La vieja comisaría de la Gavidia lleva 16 años sin uso
La vieja comisaría de la Gavidia lleva 16 años sin uso - Raúl Doblado
Urbanismo

El cambio de uso de la Gavidia que promueve el alcalde de Sevilla podría ser irregular

El Ayuntamiento impulsa que tenga «uso terciario», pero partiendo de un error: la vieja comisaría no se llegó a convertir en «gran superficie comercial» al no aprobar la Junta el plan de Zoido

SevillaActualizado:

Como avanzó ABC, el consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo acordó ayer elevar al pleno del Ayuntamiento de Sevilla la aprobación definitiva de la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para el cambio de calificación de la parcela de la antigua comisaría de Policía Nacional de la Gavidia para pasar de ser «gran superficie comercial» a «servicios terciarios», pudiendo albergar equipamiento, oficinas, pequeño comercio, hotel, usos recreativos o espectáculos públicos. Al menos en teoría, eso sí, ya que no parece que normativamente hablando el cambio esté claro.

Fuentes técnicas especializadas en urbanismo consultadas por ABC, de hecho, apuntaban ayer que la variación de catalogación del suelo donde se asienta el edificio ha sido «una verdadera chapuza» que ha partido de una base errónea: dar por sentado que se trataba de una parcela de «gran superficie comercial», para lo que el anterior alcalde, el popular Juan Ignacio Zoido, había promovido una larga y tortuosa tramitación que se encontró con dos reparos técnicos de la Junta de Andalucía, administración que tiene la última palabra en los planes urbanísticos de las ciudades. Esas objeciones del Ejecutivo andaluz —entonces en manos del PSOE— a los planes del Ayuntamiento hispalense —entonces en manos del PP— hicieron que finalmente aquel cambio en el PGOU que quería aprobar Zoido no se llevara a efecto oficialmente. Y ahora, su sucesor, el socialista Juan Espadas, pretende cambiar de nuevo la catalogación, pero partiendo de una categoría inexistente, la que su antecesor quiso aprobar para aquel espacio sin poder lograrlo. La recalificación no se llegó a producir.

Esta premisa «irreal» ha viciado todo el proceso hasta tal punto de que, según las citadas fuentes, el proceso completo que ha desarrollado la Gerencia de Urbanismo desde que Espadas es alcalde —los cuatro años anteriores— no sirve de nada y ha sido un tiempo perdido. La cuestión es que la antigua jefatura de la Gavidia estaba calificada como SIC (uso social y cultural) y el PP inició una modificación sobre esa ordenación y que el lugar acabara definido como de «uso terciario para gran superficie comercial». Esa modificación se aprobó definitivamente en el pleno, efectivamente, pero no tuvo efectos legales, según expertos consultados, porque, después del pleno el acuerdo tenía que pasar por la Junta de Andalucía, que es la administración que lo debe acabar publicando para que fuera oficial legalmente hablando. Pero la Junta se lo devolvió al Ayuntamiento para que subsanaran dos cuestiones técnicas, algo que no tuvo tiempo de resolver Zoido al perder la Alcaldía a manos del socialista Espadas. En el proceso de subsanación de esas dos cuestiones que demandaba la Junta, entró Espadas en el gobierno dejando en vía muerta la modificación que promovía Zoido y el cambio de uso en un limbo legal: lo había aprobado el Ayuntamiento pero no la Junta, con lo que carecía de efectos oficiales.

El alcalde socialista impulsó desde los primeros compases de su mandato el cambio de uso a «terciario genérico», el que ayer recibió el visto bueno, como una especie de «modificación de la modificación». Quería «corregir» lo que Zoido, en relidad, nunca llegó a hacer. La Gavidia seguía —y sigue— teniendo «uso social y cultural» y no de «gran superficie comercial», pero el equipo de Espadas ha trabajado cuatro años con la base de que la situación era la segunda y no la primera.

El error es de tal calibre que estas fuentes apuntan que la Junta de Andalucía ya ha rechazado la modificación del PGOU planteada por el actual gobierno local por ese motivo: no se puede modificar algo que no existe legalmente porque no está publicado por la Administración, en este caso en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA). Hubiera sido más adecuado, según los técnicos, seguir adelante con la modificación emprendida por Zoido, aguardar su aprobación y modificarla o derogarla. Para pasar de «gran superficie comercial» a «terciario genérico» no hubiera hecho falta modificación. Bastaba con un trámite de adaptación, que es más ágil. El panorama actual, por tanto, abre la posibilidad de que tenga que volverse a empezar.