras asociaciones del colectivo de taxistas «con total normalidad».

En este punto, el delegado de Movilidad se ha mostrado muy molesto con la Brigada de Información al apuntar su posible relación con Filgueras, la cual explicaría la presunta prevaricación omisiva: «Que no hagan conclusiones (dirigiéndose al equipo policial) que pongan en duda mi honestidad. A mi me enseñaron a ir con la cabeza muy alta y así voy a seguir. Eso es muy desmontable con hechos».

El otro indicio que ha barajado la instructora para llamar al delegado en calidad de investigado ha sido el testimonio del testigo protegido a la Policía. Esta persona asegura que Cabrerale quitaba las multas a los taxistas y que cuando llegaban al Instituto del Taxi denuncias de la Policía Local por cobro abusivo a clientes, Cabrera alertaba a Filgueras. «Está ensuciando a muchos funcionarios públicos (en referencia al testigo). No voy a permitir que se cuestione su honorabilidad. Esa persona dice lo que dice desde el anonimato y con toda la intención del mundo». Así ha negado haber dado cualquier orden para retirar sanciones.