Los caramelos de las cabalgatas continuaban ayer en el suelo
Al estado del asfalto de El Greco se unían ayer los restos de los caramelos pisoteados y hasta enteros. JESÚS SPÍNOLA

Los caramelos de las cabalgatas continuaban ayer en el suelo

M. J. CARMONA. SEVILLA
Actualizado:

Dos días después de que saliera la Cabalgata del Ateneo aún quedaban caramelos, machacados y enteros tanto en Felipe II, en las proximidades de donde salió el cortejo, y en José Laguillo y Santa Justa, donde entraron las más de treinta carrozas que lo formaron. Igual ocurría ayer con las calles por las que pasaron las múltiples cabalgatas de barrio del martes. Las quejas por la suciedad eran yaer generalizadas en toda la ciudad.

Por donde la Cabalgata del Ateneno pasó el lunes, por ejemplo José Laguillo, quedaban sólo restos de azúcar pisoteado y triturado en acera y calzada. Los montones de caramelos enteros seguían amontonados en el cruce de la mencionada avenida con las de José Antonio Cavestany y Pablo Iglesias e incluso en el puente situado frente a la estación, el reguero era visible.

La situación resulta llamativa teniendo en cuenta que Juan Ortega, director de la Cabalgata del Ateneo, había anunciado que este año, debido a la crisis y precisamente por ayudar a Lipasam, se había pedido a los participantes en el cortejo que redujeran el número de kilos que iban a lanzar y que los cambiasen por otras golosinas o pequeños juguetes. Ortega aseguró que hace tres años, Lipasam retiró de las calles 25.000 kilos de caramelos.

Ayer, el Ayuntamiento difundió un comunicado en el que aseguraba que dentro del Plan Especial de Limpieza diseñado para las Navidades, «una de las actividades más relevantes ha sido la limpieza previa y posterior de los itinerarios y la recogida de los residuos procedentes tanto de la Cabalgata del Ateneo como de las de los barrios, lo que ha requerido un amplio despliegue de medios humanos y materiales».

Y es verdad que quienes fueron a ver el día 5 de enero la Cabalgata, también pudieron contemplar cómo detrás de Baltasar iban operarios de Lipasam y vehículos de dicha empresa.

José Aycart, presidente de la Asociación de Comerciantes y Profesionales del Centro Asunción y Los Remedios, afirmaba que en esa zona aún quedaban caramelos y desperdicios por las calles lo que hace pensar que los servicios de limpieza que cerraban la Cabalgata «habían actuado casi como si no lo hiciera».

«Bochornoso»

Esa situación «bochornosa» según Aycart, es similar a la que padece el resto de Sevilla y aunque en esta ocasión obedece a «lo poco efectivo que ha resultado el servicio de limpieza», el abandono de Los Remedios es continuo y por diversos motivos: limpieza, señalización, seguridad, o tráfico. Aycart agregó que la Policía Local sólo acude al barrio para poner cepos en la zona azul».

Esa «dejadez municipal» que critican los vecinos y comerciantes de Los Remedios ha provocado que los propios afectados se pusieran ayer a barrer y adecentar las calles.

No obstante, el Ayuntamiento mantiene que el dispositivo de limpieza para la Cabalgata del Ateneo estuvo compuesto por 130 trabajadores y 53 vehículos que recogieron 32.000 kilos de basuras. Esa cantidad, siempre según fuentes municipales, es sensiblemente inferior a la retirada el año pasado cuando se alcanzaron los 45.000 kilos.

Triana

Los regueros de caramelos no eran menos en los itinerarios de las cabalgatas de barrio que salieron el día 6. En San Vicente de Paúl, en Triana, los cochecitos de los niños chicos y los zapatos se quedaban literalmente pegados al suelo y los montones de golosinas seguían sobre las aceras. Por contra, el Ayuntamiento aseguraba ayer que la cabalgata del antiguo arrabal tiene un dispositivo de limpieza «similar» a la del Ateneo aunque añade que el número de operarios en ese caso fue de 90 y los vehículos 21.

Para el resto de las cabalgatas de barrio, que el Ayuntamiento cifra en alrededor de treinta, Lipasam cuenta con efectivos procedentes de los distintos parques auxiliares de limpieza con los que esperaba completar la limpieza de todas las zonas afectadas. De momento, ayer a las cuatro de la tarde, la avenida del Greco, por ejemplo, mostraba menos caramelos en aceras y calzada, que a las diez de la mañana cuando era visible que Lipasam aún no había pasado por esa vía del Polígono de San Pablo.

Sin embargo, aunque el aspecto de El Greco por la tarde había mejorado algo, no ocurría lo mismo con las calles que la cruzan. Los montones de caramelos medio pisoteados en las esquinas seguían siendo visibles en las esquinas de la calle Sinaí, en la de la avenida de La Soleá hasta su mediación, o en la rotonda del centro de salud del Greco.

Aún así, el Ayuntamiento decía ayer que el dispositivo de limpieza para las cabalgatas de los barrios empezó el mismo día 6 por la tarde pero iba a continuar a lo largo del día de ayer y de hoy. Sin embargo ya había cifrado en 77 las toneladas de residuos recogidas por Lipasam. De esa cantidad, 45.000 kilos eran desperdicios procedentes del paso de las de los barrios, donde el año pasado se retiraron 54.000 kilos compuestos sobre todo por caramelos.

Debido a esa disminución, el Ayuntamiento ha agradecido al Ateneo y al resto de entidades organizadoras que hayan reducido el número de caramelos que tiran sus participantes. Además de caramelos pisoteados, en Sevilla quedaban ayer otras marcas del paso de los Reyes Magos: los contenedores de papel desbordados de cajas de juguetes y de roscón y de papeles de regalos.